Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 15 de abril de 2013

Una sonrisa ingrávida


Foto de Miguel Oriola.

“Vení a dormir conmigo, no haremos el amor, él nos hará”.
Julio Cortazar

Se encontraron por segunda vez aquella noche en el ascensor del hotel.
Ella pensó que si nuevamente entraba no habría otro lugar, no habría otra parte. Si cruzas el umbral de ese ascensor lo harás también a través de mi existencia. Si llegas a mi lado será que existe una posibilidad de invadirte, de abrazarte y de tenerte.  Existes, piensa el, eres la realidad del deseo no cumplido. Todo lo sé ahora.  Existía para ambos una turbadora vocación de permanencia en ese instante. Entonces los dos se conjuraron: No quisiera tenerte siempre, pero me niego a perderte hoy. Al cerrar con llave aquella habitación el mundo quedó fuera, sus culpas, sus obligaciones, y sus calendarios.
Callaron en voz baja, apenas murmuraron, nada que importase, ni tan siquiera la hora, ni sus nombres,  y después de desnudarse se hizo un silencio que casi duró tres horas. Se inició para ambos un tiempo eterno formado por una suma de instantes, prólogos encadenados, un ahora de inimaginable epílogo. Si me ofreces tus manos ahuecadas te ofrezco mis pechos. En realidad le ofreció el juego consigo misma y con su inocencia; a penas los rozó lucieron y se renovaron.  Quizás no para siempre, quizás no para siempre, ¿quién sabe?, pero si bajas tus manos a buscarme y decides encontrar con tu índice y tu pulgar los bordes radiantes de mi sexo, me entregaré a ti este día. Sus manos descendieron al encuentro de un tiempo en suspenso, fugitivo de la luz resbaladiza que comenzaba a colarse por la ventana y de una párvula vacilación rota por el goce explosivo y fulgurante de los labios de aquel hombre en su cuello. Todos los cuellos viven desnudos en cualquier blusa de mujer, pero sólo se percibe su desnudez en el encuentro del resto del cuerpo, exento de ropa, abierto al mundo.
Pasaron entonces las manos de ella, de la caricia apenas percibida, al violento abrazo de una gesto abdicado, seducido por el rítmico movimiento que comenzaba a nacer de aquel silencio en comunión. Si decides arrastrarme hasta aquella cama y lamerme los tobillos, si pasas tu lengua como el agua por el borde de la orilla de mis piernas, por esa frontera cambiante que hay entre la ola recién batida y la arena seca de una playa amanecida, me entregaré a ti sin meditarlo. Y sus labios se pasearon, lejos de un gesto neutro, en el tibio y latente placer de una piel que se erizaba y se abandonaba, hundiendo su boca por entre su geografía, sus pómulos buscando hondonadas y  su lengua húmeda de arroyo, buscando cauces, perdido como estaba ya entre el sabor, acre y ácido al tiempo, de su horquilla y abandonado a su olor notó sus manos agarrándole las orejas, que ella las percibió como dos mangos dulces. Si decides tirar de mi cabeza al encuentro de tu boca que se entreabre a la vez que se cierran tus ojos, y me haces pasar por el vientre húmedo y me obligas a detenerme en tu ombligo, prometo poseerte, empujar dentro de ti el vendaval de mi deseo, irresistible, pues he perdido la razón, el tiempo y la noción de lo que nos rodea. Y sus manos cumplieron en silencio y en la sombra su oficio de acueducto insaciable y tiró de él y le ofreció sus pezones, cada vez más benévolos, cada vez más hialinos, suavemente tensos,  cada vez más desconocidos para ella misma. Que nadie nos moleste y hagamos el amor hasta despellejarnos. No me prometas nada, no me exijas nada, sólo el éxtasis y el dolor, sólo deseo saber como seguir deseando tanto. Te aseguro lentitud, suavidad y acaso obtendrás de mi una sonrisa ingrávida cuando te corras.  Sus cuerpos eran distintos del sábado pasado y no serían los mismos al día siguiente, pero los dos vinieron a encontrarse por dos veces en ese ascensor,  ese día. El sexo de dos desconocidos no sabe de vicios ni de repeticiones. Cada acto incauto no conoce el premio ni el castigo. Si me tomas con tu boca, si mi sexo va al encuentro de tu saliva, un mar sobre otro mar, dos espumas que se suceden, el único presente será ahora, tus labios y mi pene. ¿Acaso importó el silencio? las palabras ausentes rellenaron poro a poro aquel momento, un tiempo eterno, ayer ni mañana estuvieron, ni estarían otra vez ¿acaso importó entonces? Siento como su sexo crece en mi boca, no por favor, no te corras, no sé si te lo mando o te lo suplico. El adiós es inútil, cuanto es de aquí, aquí se queda. Espera, espera a otro instante eterno, a otro prólogo que anticipe otro momento. Apretó el final de su corbata en la base de su pene momentos antes de correrse y decidió tomarla por detrás, agarrado con sus manos las dos lunas llenas de sus nalgas.  Tu y yo ya estorbamos en esta habitación porque el deseo se ha hecho con todo. Él es el propietario de este instante y de estas paredes y ahora, si oigo tu quejido, si escucho tu latir en mi sien y si es verdad el ronco acento de tu garganta, murmurarán por ti las grandes velas del catamarán en el que se ha convertido esta cama. Entonces le pareció que aquel sonido , que no llegaba a ser un grito, todo más un canto a la victoria definitiva, ahogado por una boca, exhausta de jadear, venida de otro mundo, de otro tiempo, de otra mujer, feroz y voraz, se juntaba con la suya  como en un único cuerpo, de un nuevo mundo, un cuerpo común que se estiraba y que se encogía al unísono.

