Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 4 de febrero de 2015

Nieva sobre los tejados.

La fotografia es de Jokin Garmilla de Radio Valdivielso: "El poder de lo pequeño"
Con permiso del autor, al que dedico esta entrada.

Esta tarde el viento arrastra en Madrid nubes hechas jirones, negras, enrabietadas. Amenazan sin concretar. Sin embargo, me voy enterando de que la nieve lleva cayendo desde hace días en el valle. Veo las imágenes y siento una enorme paz, creo que también envidia.

Allí he aprendido muchas cosas, entre otras, el incalculable valor del ritual silencioso. Algunos confunden los ritos y el silencio con la monotonía –pobres, lo hacen por ignorancia- Otros lo confunden con el aburrimiento –mentecatos, lo hacen por insensatez-

Estoy convencido de que necesitamos las costumbres. Y también, claro, necesitamos el silencio. Refugiados en el rito silencioso orientamos los sentimientos y así sabemos si toca duelo o desconsuelo, si es tiempo para quebrarse o abrazarse, si toca afán o fallar.


Ahora, en este ritual blanco del hombre y la naturaleza, en el círculo eterno de los días que transcurren en el valle, de estaciones siempre iguales y siempre diferentes, toca que nieve dulcemente sobre los tejados…El nogal milenario que hay junto a mi casa será ahora de niebla, de sueño. Los muros del huerto, mojados, callados, junto con el humo, flotarán sobre el pueblo. Una paz suavísima, como el caer de los copos, mantendrá todo en quietud. Los pies en la escarcha, y el fuego en las manos. Callada la campana. Ciudades desiertas, ruinas pobladas. El silencio de todo, el silencio de nada. Ahora toca que nieve dulcemente sobre los tejados.




8 comentarios:

  1. ¡Qué manera tan lírica y hermosa de aunar vida, paisaje y silencio!

    Satur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Satur. Tenemos que organizar una cena con L.L. Saludos

      Eliminar
  2. Toca que nieve y me encantaría tener tiempo par disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  3. El silencio es espacio, el ruido oprime, aturde y el silencio te devuelve la libertad. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de ti, que sabes lo que es el silencio y el ruido, mejor que nadie, me encanta tu reflexión.

      Eliminar
  4. Desde Chile me adhiero con mucho cariño a esta bonita reflexión de Enrique de la Peña y a los comentarios que la secundan. Pitín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me produce una enorme ilusión saber que alguien está tan lejos...y tan cerca. Encantado de conocerte.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?