Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 22 de febrero de 2016

El juego de Yalta. Un gusto teatral.

Objetos personales y manuscrito de A. Chejov


Se pregunta uno al ver la fotografía cómo se vería la vida a través de los anteojos de Anton Chejov. La mayoría de los hombres vive con espontaneidad una vida ficticia y ajena, decía Pessoa. La mayoría de la gente –abundaba Oscar Wilde- es otra gente. Unos gastan la vida en busca de algo que no quieren; otros la emplean en buscar lo que quieren y no les sirve.  Es la estupidez que sacrifica vidas y haberes a algo inevitablemente inútil. Pero, ¿dónde está la verdad de las cosas? ¿Quién conoce el secreto de lo auténtico?

Ante la realidad de la vida, suenan pálidas todas las ficciones de la literatura y el arte. Producen, es cierto, un placer más noble que los de la vida; pero son como los sueños, en los que experimentamos sentimientos que en la vida no se experimentan, y que se conjugan formas que en la vida no se encuentran; son , a pesar de todo, sueños, de los que se despierta, que no constituyen memorias ni nostalgias con las que vivamos después de una segunda vida.

Fernando Pessoa.
Libro del desasosiego


Sin embargo, A. Chejov se da cuenta de que el mundo es el que menos sorpresas depara. Éstas aguardan en la imaginación. El juego de Yalta está basado en “La señora del perrito”, uno de los últimos cuentos de A. Chejov, escrito cuando su salud era muy mala y sabía que sus días estaban contados.




Un hombre (Gurov)  y una mujer (Anna) solitarios, al final del verano, en la costa de Yalta, disfrutan de un emocionante flirteo que con el tiempo se convertirá en amor apasionado, y lo hacen dirigiendo al público sus más íntimas percepciones sobre lo que les sucede, mientras le convierten en cómplice de sus juegos. Las atmósferas en la obra son más reales que los incidentes y sus personajes comparten con el público un sentimiento creciente de incertidumbre sobre lo que es real o irreal, sobre lo que experimentaron o simplemente desearon intensamente.

Basado en este cuento, Brian Friel escribió el texto para esta obra teatral, habiendo cumplido ya los setenta años, por lo que es un trabajo de dos artistas maduros cuya fragilidad humana es innegable. Quizá por eso los personajes de esta obra transmiten esa sensación, personajes frágiles y fugaces que buscan dejar en el otro una huella perenne

La obra explora aspectos del amor que penetran en el corazón y tocan el alma por el camino de la imaginación, un amor que se enfrenta a las convenciones, a la rutina, a lo vulgar y mundano.




La reposición de El juego de Yalta es el homenaje a Brian Friel del equipo del Teatro Guindalera. Friel, autor irlandés nacido en 1.929, y fallecido en octubre del 2015, era uno de los dramaturgos contemporáneos más importantes de la escena mundial.  

Por este montaje de El juego de Yalta, Juan Pastor ganó el premio de la ADE (Asociación de directores de Escena) a la mejor dirección en el año 2011; y como reza el lema del teatro ver esta obra es “Un gusto teatral”: gusto para los sentidos, la inteligencia y sobre todo el espíritu.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?