Y ya, solos en el mar de aquella habitación, el cielo fue cambiando de zarco a malva, magenta, blanquecino y finalmente plata, por una enorme luna que comenzó a cambiar el color de aquellas sábanas que hasta ese momento habían sido blancas.
Lentamente se vistieron y siguieron sin decirse nada. Abandonaron la habitación y mutuamente se dedicaron una ingrávida sonrisa. Nadie se encuentra por tres veces en el mismo ascensor del mismo hotel.

Johann Sebastian Bach - "Air" Orchestral Suite N° 3 in D Major from Zeffiron on Vimeo.

14 comentarios:

  1. Si me ofreces tus manos ahucadas te ofrezco mis pechos orgullosos...en realidad te estoy ofreciendo un instante eterno, un juego de escándalo, sin culpas, sin obligaciones ni complejos, un instante en el que el mundo quede fuera al cerrar la puerta de la habitación....

    Para sarrero.



    Caballero su blog me proporciona un sorprendente estado de bienestar y calma que se refleja en la sonrisa maliciosa que sonroja mis mejillas :)...
    Deseo que no le incomode mi osadía al poner la dedicatoria, pero mi impulsiva manera de comportarme me llevan a dejarme lleva por los pequeños placeres de la vida. En este momento su genial relato. Un tiempo eterno formado por una suma de instantes, un ahora...jaja me incita a ser impulsiva :)

    Muxussssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muskilda, me alegro que el relato produzca en ti esa suerte de sentimientos...todo un compendio.
      No estoy incomodo por la dedicatoria y sólo deseo que le llegue al destinatario adecuadamente.
      Por cierto, tu blog está sujeto a invitación, una modalidad que no conocía.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Te lo agradezco por llevarme de vuelta a retales de mi vida.Mantengo mis blog temporalmente cerrados por falta de inspiración y tiempo...me da tristeza eliminarlos y de momento es la única manera de guardar retales de mi vida.

      el jardín de anika y la burbuja.

      Le he dado al botón correcto asi que debe haberle llegado....

      :)


      Eliminar
    3. Siento envidia de blogscriptum que se ha atrevido a hacer lo que yo no hice Muskilda...pedir que me invitaras ;)
      Muxus desde "A mis cincuenta"

      Eliminar
    4. amiscincuenta-pdpz.blogspot.com.es/2013/03/lluvia.html#comment-form

      Gracias por adentrarme en este extraordinario jardín.

      Muxussss.

      Eliminar
  2. Aixxxx.... esta primavera.... te pedí que avisases antes de escribir cosas calentitas, que yo te leo en el trabajo y a ver como explico luego lo de mis mejillas sonrojadas y mi cara de tonta.
    Se me ocurre una pregunta: ¿despues de escribir esto, te quedas tan pancho?...
    Voy a por una botellita de agua, que hoy me toca currar hasta las 20.00hs.
    Besos
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es primavera....¿lo ha dicho ya El Corte Inglés?...será entonces oficial. A tu pregunta....no, nunca me gustaron los Panchos...Hoy se sonroja todo el mundo, no es para tanto, las noticias de la 2 son mucho más "sonrojantes".

      Eliminar
    2. Tienes razon las noticias son mas sonrojantes pero por otros motivos... en este caso y estando en el trabajo solo puedo sonrojarme (represión).
      Bien, empiezo a entender donde está tu parcela de intimidad.... por lo de los Panchos...
      K

      Eliminar
  3. Coincido con K es tan subido de tono que me he puesto colorada. Quizás sea una mojigata pero creo que no sería capaz de escribir algo tan intimo en público. Me imagino que pertenezco a otra generación y esto siempre queda en privado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo fue un reto literario. me dije...¿eres capaz de escribir algo así sin resultar ordinario?. Bueno, no sé si lo logré. Por cierto, no he leído ni una sombra ni una una umbría ni una ni cincuenta, ni nada de nada de eso. Lo más parecido que está en mi biblioteca son Las Edades de Lulú, que empieza diciendo:
      "Supongo que puede parecer extraño pero aquella imagen, aquella inocente imagen, resultó al cabo el factor más esclarecedor, el impacto más violento...."
      Espero no haberte ofendido con el relato, no hay nada más inocente en él. Pura imaginación, pero no es íntimo mío, por lo tanto....queda hecho público.
      Un beso.

      Eliminar
    2. No me ofende en absoluto, solo digo que yo no soy capaz y admiro a quien sí lo es, como admiro como ván cambiando las jovenes de generaciones posteriores y reveindican el sexo como algo natural como debe ser en realidad.

      Eliminar
  4. Con que delicadeza consigues que poco a poco nos metamos en el ascensor, en la habitación, entre las sábanas, en cada uno de los cuerpos, y seamos uno con su calor. Efectivamente sin una sola acepción ordinaria
    Me encanta el final...."carpe diem" . Pero ...imagina que se vuelven a encontrar ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso abre la posibilidad a otra entrada. Pero hoy me han sugerido algo mejor.......espera

      Eliminar
    2. Eso abre la posibilidad a otra entrada. Pero hoy me han sugerido algo mejor.......espera

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?