Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 16 de julio de 2014

Re: Carta a Karajan



El 22 de abril de 2012 escribí la siguiente carta a Karajan:

Admirado Sr:

No sé cómo dirigirme a Vd.: Profesor, Maestro.

Otros le llamaron Dios (Dieu est mort, sentenció Le Monde cuando nos dejó). En realidad no sé si debo tutearle. He pasado tantas horas junto a Vd., y Vd. con mis libros, que me resulta imposible calcularlo. Eso me otorga cierto grado de familiaridad.

Nos presentó mi padre hace años. Vd. iba de negro riguroso, redondo y de vinilo y yo pasaba una y otra vez mi aguja sobre su espalda. Luego vino su traje plateado y su formato más pequeño y ya entonces no pude separarle de mi lado.

De su mano he conocido a todos: la noche que descendió del cielo en forma de Schumann, la tragedia y la comedia de Mozart, el heroísmo de Beethoven, el scherzo como forma de vida de Mendelssohn, la perdición de Wagner, la variación como principio de Brahms, la fantasía siempre igual y siempre distinta de Vivaldi; pero por encima de todos descubrí el portentoso drama, el misterio glorioso de Bach.

Ahora no sé que hacer. Acabo de terminar de leer su biografía y sigo temblando.

Entiendo y acepto su prepotencia, embelesamiento, endiosamiento y vanidad, pues concedo todos esos defectos a los que han sido inspirados por una mano divina. Pero, ¿cómo entender la justificación del horror, el sufrimiento, la ignominia, y la devastación desde el mismo alma que dirigía las notas más deliciosas de los genios más sublimes?.

Cerraré los ojos y escucharé sólo su música. No se si lograré entenderlo...

Atentamente,
Blogscriptum.





Inexplicablemente hoy, día en el que se cumplen 25 años de su fallecimiento, recibo la contestación que da a mi carta Ricardo Menéndez Salmón.





Querido Blogscriptum:

He leído con cariño tu carta y he reflexionado al respecto. Me gustaría que conocieses de primera mano a Prohaska. Quizás te ayude.

El fue un artista polifacético que dedicó su vida, desde la infancia, a retratar el mundo a través del cine, la fotografía y la pintura, y lo hizo tal y como el mundo que vivió, fue. Un mundo despojado  y expuesto. Obsceno en su desnudez. Prohaska captó al hombre y su barbarie de forma aséptica, como un heraldo invisible del Apocalipsis.

El mal con el tiempo lo terminó absorbiendo, haciéndolo prisionero de sus propias imágenes. Sin embargo, cuidó de sí mismo exquisitamente para no generar imagen  propia alguna que terminase perdurando. Desde su misantropía, concibió el arte como un simple testimonio, un testamento, un acto notarial, espectral y silencioso.

En este viaje a través del tiempo y la impunidad, cruzando el mal, mientras le vas conociendo, te propondré dos incómodas preguntas. ¿Se puede vivir sin ideología? y ¿se puede mirar con impunidad?.

A estas dos preguntas, que te invito a responder, quiero sumarle una tercera reflexión/pregunta para tus lectores. ¿Qué responsabilidad tiene el artista frente al holocausto y la hecatombe? y su corolario, ya de sobra debatido pero no por ello menos importante ¿está el arte por encima de la ideología?

Te dejo, por si te sirve, mi opinión y una fotografía que me parece muy oportuna de Vanessa Winship, a la que te invito a conocer también:



“La desnudez del mundo invita a que alguien la capture, pero la insatisfacción permanente del hombre, su ansia implacable de razones, es la que exige que alguien la interprete. En la funesta manía de explicar, se esconde el origen de nuestro concepto de culpa”

Con cariño,

Ricardo Menéndez Salmón.
Medusa.
Seix Barral. 2012

Nota aclaratoria Blogscriptum: Por las dudas, la presente entrada se trata de una fantasía epistolar.

9 comentarios:

  1. ¿Se puede vivir sin ideología?. Para mí era imposible imaginar que hubiera alguien que no tuviera ideas de como debieran ser las normas que nos rigen a los hombres y mujeres, aunque no coincidieran en absoluto con las mías. Hace ya unos años que me he percatado que mucha, muchísima gente, a mi entender por desgracia, no tienen unos ideales a los que asirse. Van y vienen con el transcurrir de las modas o con lo que les susurran a los oidos, otros ,a los que ellos dan su alma por unos años.
    A si se puede mirar con impunidad, yo no podría hacerlo sin que un sentimiento de culpa me atormentara.
    Creo que el arte tiene que estar por encima de la ideología obligatoriamente pero no ausente o al margen de los acontecimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aciertas en el planteamiento. Se trata de un problema generalizado que puede resumirse en la incapacidad actual de resolver conflictos. En concreto la necesidad de no crearlos, de no generarlos y que queda expresada en un "me gusta" con un pulgar alzado. Existe una adicción generalizada a la armonía y una falta de interés notable por la contra-argumentación. Hay miedo a hacerse enemigos, a tener opiniones distintas, a generar un clima que pudiera interpretarse como hostil. El temor a cometer un error en el escenario social que nos clasifique, nos lleva a no manifestar lo que pensamos. De eso a la desidia por generar el propio pensamiento, la idea, solo hay un pequeñísimo paso.

