Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 28 de abril de 2015

Un milagroso soporte astronómico.

Fotografía de Castro Prieto.



¿De quién es esa vida que necesitan decir que “continúa” o hasta que “debe continuar” cada vez que alguien se ha muerto?
Rafael Sánchez Ferlosio.


Sospecho que no tardaremos en escuchar y leer explicaciones gaianas sobre el desastre nepalí. Es tiempo de ocurrencias y tonterías categorizadas en 140 caracteres.  La Tierra se venga. Ya lo leeremos.

Otra pretensión para poner al hombre en el centro de la vida. La Humanidad como principio rector de un planeta que se nos hace enorme y antiguo, demasiado para entenderlo.

Personificar la naturaleza, el fácil discurso que hace del Mundo un hábitat malicioso o cuidadoso, según lo tratemos. Pero la Tierra trasciende a todo organismo, a toda población. Gaia, personalizada en madre punitiva o agradecida, por insultos o cuidados, según sea el caso. A ver quién escribe la columna. Estaremos atentos. Nos contarán que existe una especie de fisiología planetaria cuyo comportamiento es tan predecible como evitable. ¿Quién fue el responsable? preguntarán. Pero sobreviene el colapso de la razón, que no es más que la vida: nada más lejos de ser predecible y nada tan alejado de ser evitado.

Y luego, volveremos al cabo de los meses, ya lo veremos, a plantar banderas donde ahora hay escombros, para convertir en dominios lo que no son sino hábitats; compondremos nuevos himnos para mutar el suelo del Mundo en simple territorio y organizaremos festejos y colectas para vender el sufrimiento de las víctimas en su propio beneficio.


Castro Prieto me recuerda con cada foto que cuelga de su aventura etíope que al fin nacemos, danzamos, nos reproducimos y morimos ajenos a la propiedad que se nos otorga, la vida, en el suelo desnudo de un milagroso soporte astronómico. Un planeta.




2 comentarios:

  1. No creo en la madre Tierra, me refiero a llamarla de esa manera, y mucho menos creo que nosotros, insignificantes mosquitos, podamos influir en su buen o mal hacer.

    ResponderEliminar
  2. A pesar de todo muchos aún creen que el hombre es el centro del universo y que las leyes de la naturaleza les contemplan.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?