Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 7 de marzo de 2014

Dame una sola razón

INSTRUCCIONES PARA ESTA ENTRADA


1º Dé comienzo a este video y prográmelo en modo repetir infinitamente.
2º Una vez puesto en marcha, continúe leyendo




Existen numerosas razones para no rendirse. Es cierto, hay espacio para disfrutar cada día por decenas de cosas. Mirar a la verdad de frente y asumirla en todo momento. Es misión de todos, pero sobre todo de cada uno: quién soy y a qué estoy llamado. Afrontar cada cosa con coraje y tenacidad. Pensar que todo puede mejorarse y que el trabajo no está agotado nunca. Pensar que vale la pena seguir luchando. Hay muchas cosas que valen la pena. ¿como cuáles?

3º En voz alta y con entonación clara, procédase a enumerarlas.


1.- Un susurro de Marlon Brando



2.- La Luz de Joaquín Sorolla



3.- El bigotazo de Groucho Marx



4.- Un fragmento de una película de Woody Allen




5.- Una fotografía, por ejemplo



No todo es fácil, hay cabrones y piedras, no chinas, piedras en los zapatos.  Entonces yo me refugio en las pequeñas cosas, me reconforto en ellas  y pienso que,  sin duda alguna,    soy enormemente afortunado. Entonces pienso que nada está perdido, que somos muchos los que creemos que hay mucha más belleza y bondad que maldad. Sin duda.


Siga enumerando en voz alta



6.- Cézanne, los rojos, verdes y amarillos de sus peras y manzanas. 




7.- Las cuatro primeras notas del primer movimiento de la 5ª de Beethoven. 






8.- La página 15 de la "La lluvia amarilla" de Julio Llamazares. 




9.- Un poema de Angel González.


Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de las colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen, y haya
una remota posibilidad de que estés viva
en algún sitio, iluminada
por una luz—cualquiera...
                                                Mientras
yo presienta que eres y te llamas
así, con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora, amada
mía,
transido de distancia,
bajo ese amor que crece y no se muere,
bajo ese amor que sigue y nunca acaba.

10.- Dame tú la razón que me falta. : Te ruego por favor que formes parte de este espacio una vez más. Que estrujes tu cerebro. Que me ofrezcas la última razón para completar este decálogo. Que participes conmigo de esas pequeñas cosas. Anda. Tienes espacio ahí abajo. Dime cuál es tu décima y yo la asumiré como mía.

23 comentarios:

  1. Por ti, porque tú lo vales. De acuerdo, suena a anuncio, pero es absolutamente cierto e imprescindible que lo hagas por ti, porque el mundo que gira a tu alrededor no será igual sin ti, porque todo cambiará irremediablemente a peor sin ti y porque si algo tengo claro de ti es que con tus palabras cada día este pequeño espacio que has creado nos hace a todos un poco mejores. Sí, POR TI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acabo de poner MUY colorado. GRACIAS MARIA JESÚS. UN beso.

      Eliminar
  2. Porque, en ti, me ha extrañado mucho que esta razón no este entre las nueve sugeridas.
    - Ver cada día los colores de vida en los ojos de tus hijos.

    http://milmillonesdemiltruenos.blogspot.com.es/2014/03/los-ojos-de-mi-hija.html?spref=fb

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Es cierto, es la primera de entre todas las cosas de mi vida. Como tu, tu también estás en esa lista de grandes cosas. Te quiero mucho. Yo andaba pensando en las "pequeñas cosas"

      Eliminar
  3. Yo añadiría dos experiencias...La primera tiene que ver con el disfrute sensorial de la experiencia espacial.
    Hemos podido vibrar al interiorizar el espacio trascendente de una catedral, la desmesura de sus dimensiones, los colores a través de las vidrieras, el juego de la oscuridad cercana y de la luz cenital...
    Por otro lado no me olvidaría de todo lo creado por Dios no manipulado por el hombre. La idea de contemplación de un paisaje natural. [@@b]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pendejo, o Pendeja. Permíteme que te llame así, pues así me refiero a todo aquel que lee Blogscriptum y "se atreve" a comentarme algo. No reconozco tu verbo y me pregunto si te conoceré personalmente. Tampoco reconozco tu firma, escondida tras el anonimato, imagino que es la primera vez que escribes en este espacio; pero a lo mejor me confundo.

      Te lo agradezco enormemente porque vuestra interlocución me motiva muchísimo, y me enseña, siempre me enseña.

      Me ha encantado tu reflexión. Me ha llevado a varios momentos de mi vida en los que, efectivamente, en mi relación con una catedral he sentido que alcanzaba algo que podría llamar, sin temor a exagerar, trascendencia.

