Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 12 de enero de 2015

El viaje de Shackleton.



El 18 de agosto de 1914, el Endurence salió de Inglaterra, rumbo hacia el sur, pasando por Madeira, Montevideo y Buenos Aires. Cinco mil hombres habían respondido al siguiente anuncio publicado en la prensa:

"Se buscan hombres para peligroso viaje. Salario reducido. Frío penetrante. Largos meses de completa oscuridad. Constante peligro. Dudoso regreso sano y salvo. En caso de éxito, honor y reconocimiento"


Finalmente Ernest Shackleton eligió a 28 de esos 5000 para escribir uno de los capítulos más épicos de las historia de los grandes descubrimientos. Cargado de provisiones frescas y sesenta y nueve perros de trineo canadiense, el Endurence puso vela hacia la Antártida.

La expedición no cumplió sus objetivos y, efectivamente, todos los avisos de aquel anuncio se cumplieron escrupulosamente. ¿Todos?, no, no todos .  Sir Ernest, inspirado por su lema: "Nunca la bandera arriada, nunca la última empresa", consiguió salvar a todos y cada uno de sus hombres, pese a todas las dificultades y los largos meses a la deriva en el hielo antártico.

El camino hacia la cima es el que da sentido a la cumbre. Sin duda, cualquier aventura es primero y por encima de todo, un viaje al interior. Nada sino la gloria, la eternidad, el deseo de alcanzar el Olimpo. Shackleton vino a demostar que el honor se limita a testificar que un individuo no es una excepción, en tanto que la gloria afirma que lo es. La gloria se debe, pues adquirir. En tanto que el honor sólo se puede perder.

Todos los días alguien nos sorprende con un proeza, un reto, un más difícil todavía. La escalda imposible, la inmersión más arriesgada, el vuelo más acrobático.

Pero tú como yo, luchadores del día a día, impasibles al desanimo y el desaliento, hemos alcanzado la gloría. Las generaciones futuras nos recordarán. Hemos volado más alto que Ícaro y hemos sobrevivido. Dédalo nos observa con orgullo. La historia contará nuestras hazañas , nuestras gestas, nuestras proezas. Somos en una palabra epopéyicos.

Levantarse por las mañanas y comerse el mundo.  Trabajar sin descanso, amar sin limite, consolar al que sufre, acostar a tus hijos y poder escribir lo que te apetece es mi gloria alcanzada. ¡Mañana escalaré el Everest!



EL VIAJE DE SHACKLETON, de William Grill, ha sido galardonado hace unos días con el Premio al Mejor Debut del Año por la Asociación de Ilustradores de UK. Hace unas semanas ya obtuvo su primer gran premio al ser seleccionado como uno de los mejores 10 libros ilustrados a nivel internacional por el New York Times.




William Grill es una de las estrellas emergentes de la escena del libro ilustrado británico de los últimos años. Graduado en la Falmouth University, se ha hecho merecedor, pese a su juventud, de diversos premios y distinciones. Ha participado en la prestigiosa revista Nobrow, ha trabajado para Harrods y varias ilustraciones suyas han aparecido en periódicos como el New York Times. A pesar de que El viaje de Shackleton su primer libro publicado, le ha valido el reconocimiento unánime como uno de los mejores ilustradores jóvenes europeos.


Rendirse?, jamás de los jamases.





4 comentarios:

  1. Muy buena película, me reí un monton . Por lo menos el merito de sobrevivir al estrés no pueden quitárnoslo. Recomendaré el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otra escena que a mí, en el fondo, me sobrecoge (aunque me troncho) que es la de el juicio de la bruja. Y me alucina porque es tal cual somos.

      Eliminar
  2. Apuntado para mi nieto. Tiene muy buena pinta. Gracias Enrique!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es fantástico. De veras. Y apra los mayores otro que se llama "Atrapados en el hielo", una narración además fotográfica estupenda.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?