Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Al final.



Al final

Bajo el tibio calor de un sol empañado,
en este perpetuo color de otoño,
he venido a recibir al pasado
como se ofrece la playa, cóncava y libre, 
al mar que le llega.

Dejando al descubierto mi quilla,
con los brazos abiertos y la piel trémula,
igual que la arena entre ola y ola,
efervescente tinta de espuma,
espero en vano ser de nuevo bendecido.

Recalo al final de este largo viaje
en un litoral lejano, sin prisa,
con los párpados cansados
y un gesto indiferente, sin nada más,
sin necesidad alguna, solo agotado.

Desde ésta margen del océano
distante de cualquier continente
nimia de sucesos, sin lirios que la adornen,
la otra orilla se adivina tierna, soleada,
cuajada de promesas y más de algún quizás...

A este lado, lo tengo todo ya ganado,
todos los árboles se inclinan vencidos,
desnudos, ausentes de sombras,
lisos como los lomos de un libro,
de una larga vida que me parece ya, leída.

A mi padre, en su ausencia, en su viaje continúo.
Del libro Lo que queda del día



“Por cierto, que llevo pegada en la agenda en la que escribo este Cuaderno de lo cotidiano, una foto Polaroid de mi cumpleaños, con él y el resto de su tribu, y claro, el cuaderno tiene siempre a bien abrirse por esa abultada entrepágina. Como yo veo a la tribu retratada y le veo a él en medio de todos, pienso que él y todos le están viendo a uno, aquí, tan lejos de donde se tomó esa instantánea y me da por emocionarme.”
Del libro Ama y Guarda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?