Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 29 de mayo de 2014

Pessoa, siempre Pessoa.

Fotografía de Raquel López - chicheri

"Si un  Olimpo no hubiera para ti, con mi amor
te construiría uno,  donde el único dios
fueras y yo tu único adorador, encantado
de ser tu solo oferente por toda la eternidad."

Fernando Pessoa
Antinoo.

Nota Blogscriptum preliminar:

Antinoo era un esclavo, procedente de Bitinia que perteneció al séquito de Adriano (Plubio  Elio Adriano, emperador y Dios  76 - 138 d.C.) que decidió suicidarse para procurar el bien de su amo. El joven Antinoo poseía toda la belleza de los hombres caucásicos de la costa del Mar Negro y era, de entre todos, el favorito del emperador.

Su muerte es un misterio de sumisión y amor imposible. De forma ritual decidió ahogarse en el río, la única manera de conjugar el mal que, en sueños, había visto para su amado. Un sacrifico que lavase la premonición que el propio Antinoo había tenido.

Adriano, en compensación, creó una ciudad con su nombre: Antinópolis y lo convirtió en Dios.



Una vez más mi espíritu se ha convertido en arcilla y cada palabra de Pessoa se convierte en una pisada que se hunde irremediablemente.

Siento mi alma toda sueño, una orquesta incógnita, donde el poeta o cualquiera de sus "otros él" tañe instrumentos, retumba timbales, pellizca arpas y rasga cuerdas suavemente. Alguien que canta con una voz muy suave, parece sugerir una canción de un país distinto. La música hace familiares las cosas, un fado que está en el alma de todos y nadie conoce. Un pequeño elixir callejero.

En el sueño que está por llegar se detendrá la monotonía distinta de cada día, la sucesión variada de las horas siempre iguales, el paso de minutos constantes en un lago de paisajes desiertos.En el sueño desaparecerá la niebla en la que el sol del día nace con lentitud. En el sueño encontraré la ficción de mí mismo.

Hasta que llegue ese momento -el del sueño- en una tarde como la de hoy, las sensaciones se ajustarán a un cielo nublado, solo medio azul, y un vago viento, que por no ser, no es caliente ni frío, acentuará un estado del alma incierto que, absurdamente, se cobija en el corazón. Y entonces, me da por pensar si tú eres Antinoo para alguien y si alguien erigiría un templo olímpico en tu nombre.



4 comentarios:

  1. La música y las palabras me han hecho soñar desde el despertar. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La música es efectivamente una maravilla. Me alegro que te guste. Un saludo Sol.

      Eliminar
  2. Has leído "memorias de Adriano ", de Margarita Yourcenar ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de leer este Antinoo de Pessoa me he informado y voy tras la edición de esas memorias traducidas por Julio Cortazar en 1955.
      No, no lo he leído, pero lo tengo en la lista de: "pero ya mismo".
      Saludos GPG

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?