Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 17 de marzo de 2014

Hécuba



El dolor de una madre, desgarrada por la pérdida de sus hijos, que la arrastra a la "muerte antes de la muerte", no conoce de templos en ruinas, ni de estatuas antiguas. No sabe de registros ocultos por el paso de los siglos, ni queda olvidado por debajo de estratos de tierra y desmemoria.  

El dolor y la venganza, si los recoge un texto vibrante y los interpreta una mujer apasionada, que los dota de rasgos insignes, sin caer en el folclore, la procesión, ni los falsos trances, entonces se convierten los dos en algo terapéutico.

Por este dolor y esta venganza, durante una tarde consigues aislarte del marasmo, la miseria, la muchedumbre, la insalubridad de lo vulgar y piensas que cuando termina el devastador terremoto trágico, has estado muy cerca de la cultura de todos los tiempos, de cualquier lugar; has estado rozando lo que ha hecho grande al hombre desde el principio de los principios: la belleza en estado puro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?