Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 19 de diciembre de 2014

Gente apasionada.


"Ningún pesimista ha descubierto el secreto de las estrellas
ni ha navegado por mares desconocidos,
ni ha abierto una nueva puerta al espíritu humano".

HELLEN KELLER, Optimismo, 1903.

-¿Qué haces hija?
-Estoy levantando un muro contra el mar, ¿me ayudas?
Almería, verano de 2014.


* * * *


Mantengo desde hace tiempo la idea de que las palabras tiene un peso propio. Es un peso que viene determinado por su significado.

Hace ya un par de años realicé un experimento en el laboratorio. Lo que os cuento es absolutamente cierto. Allí tengo una báscula de altísima precisión, con una capacidad de lectura del orden de 0,00001 gramos. 

El experimento fue el siguiente:

Tomé dos hojas en blanco DIN A4, cuyo peso exacto era igual para las dos: 4,993 gramos. En cada una de ellas y con la misma impresora, láser de tinta negra, escribí las palabras: ENTUSIASMO y PASIÓN, una en cada hoja, en caracteres Arial, tamaño 36, centradas en la hoja.

Posteriormente procedí a pesar las dos hojas por separado, siguiendo el mismo proceso y bajo las mismas condiciones de humedad y presión atmosférica. Lo repetí tres veces para cerciorarme del increíble resultado. En las tres ocasiones el peso para la hoja con la palabra entusiasmo (10 letras) fue de 4,995 gramos. Para la hoja con la palabra pasión (6 letras) 5 gramos exactos.

Bien, asumiendo que el peso de la tinta debería ser mayor para la palabra más larga, y no cumpliéndose esta tesis, concluí que el peso de la palabra viene determinado por otro factor añadido distinto al simple peso de la tinta. Imaginé que esta diferencia debía venir determinada por su significado.

Puedes pensar, con razón, que estoy absolutamente loco, pero Descartes besaría mis nalgas por lo escrupuloso de mi experimento.



He vuelto a leer a Bertrand Russell . El filósofo afirma que el rasgo más universal y distintivo de las personas felices es el entusiasmo. Cuantas más cosas le interesen a un hombre, más oportunidades de felicidad tendrá, y menos expuesto estará a los caprichos del destino, ya que si le falla una de las cosas siempre puede recurrir a otra. La vida es corta –añade-  para que podamos interesarnos por todo, pero conviene interesarse por tantas cosas como sean necesarias para llenar nuestra vida.

No es mi intención rebatir a un  Premio Nobel, Dios me libre, pero creo que, a la vista del resultado de mi experimento, Russell usó un término incorrecto. Yo iría más allá. Se trata de la pasión. La pasión por todo. No hablo de un ánimo desbordado, destructivo o antisocial. No hablo de la obsesión, la abstracción o el fanatismo. No hablo de fe ciega, de desesperanza o de compulsión febril. Hablo de la pasión infantil, del entusiasmo por querer probar, conocer y saber todo, esa pasión que sólo tienen los niños. Hablo de la inquietud y del porqué de todo y sobre todo. Hablo de la necesidad de promover en la vida una lucha sin cuartel contra el aburrimiento el tedio y la apatía.

Sobre Glenn Gloud del que he hablado tantas veces, puedes encontrar páginas y páginas, horas y horas, de sus interpretaciones en la red. Excéntrico, enfermo, genial, histriónico, o cirquero; cualquiera de estos calificativos podía ajustársele.
Pero por qué no pensar de él que era...apasionado.

A continuación te propongo un experimento a ti. La música-vídeo que cuelgo se puede disfrutar de dos formas: Con sonido sólo, sin ver las imágenes o viendo las imágenes en mute. Oír fugas de JSB, sin un pelotazo de vino previo, no es tarea sencilla. Pero prueba a ver las manos y la cara de Gloud. Todo adquiere otro significado...PASION






Nota Blogscriptum: 
Lo hemos vuelto a hacer. Un equipo magnífico de gente apasionada ha conseguido que los cuatro trabajos enviados al Congreso Europeo de Urología que se celebrará en Marzo de 2015 en Madrid, sean aceptados  para su defensa.

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Espero que disfrutes del libro. Yo lo devoraría "con pasión".

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Pepa. Después de unos días muy intensos de trabajo, y como en los próximos días no podré colgar nada en el blog, y me olvidaré de él un poco, espero poderme sentar a terminar nuestro proyecto en común.

      Eliminar
  3. Qué delicia de blog tienes, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sol. Sabes que también es un placer leer el tuyo. Esta ambos muy alejados de tu cafetería de hoy...

      Eliminar
  4. Quizás deban ir las dos palabras unidas, la primera "entusiasmo " es preciso para comenzar a hacer algo, y la segunda " pasión " es imprescindible para hacerlo brillante

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Enrique por la aceptación de los trabajos. Es una maravilloso ejemplo de pasión e ilusión por el trabajo bien hecho y entrega a los demás, superando dificultades y obstáculos. Porque investigar, crear ..., sigue doliendo en esta España.

    Un abrazo cálido y otoñal.

    Satur

    ResponderEliminar
  6. No puedo estar más de acuerdo en todo. Y también admiro a Glenn Gould hasta el tuétano, del que sus Variaciones Goldberg son el más claro ejemplo de entusiasmo y pasión. La primera grabación que hizo en su vida, en 1955, fueron unas entusiasta y aceleradas Variaciones Goldberg (38 minutos). Las variaciones que grabó en 1981 (además fue su última grabación, cerró el círculo por tanto), estaban tan cargadas de pasión (murió poco después) que duran 51 minutos. Abz

    ResponderEliminar
  7. muchas gracias enrique, leerte siempre es un placer y un descubrimiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí, gracias por hacerlo. ¿desde dónde lees?, ¿qué ciudad, me refiero?, pura curiosidad.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?