Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 2 de junio de 2015

Cuaderno de viaje: en silencio.


En un cuerpo dormido y quebrado hay algo de derrota. Sin embargo, su pelo caído a un lado de la mesa de quirófano, como si fueran profundas raices, nutre a la escena de una mágica esperanza, pues parece que subiera directa desde el suelo, la savia que conduce la vida hasta su espalda.

Estoy sentado mirando su cuerpo, sin ruido de voces. En la quietud del silencio. Es algo más que la interrupción de los sonidos. El silencio es, en estos momentos, el mejor de mis confidentes, el obligado camino entre mi interior y ella. Una soledad silenciosa que compartimos los dos como una "música callada". 

Recuerdo ahora un mirlo que se posa en mi casa cada mañana a la alborada para cantar desde lo alto del tejado, con el pico orientado a donde viene el aire, solo, sin consentir que ave alguna se pose a su lado, los ojos vueltos hacia la luz, pensando suavemente.

En silencio, respiro y me relajo en los instantes previos, vuelto hacia su cuerpo quebrado, sin consentir que nadie me distraiga, pensando cómo hacer para que la vida no mute el camino que va desde su pelo a la luz de su callado tronco.

El silencio es todo lo que tenemos, dice Emily Dyckinson. La Voz es el rescate, pero el Silencio es Infinito. Carece de rostro. 

No se quién eres, no he visto tu rostro mujer, pero respetaré, en silencio, la vida que me confías.

Comienza mi viaje... 


3 comentarios:

  1. Da vértigo ver como ese cuerpo inerte ha depositado su vida en alguien que apenas ha conocido unos minutos, es una gran entrega de confianza.
    Me encanta la foto.

    ResponderEliminar
  2. Emoción profunda al contemplar la escena.
    Sólo un artista puede describirlo tan bien, en silencio.
    Un abrazo.
    Mc

    ResponderEliminar
  3. Emoción profunda al contemplar la escena.
    Sólo un artista puede describirlo tan bien, en silencio.
    Un abrazo.
    Mc

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?