      Eliminar
  2. ¿ Karajan el mejor director del siglo XX ? Pregunta complicada sobre todo cuando esté donde esté, se codea seguro con colegas como Knappersbuch, los Kleiber (padre e hijp), Solti, Furtwangler, Abbado...Su Brahms, Beethoven y Richard Strauss son referencia absoluta en las discotecas de cualquier melómano (su Bach, desde luego que no). Un grande, grandísimo, que Deutsche Grammophon, sigue explotando 25 años después con un afán, que resulta cargante. Sorprende que su "hijo" más aventajado, el teutón Christian Thielemann, pertenece al mismo sello, explota el mismo repertorio y se le espera como futuro para la de Berlín.
    Con respecto a lo otro (ideologías apestosas y connivencias peligrosas), qué hacemos entonces con Celine o Knapperstbuch. Lees a uno y oyes dirigir al otro un Parsifal y alucinas de igual modo, pero no te irías de cañas con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy formado (aunque si tengo mis preferencias, y en esto el gusto es soberano) para un debate historicismo/renterpretación "sinfónica" de Bach. Lo que si he asimilado, con el paso de los años y la audición, probablemente centenares de veces, de la Pasión de Karajan(y comparada con otras versiones más "barrocas") es que el coro de inicio, por ejemplo, está interpretado con tal transparencia que hace honor a la profunda sensibilidad con la que seguro fue compuesto.

      Y en lo tocante a la ideología, te respondo junto con pdpz.

      un abrazo GPG

      Eliminar
    2. No quería ser dogmático, ni mucho menos. Si La Pasión te emociona con el Bach de Karajan, pues adelante. De eso se trata. Tan solo es un punto de vista técnico o musicológico. Lo que hace Mc Creesh o Suzuki, "en teoría", se acerca más a lo que dejó escrito el Kantor. Por ejemplo en los "tempi" o en el número de instrumentistas y no digamos en los miembros del coro: Casi como una orquesta de cámara. Lo mejor, confrontar las versiones con unas birras en la mano. ¿ Hace ?

      Eliminar
  3. Si conociesemos las biografias, los perfiles psicologicos y las ideologias de tantos grandes genios de las artes, las ciencias y las letras y dejaramos que lo descubierto nos afectara...no creeriamos en la ciencia, nos encerrariamos en una habitación oscura y nos tapariamos los oidos.
    Al igual que las guerras estimiluan la necesidad de avanzar en medicina, tecnología, ciencia...y no renegamos de los logros, los desordenes del cerebro humano (y algunas ideologias a mi me parecen desordenes) tienen mucho que ver con la genialidad y la sensibilidad.
    Sigue escuchándole si te gusta y...que descanse en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces eres de la opinión de que es la mente del genio y no su corazón la que recibe las poderosas solicitudes de los deseos , las incitaciones y las diferentes llamadas oscuras. Entonces opinas que es el corazón y no la cabeza la que permanece a cubierto de chaparrones. Y entonces, por último, crees que es un acuerdo de corazones el que une al genio con el que admira.
      Correcto, sigo escuchando, pues.

      Eliminar
  4. En esta vida nos convertimos en lo que somos por las elecciones que tomamos. Construimos una familia y nos rodeamos de amigos con los que somos afines y a medida que avanzamos todo eso va cambiando. Si te gusta Karajan por su música quédate con eso y listo, no te compromete con nada. Se puede escuchar un discurso sin compartir su ideología y eso te ayuda a descubrir también lo que no te gusta, incluso se puede querer a alguien y no compartir sus ideas. Seamos libres y respetuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "SOCRATES. Todo hombre que no conoce las cosas que están en él, no conocerá tampoco las que pertenecen a otros.
      ALCIBÍADES. Eso es verdad.
      SÓCRATES. No conociendo las cosas pertenecientes a los demás, no puede conocer las del Estado.
      ALCIBÍADES. Es una consecuencia necesaria.
      SÓCRATES. ¿Un hombre semejante puede ser alguna vez un buen hombre de Estado?
      ALCIBÍADES. No.

      (Paltón, Alcibíades, 131 a-b)

      "Escuchar no es abrir los oídos mientras mantenemos clausuradas y a buen recaudo las decisiones, adoptadas con independencia de lo que se nos diga. No es un ejercicio misericordioso o de condescendencia para atender a quien habla, a fin de poder decir que ya se ha cumplido el requisito de hacerlos. No es una cortesía, es un elemento fundamental para el reconocimiento del otro y para que haya realmente diálogo."

      Angel Gabilondo.
      el salto del Angel.
      Editorial Aguilar., 2013.

      Me alegra K verte otra vez por aquí. Un beso.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?