      El primer episodio fue en el Monasterio de Guadalupe. Participaba en una peregrinación desde Navalmoral de la Mata. Pudiera ser en torno a 1985. Llegué cansado y me quedé dormido en una esquina de la iglesia del monasterio. Desperté transcurridas, posiblemente, una hora y media. Estaba extrañamente relajado y absolutamente recuperado. Fue una bonita sensación. El segundo episodio fue entrando en la Catedral de Burgos, durante mi Camino de Santiago, creo que en 1992. En esa etapa llegaba sólo y realmente agotado procedente de San Juan Montes de Oca, donde había dormido muy mal. Supongo que fue el frío. Efectivamente la altura, el crisol, el caleidoscopio misterioso de sus vidrieras, me resultó enormemente impactante, y creo que "mi viaje" a partir de esa jornada resultó completamente distinto. El tercer episodio fue muy similar. Otra vez la altura, la trascendencia y, paradójicamente, el recogimiento. La Catedral de Santa María del Mar, en Barcelona, es a mi juicio la Catedral más bonita que conozco. Es recogida, austera, simple, y es la que me ha invitado más profundamente a a la reflexión de todas en las que he estado.

      Esta sugerencia tuya me ha recordado también un capítulo de un libro de Julio Llamazares en el que describe su visita a la Catedral con su Padre, del que se pierde durante su visita. El libro creo que es Escenas del cine mudo. Relata, como tu, la asociación de pequeñez, trascendencia y realidad reflejada a través del color de sus vidrieras en la pila bautismal, tal y como le había enseñado su padre a ver la Catedral reflejada. Hay por lo tanto también en ese capítulo un clarísimo homenaje a la transmisión de valores y la herencia cultural a través de nuestros padres. En ese capítulo me sentí yo también identificado.

      Hablas también de la naturaleza virgen. La que no ha sufrido la transformación de la mano del hombre. Hace unas jornadas escribí una entrada a propósito de una exposición de Sebastian Salgado, que te recomiendo ver. Este sentido, nuevamente de trascendencia, se alcanza viendo esas imágenes. Yo lo he disfrutado en sitios muy concretos del mundo. A decir verdad soy enormemente afortunado y he podido disfrutar de alguno de ellos. En este blog los he mencionado alguna vez.

      Te doy nuevamente las gracias por haber participado y te invito a que lo hagas nuevamente.

      Un abrazo.

      Blogscriptum.

      Eliminar
  4. El aroma de ... Pan recién hecho,,,, el mar... Un vino compartido... Tu hijo cuando te besa... Tu amor cuando descansa en tu hombro....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este conjunto de razones que me planteas resulta especialmente fantástico. Lo creo así porque son razones irrepetibles , cuya genialidad viene dada por lo fugaces que resultan y porque precisan de una especial sensibilidad para saber reconocerlas.

      ¡Si supiera quién está detrás de cada anónimo!

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Unos minutos en la cumbre de una montaña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esos tu tienes muchos....ya se quién eres.

      Eliminar
  6. Mi razón es que cada día te da una pequeña respuesta a algo, a veces te das cuenta, otras no y se convierte en un recuerdo y ese recuerdo será una nueva pieza de tu puzzle.....a mi me gusta empezar y acabar las cosas, a veces lo consigo y otras no, pero como mínimo lo intento... me gusta reconocer cada pieza del puzzle de mi vida, me hace sentir bien y me da ganas de encontrar una nueva pieza.... esa es mi razón, una simple pieza más de puzzle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace imprescindible. me imagino, encontrar las cuatro esquinas y luego ir completando los bordes cuidadosamente. Entonces me imagino eres disciplinada, ordenada, obediente de ti misma. Guardas una mesa limpia y ordenada para ir colocando lo que ya has completado y en el margen de esa enorme mesa las fichas extendidas sobre las que vas rebuscando. ¿De cuántas piezas es tu puzzle?…me gusta tu comparación.

      Eliminar
    2. No se cuantas piezas tiene, ni el dibujo final... esa es la gracia: ir descubriendo.

      Eliminar
  7. Quizás un día pensé que mi objetivo aquí ya estaba cumplido, tuve la suerte de darme cuenta que no era yo realmente la que pensaba eso, lo digo porque creo que una de las cosas más hermosas que hay es estar a orillas del mar por la mañana temprano cuando no hay apenas ruido y allí dejarte acunar por las olas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. El mar y su sonido bien podría ser la razón número 10. O la número 1. A mi también me hipnotiza. ¡Cuántas veces no he ido por la noche al espigón (sólo) de el sitio de veraneo a escuchar sonidos!.

      Eliminar
  8. Cuando sientes y ves que tu palabra es refugio y camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un nuevo compromiso que parece que he adquirido. Son ahora momentos muy densos de obligaciones, y temo no poder acudir a este compromiso con la regularidad que ME deseo exigir. Es también terapéutico para mi, pero…el tiempo.

      Eliminar
  9. Sólo tengo una razón, si ayudo a un ser humano a salir de lo mas profundo de la vida, podre marchar en paz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una razón IMPRESIONANTEMENTE buena. Felicidades por tus convicciones, querido.

      Eliminar
  10. he llegado buscando palabras, he encontrado mucho más.
    gracias, estoy maravillada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Me gusta que estés agusto en mi casa. Este es un proyecto asentado en tres patas: la música, la fotografía cuidadosamente seleccionada y referenciada y por último, como pata final: el texto. Me esfuerzo enormemente en que el taburete esté bien equilibrado, pero lo más importante sois vosotros, los interlocutores, los que decidís si el taburete está bien asentado, si merece la pena sentarse en él a descansar por un instante al final del día. Y si es así, soy feliz. Será una faceta (otra) de mi profesión...¿médico de almas?

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?