Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 18 de junio de 2015

El estilete: Tontología política.



La "Tontología" recoge poemas de Antonio y Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Enrique Diez-Canedo, Ramón Pérez de Ayala, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Manuel Altolaguirre, Dámaso Alonso, Rafael Alberti y Gerardo Diego, quien incluyó su poema "El epitalamio de los faroles".

La librería Rafael Alberti me ha regalado una edición especial en facsímil de esta Tontología de Gerardo Diego, publicada en la revista Lola en 1928. En ella Gerardo Diego desplegó bastante sentido del humor, no sólo por incluir un poema propio, sino por firmar su prólogo a la edición original como "El Tontólogo".

Francisco Javier Díez de Revenga, que firma el prólogo de esta reedición, destaca el buen humor que destilaba el antólogo en las anotaciones que realizaba al pie de los poemas. Sólo se conoce la reacción que produjo la selección en Juan Ramón Jiménez, de entre todos los buenos poetas del 27 escogidos. JRJ acusaba a Diego de haber rebuscado entre sus composiciones de adolescente con mala fe.

Escribir cosas tontas siendo bueno es posible. Estos resbalones son conmovedores. Leer versos malos de poetas malos no tiene, sin embargo, ninguna gracia.

Ahora nos bombardean con los tuits de nuevos y viejos políticos, en un toma y daca de tonterías. NO hemos entendido nada después de tanto aire de renovación electoral. A esta tropa, la nueva y la vieja, NO la hemos elegido nosotros, en absoluto. 

El problema de estos tuits es que reflejan el nivel medio de los asignados a las listas electorales para dirigirnos. Nada tiene que ver con la libertad de expresión, ni con el sentido del humor, negro o blanco. Se trata de que entre los elegidos hay, en los dos bandos, gente torpe, vulgar, absurda y, lo peor, sin gracia alguna. Se trata de que, de una puñetera vez, deberían existir listas abiertas para que pudiésemos elegir al poeta concreto que deseas leer, aunque ocasionalmente cometa deslices. 

Aquí conocíamos a los viejos, esto no nos sorprende, sólo hay que esperar un ratito para maravillarse de los nuevos. Hala, y ahora, a ofenderse todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?