Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 14 de octubre de 2015

Al margen del calendario.

Fotografía tomada en el suelo de mi "Walden" particular.

Aunque quisiera uno, como dice Maurice Blanchot escribir a diario, cada día, lo que ese día -con su noche- nos ha dicho, para preservarlo y así vivirlo dos veces , para protegerlo y para evitar la desesperación que se puede sentir por no tener nada que decir; aunque así quisiera, digo, no podría.  

Termina uno de escribir en la última página del cuaderno negro que nos ha acompañado en parte de dos mil catorce y lo que ha corrido del quince y se da cuenta de que este cuaderno de lo cotidiano dista mucho de respetar el calendario.

No se consigue pasar al papel, de forma tan dócil como dice Blanchet, los movimientos de la vida, pensamientos, sueños y ficciones, para hacer todos los días de cualquier cosa que ocurra, por insignificante que sea, un acontecimiento importante digno de ser contado.

A veces las cosas piden paso al cabo del tiempo, en el repaso de lo escrito en el propio cuaderno o una fotografía. Recuerda uno ahora lo que sucedía hace un mes. Eran unas manzanas recién caídas al suelo, blando por la humedad, la hierba y la hojarasca. Casi diría que se hundían en la tierra más que caer sobre ella, haciendo el mismo ruido seco que se escucha cuando la panza de una rana choca contra la superficie del agua en la que luego se sumerge y desaparece.  Al caer juntas uno recuerda que pareció en aquel instante que reventase un tarro de esencias en el campo, pues todo alrededor del manzano del que cayeron  adquirió el olor dulce a fruta madura Y fue ese el mismo olor que quedó flotando anoche en nuestra habitación y entre nosotros dos. Es el olor, que vincula vivencias y las hace comunes.

Entonces uno, sin respetar el calendario obligado de un diario (que no pretende escribir) vuelve sobre este cuaderno de lo cotidiano, para poner por escrito lo sucedido, momentáneamente, bajo el amparo de los días comunes, como si fueran correlativas las cosas que nos van sucediendo. Es la vivencia sincera que no es otra cosa que la verdad mezclada de diferentes días y traída a la superficie en un relato común.



9 comentarios:

  1. Nunca se imagina una, que tiene a su alrededor , alguien con tanta sensibilidad y sencillez !!
    Cada día me sorprendo más
    Gracias ! Gracias! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, gracias a ti por leer. Me pongo colorado por lo que dices.

      Eliminar
  2. Reflexión.
    Belleza.
    Pura delicia.
    Ser, estar y sentir. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Carmen. Eres muy generosa. Sinceramente, gracias

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Reflexión.
    Belleza.
    Pura delicia.
    Ser, estar y sentir. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Enrique por este nuevo otoño que cuelas en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  6. Nunca es tarde si lo cuentas, claro esta , si lo cuentas tu

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?