Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 17 de junio de 2014

Me voy aparte: Alain Laboile

Fotografías de Alain Laboile

Se acerca el tiempo alejado de abrojos, de delirios y cegueras. Me voy aparte de locuras en pleno día, lejos de culpas y mentiras y quiero que conste que no huyo con el único fin de restablecer heridas.

Simplemente espero la llegada de esa noche de verano sin vuelos de libélulas curiosas, con mis brazos cruzados sobre el cuerpo, como caballitos del diablo detenidos. Lo único que anhelo es un lento transcurrir de pasos, igual que las orugas en las hojas de los árboles.

El cielo sucio quedará lejos y un soplo de aire hará recobrar su pasmosa pureza. Intuyo cafeteras de fuego lento, que no lleguen a quemar en los dedos al despuntar el alba. Espero esos ratos que habrán de llegar a primera hora, cuando seré atravesado por miradas inmaculadas (saetas sin pecado concebidas); acribillado a ruegos azules y puros y por qué no, a someterme a la pregunta del susurro de las hojas de los árboles bailando por la tarde. Quizás tenga suerte y un par de manos acudan a palparme en algún momento con la sabiduría con la que acarician las sábanas los ciegos en lo oscuro.

Noche de verano, alejado de la ciudad y de sus luces. Me echaré tumbado sobre un campo verde, notando bajo mi espalda la presencia de los dioses que antes anduvieron con los pies descalzos sobre esa misma hierba húmeda.

Buscadme en algún lugar de este vastísimo universo. Hacedlo cerca de un eco de mar próximo, meciéndose en un hipnótico canto. Habrá sólo lentitud, un océano de fondo y una luz en el horizonte donde se fusione la línea del agua, distante de todo, con un firmamento recto; una línea perfecta sobre un tapiz de plata, rota solo por alguna luz de un barco danzando. 

Si, justo allí podréis encontrarme.

Hasta la vuelta.
Un abrazo fuerte.



Nota fin de curso:


Tomás Segovia nació en España en mayo de 1927 y murió en México en noviembre de 2011. Demasiado pronto para mí. Quizás suficiente para él. Un poeta marcado por la Guerra Civil, un hecho que lo convirtió en niño del exilio republicano. "Pasé un poco de hambre", decía. "Sufrí una pobreza relativa, pero a cambio de eso viajé, conocí países, estudié libremente. No tengo por qué reclamar nada".



Os dejo un poema entrañable de Rastreos 


Ninguna droga ni ningún alcohol
En la noche sin velos que se ofrece abierta
Visible en toda su negrura  
Podría darme nunca
Lo que este leve soplo
De frescos dedos ágiles sobre mi frente ungida.

Este imparable abandonarme a ciegas
En brazos de la dicha más oscura
Este enamoramiento hasta los tuétanos
De un puro transcurrir arrebatado
Este yacer desasido en un fondo
Tan exaltado y a la vez tan tranquilo
Como esa limpia paz que sigue viva
En las profundidades del espasmo
Como seguir despierto
En pleno inválido desmayo
Como si alguien pudiera
Mientras cae en caída libre
Abandonarse a sus evocaciones

Porque es el tiempo mismo
Con todo su horizonte
Y de cuerpo presente todo él
Quien me envía este soplo
Como si me enviara así el aliento
De la palabra con la que me rinde
Para gloriosamente hacerme suyo
Suyo por el amor no más de un soplo
No compartido con ningún alcohol.



Música para Final del año:


7 comentarios:

  1. Te deseo un tiempo lleno de momentos exquisitos. Que escuches, contemples y retengas sin prisa, y regreses más rico, más vivido y pleno. Que sólo haya engordado tu talento y sobre todo tu alma.
    El agua del mar lo cura todo.
    Quién sabe qué nos traerá el próximo año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Eva. Lo haré, todo, absolutamente todo lo que me dices con la disciplina de un buen paciente, por que me gusta enormemente tu tratamiento.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo también quiero unas vacaciones así. Disfrútalas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, paso todo el año deseando estos diez días. Y los enanos también. Por cierto, que uno de ellos ¡¡¡¡se puede bañar sin tapones!!!!

      Eliminar
  3. Descansa, y espero que te lleguen esos pequeños momentos en los que respiras, miras a tu alrededor y te das cuenta que estás disfrutando, que estás relajado, que sabes que ese segundo no se repite y tienes que consumirlo por completo porque es el combustible para el resto del año. Que tengas muchos ratos de esos.Besos y que el peque que no usa tapones no abuse.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?