Manual de instrucciones de blogscriptum

domingo, 6 de marzo de 2016

El alienista.



El aire frío ha venido a despertarle a uno como el alienista que para sacar del trance al enajenado recurre a golpear con una cucharilla de café el canto de una delicada copa de vino, un tintineo que resuena en la sala de tratamiento a la vez que la interpelación de la voz y la mirada: ¡Vamos, despierta!.

Eso ha dicho el viento que ha pasado esta mañana de marzo por mi terraza, muy pronto, antes de entrar en Madrid atravesando la Casa de Campo, agitando la somnolienta soledad de las aguas de mi imaginación, esa caverna que encierra tesoros resplandecientes, imposibles, insospechados. El viento ha sido el Alí – Babá de esta cueva de misterios de la que me ha sacado con el abracadabra de un escalofrío.



Y es que andaba uno en la contemplación de una flor (una azucena, un lirio, no sé nada de estos poemas)  que, inexplicablemente, ha tenido a bien nacer en mi terraza, en una maceta, sin que uno antes la haya llamado, y ni tan siquiera pudiera esperar su nacimiento hace unos días, cuando quise ver salir un pequeño brote verde de la tierra.

Ha sido entonces que ha recordado el que la contemplaba, que en ese mismo sitio, exactamente el mismo,  hacía una fotografía hace unos meses, y que esa fue la última juntos. Y ha pensado el que la miraba extasiado, no sé porqué, que las flores (un lirio, un jazmín, no sé de esas músicas) tienen esta magia: que en este mundo corrupto y malogrado, nacen a pesar de todo flores solitarias, unos meses después, en el mismo sitio donde estuvo antes plantada firme, profunda, germinal, una semilla.


Entonces ha decidido uno salir a correr. El polirritmo de los pasos, la respiración y los latidos del corazón, ofrecen la cadencia necesaria para mirar al interior. Y entonces simplemente se hace eso: correr y pensar. No hay otro contrincante que uno mismo y sus enajenaciones. 

¡Y cómo se agradece este aire frío y alienista!.




5 comentarios:

  1. Y es la vista que respiras
    plácida alma en silencio
    allí donde el viento silba.
    (Te lo regalo).
    mc

    ResponderEliminar
  2. Y es la vista que respiras
    plácida alma en silencio
    allí donde el viento silba.
    (Te lo regalo).
    mc

    ResponderEliminar
  3. Y la vida continua aunque tu no tengas ganas, y no porque tu no quieras vivir, todo lo contrario, pero desearias que se parara el tiempo para poder recoger tus recuerdos y ponerlos a salvo. No hay manera todo continua.

    ResponderEliminar
  4. A veces,necesitamos,respirar,coger aire.....a veces correr,poner distancia de por medio, en cualquier caso,todos necesitamos alguna vez ambas.
    Un abrazo .(EK)

    ResponderEliminar
  5. ! Oh ¡ La genética. Qué sabia es. Family snapshot, que diría Peter Gabriel. Abrazo

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?