Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 24 de abril de 2015

No hay dos iguales, pero...


La educación, esa sagrada misión paterna, resulta irrelevante en la formación de la personalidad dice Rich Harris en su libro. No hay dos iguales parte de unas preguntas básicas: ¿por qué no hay dos personas iguales?, y ¿por qué –incluso los gemelos educados en un mismo hogar y que comparten los mismos genes- difieren en cuanto a personalidad y comportamiento?


La tesis de esta controvertida psicóloga resulta incomprensible tanto para la tradición como para la intuición y por lo tanto es escandalosa (ya provocó un formidable debate en otros países antes que en el nuestro…siempre otros antes). Los padres contemplan al cabo del tiempo, a pesar de todos los esfuerzos educacionales, unos resultados imprevistos.  Sólo la biología y el entorno importan, al parecer, dice Harris. Entonces la obra de la vida, los hijos, no se materializa ni mucho menos como consecuencia  de dichos esfuerzos . Es desolador y por eso escandaloso.




Yo me he leído con calma el libro de Harris. Puedo creerme que la educación no explique las diferencias entre hermanos, pero debo creer que les sitúa a los dos en la misma posición de salida, no para ser el adulto perfecto, sino para estar avalado para alcanzar esa meta.

El siguiente video ha sido un bonito experimento realizado en el día del libro para hacer ver a P. alguno de los avales a los que me refiero. Yo le leía a él mi versión y él a mi la suya. 




Una lectura compartida. from Enrique de la Peña on Vimeo.

1 comentario:

Eres libre...¿Quieres decir algo?