Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 7 de junio de 2013

Madrid está lleno de caras



Este Blog se escribe desde Madrid, una ciudad de rostro enternecido la mayor de las veces  y afilado sólo en ocasiones; una ciudad de luz prieta al alba y llamaradas malvas en cielos de  fugitiva lentitud vespertina. Madrid tiene mejillas de lumbre antigua, caliente, iluminada en las tardes de breves primaveras, Madrid posee  ojos de felicidad abierta en otoños ocres  y de pasmo helado de inviernos interminables.

 Yo escribo desde las orillas de una ciudad de miles de manos que palpan a todas horas desdichas, tramas, alientos, soledades y aventuras; es una ciudad de zumbidos de personas volando a cualquier hora, de murmullos de salmos sin palabras, de limbos de hermosura y armonía, de actos misericordiosos con alguna turbia remembranza.

Madrid es una  nao vegetal que busca -sin necesitarlas- sombras de playas remotas mientras disfruta de sencillas candelas ardiendo sobre un río inventado; Madrid es un sueño de nieves ocasionales que lloran desde un monte de maderas doloridas; Madrid no va a ninguna parte y no viene más que de algún fanal vacío, sin más luz ya, que  las palabras desmayadas en un centro de balcones enmarañados.

Madrid tiene una presencia inequívoca de vidas; destilan por debajo de una ropa encubridora de palacios y cristales, fuentes de luz, agua, pan, árboles y vino. Al final de alguna calle y sólo bien entrada la noche, se adivina vinagre en la sombra, pendencia y alguna vieja música de pálidos recuerdos que tiñen miradas escondidas de lunas que esperan un sol devorador.


Yo escribo desde aquí: ¿desde dónde me lees tú?


9 comentarios:

  1. No te recojo el reto de describir mi ciudad, Barcelona, porque mi texto es mediocre. Pero como es una ciudad que tú conoces bien te reto a que escribas sobre ella, su mar, su sol, sus gentes, su dia su noche....te invito a recordarla.
    besos
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmmm, es distinto vivir que vivirla. Fueron dos bonitos años pero no viví la ciudad. Entraba muy pronto, salía muy tarde, vivía muy lejos. Fueron increíbles momentos profesionales, no fueron grandes momentos personales...¡Bueno! hice la Tesis....Jajaja

      Eliminar
  2. Yo te leo desde la orilla de una de esas playas que busca -sin necesitarla- tu cuidad, mi ciudad...
    Algunos días te leo entre las sombras violáceas de atardeceres tan eternos que se prolongan casi hasta la medianoche.
    Otras veces, el sol de amanecida me encuentra, me descubre, ojeando tus poemas, con un fragmento de la vista puesto en el verde profundo que tapiza en cualquier día del año las suaves colinas que se alzan desde otro de mis horizontes.
    Te leo en un rincón de esta geografía nuestra donde se encuentran todos los paisajes: mar, olas, colinas, praderas, playa, río...
    Es un lugar privilegiado para vivir, para crecer, para creer... Creer en el mundo, en el género humano, en el amor, en el horizonte, en el futuro...
    Aunque a veces añoro mi ciudad, tu ciudad, no puedo dejar de agradecerle a este lugar el regalo de calidad de vida que me hizo, hace tantos años ya, cuando las corrientes del destino me depositaron en sus orillas mientras yo huía del dolor, el miedo y la soledad...
    Y me hizo encontrar la felicidad... ¡tan esquiva ella, tan caprichosa...!
    MJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MJ: quiero imaginarme de dónde eres. Quiero que sepas que durante unos años practiqué la fuga psicótica. (Lo aprendí en la carrera: viaje despersonalizado y en cierto aire de confusión mental). No consistía más que en dar vueltas a la M-30 con el coche hasta que me "daba el olfato" alguna carretera y la tomaba hasta que me daba de bruces con....exacto: siempre con tu paraíso. Te envidio (sólo un poco, amo Madrid)

      Eliminar
    2. Enrique, de dónde soy no tienes que adivinarlo, ya te lo he dicho: de tu ciudad...
      Dónde vivo es otro asunto...
      Este paraíso en el que habito, desde hace casi media vida ya, me ha ofrecido mucho, muchísimo: alegrías, penas, tranquilidad, calidad de vida... Pero no es de donde soy, aunque sí sea de donde son mis hijos.
      Vuelvo a mi cuidad, tu ciudad, siempre que me es posible, para poder disfrutarla en plenitud... Sin prisas, sin horarios, sin la velocidad que nos ha arrastrado siempre a todos sus habitantes... y se convierte, también, en mi pequeño paraíso...
      ¡Me gusta tu fuga psicótica! Quizá la practique en mi próxima visita...
      Te entiendo, ¡yo también amo Madrid!
      Y a mi no me importa, de hecho, te agradezco mucho que me incluyas en el club de los cien pendejos... ¡Es todo un honor!
      MJ

      Eliminar
  3. Te leo practicamente desde el meollo de esa ciudad que tan bellamente has descrito. Muchas veces olvido que es tan bonita, quizás porque siempre tengo prisa, cuando recuerdo donde vivo salgo a sus calles, paseo, levanto los ojos y veo esos impresionantes edificios que he admirado en otras ciudades y que ahora admiro en mi propia ciudad, donde salvo disfrutar del mar, puedes hacer de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madrid...¡exacto! sólo le sobra la prisa, pero sin ella...tampoco sería Madrid.

      Eliminar
  4. Te leo con gran placer desde la vieja y hermosa Iruña.

    Pamplona....muxussss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fantástico, saber que estáis en todos estos sitios y que Blogscriptum nos reúne. Me encanta Pamplona, tengo allí trabajando excelentes, grandísimos amigos. Blogscriptum es una especie de barra de bar nocturno (yo creo que somos todos un poco pendencieros). Somos cien más o menos al día...os voy a llamar los cien pendejos (¿no os importa?). Desearía conocer otros sitios desde podemos leernos.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?