Manual de instrucciones de blogscriptum

sábado, 22 de febrero de 2014

Vuelvo a Ítaca



¿Te vas ya? ¿Lo llevas todo?... El abrigo, la bufanda, las manoplas, los recuerdos, el aliento compartido…¿todo? Cuídate entonces, cuídame.

Pero si llegaras a volver, si pudieras venir de nuevo a mi lado, ya sabes que te estaré esperando en el umbral de nuestra puerta , al borde de este plazo breve que es la vida; en este corto tiempo que hay entre lo que queda dentro y lo que esperábamos fuera.

Te esperaré aquí, firme, quieta bajo el dintel, porque no hay espacio más seguro en el terremoto de tu ausencia.

Aquí estaré de pié, con el mismo valor con el que camina un ciego en una noche oscura, seguro de saber encontrar el camino de vuelta a casa, sabiéndose poseedor de todos los mapas, conocedor de cada ruta oculta a los demás.

Te esperaré despierta, con la luz encendida; me quedaré aquí aguardando desnuda, después de dejar doblado el vestido del olvido sobre la cama. Me encontrarás perfumada con el frescor de la añoranza, y con la respiración redoblante, igual que si tañesen mis pulmones por el anuncio de tu vuelta. En la espera, mientras llega ese momento, mandaré hacer estallar los cerrojos de todas las ventanas para que pueda entrar de golpe el aroma de tus manos, el que tenían después de quedar impregnadas con el olor de mis pechos, cuando los acariciabas.


Pero si fuera el caso que tu viaje se alargara o si no pudieses ver el faro de mi puerto, prepárame la cama enrasada de ese verde perenne que imagino en lontananza, el prado que queda a la sombra de los árboles, con la hierba alta y fresca por la brisa de un bostezo delicado. Mándame llamar y acudiré veloz al cobijo de tus brazos y bailaremos el vals más hermoso del mundo.

…In memoriam,

6 comentarios:

  1. Has vuelto a enternecernos, ha hacernos vibrar con tu delicadeza. Este es otro de tus escritos "Estrella". En relación al vals, no me ha parecido triste pero si premonitor de desgracias.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Sibelius (sobre todo por Karajan)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sibelius es un buen refugio. Una patria a la que retornar en tiempo de tribulación. Algo así como Ítaca.

      Eliminar
  3. Bravo!!! por ese escrito, con eso lo digo todo.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?