Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 18 de mayo de 2016

Lazos entre reinos.

Ropa tendida. Venecia. 2016. Foto Blogscriptum

La ciudad tiene sus grandes casas, sucias y silenciosas. Una hialina luz crepuscular, benigna y suave, hace perderse a los palacios entre las sombras.

Se ven calles sin nadie, con las puertas cerradas; una campana da una hora huérfana y melancólica, y de unas paredes desconchadas y últimas, al final de cualquier callejón, vacila húmeda una colada. Hace gala de una patria interior, de una vida que se adivina dentro. Cuenta cualquier historia cotidiana, tendiendo lazos entre dos reinos.

Llovizna. Algunas gotas mueren en los alféizares. El resto de ellas nos ungen, porque resbalan sobre nuestras cabezas con la lentitud y la dignidad que otorga la ciudad a la que iban dirigidas. Las aceras de cemento toman al mojarse un tono vagamente malva. El viento que viene de la laguna serpenteando por las callejuelas fluye para llevarse sus risas y con ellas el día entero.

Carreras. Venecia 2016. Foto Blogscriptum

Ya al final de la jornada, al lado de la fuente cristalina del alma, desnuda, reina y señora, va y viene la memoria, recogiendo teselas doradas de todo lo vivido, para que luzca en lo alto del brillante mosaico de nuestros sueños.

Desde la cama, abrazados, fundidos como ascuas, viajan los dos en otro sueño, esta vez en un tren largo, de cansancio y de traqueteo amable. Hoy no hizo falta cantarles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?