Manual de instrucciones de blogscriptum

domingo, 14 de abril de 2013

Te invito a un nuevo juego: es mi cumpleaños.


Desde que puedo recordar siempre he disfrutado de la ingenua diversión -una especie de supersticioso entretenimiento- de cruzar los pasos de cebra sin pisar lo negro. Avanzo paso a paso, de una franja blanca a la siguiente, deseando llegar a la otra orilla de la calle sin quemarme los pies por una especie de fatal asfalto emponzoñado. Ahora ya no me esmero tanto, pero antes me concentraba en coordinar mis pasos infantiles,  para poder llegar sano y salvo a la otra acera. Resulta que mis piernas eran cortas y las más de las veces estaba forzado a alargar exageradamente un paso; otras veces provocaba algún retranqueo de pie y juntaba dos pasos en la misma isla blanca, con tal de no pisar el fatídico trozo negro.

Hoy este blog cumple trescientas entradas. Para mí, esta costumbre -que no rutina-  de escribir,  se ha convertido en mi absenta, esa  bebida alcohólica de ligero sabor anisado, con un fondo amargo de tintes complejos. Blogscriptum es mi Artemisa personal, esa que tanto inspiró a otros.  Como he escrito varias veces, de todas las entradas que realizo, las que más disfruto son las que han generado reacciones y escritos, respuestas y reflexiones, participaciones y alegatos;  míos y  por supuesto vuestros.

Hoy cuando cruzo las aceras, este juego infantil que os comentaba lo he convertido en otro. Cada paso sobre la franja negra procuro traducirla en un deseo de sobrevolar un  inconveniente y cada isla blanca de salvación me la planteo como un improvisado augurio. No lo hago todos los días, ni en todos los pasos de cebra, pero si lo hago con cierta frecuencia. Supongo que alguna vez alguien se ha dado cuenta de mi paso forzado y habrá pensado: mira cómo está el patio, otro tontito saltando de blanco en blanco.

¿Qué es lo que pretendo hoy?

En el cumpleaños de Blogscriptum os invito a un reto nuevamente: mañana, cuando vayáis a cruzar el paso de cebra, pensad en hacer de cada paso un salto de isla en isla. Invitaos a un augurio y alargad el pie por encima de un inconveniente. Es absurdo, un simple ejercicio mental, pero es posible, pudiera darse el caso, que después de algo más de treinta mil visitas algún otro lector de Blogscriptum esté esperando a que el muñeco se ponga verde a vuestro lado, en la misma orilla de la calle. Cuando empecéis los dos a andar y a dar pequeños saltitos de blanco en blanco recordareis este blog en un acto enormemente rutinario -cruzar una calle- pero convertido en un ejercicio mental de felicidad. ¿Te imaginas?, sería un buen escrache al infortunio, un flashmob de sanos propósitos.

Por último sólo quiero agradecerte que estés ahí, que bebas conmigo de esta absenta sin pretensiones. Es para mí un placer sentirte al otro lado del teclado. Te dejo con algo antiguo pero muy querido para mi, con la ayuda de la música del genial Sakamoto.






Tumbada sobre mi cama eres bella como una ola
te rompes y te bates sobre mí y con tu espuma,
salada de siglos de mares mecidos y  soñados,
de océanos  árticos y esplendor de miles de formas
me arrastras hasta la orilla que se perfila 
en los límites de nuestras sábanas.

No conozco nada tan proporcionado y armonioso
tan simétrico y ordenado, como la peculiar luminosidad
de tu cuerpo, que brilla, susurra y se bate
que se expresa y se hace patente, que resplandece y se ajusta
transmitiendo con serenidad la fuerza que del mar esconde.

Vienes a veces con la experiencia de la calma caribeña
y otras, con la párvula bravura del norte frío y violento;
eres por la tarde el espejo del sol que duerme ya en su nadir
y de mañana, el despertar del agua que aún caliente
recuerda el sonido que mezcla estrellas y rumores.

Lates con el ritmo del aplauso Índico, lejano y virginal
y te rompes sobre mi malecón que espera ansiado
el encuentro eterno de repeticiones desiguales
de presión precisa y golpe calculado
de vaivén de enigma y fórmula no resuelta.

Me pierdo entre tus ondas de blanco luna y mar de fondo
y he decidido dejarme llevar por la resaca de tus brazos
azul oscuro e insondables con la simple esperanza
de renacer mañana en las aguas tranquilas y Pacíficas
de tu vientre Mar de Plata, bailando en olas de tangos.

11 comentarios:

  1. Mañana será un día diferente. Buscaré las "islas blancas" para encontrar refugio y fuerza para sobrevolar por las "islas negras".
    Si tengo la suerte de que alguien me acompañe, será una maravillosa danza urbana.

    ¡Feliz aniversario Enrique!

    Como regalo por estas 300 entradas, te envío este poema de Emily Dickinson: El Agua, por la sed se enseña.

    El Agua, por la sed se enseña.
    La Tierra - por los Océanos atravesados.
    El Transporte - por la angustia-
    La Paz,por sus batallas relatadas-
    El Amor, por el molde del recuerdo-
    Los Pájaros, por la nieve.

    Emily Dickinson. Poemas 1-600. Fue-culpa-del Paraíso.
    Traducción; Ana Mañeru Mendez y María-Milagros Rivera Garretas.
    Edición bilingüe.
    Sabina editorial.

    Satur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un detalle, nunca me habían reglado un poema. Es precioso, gracias Satur. ¿te interesa entrar a nómina en este Blog?....jajajaja. ¿Y ese café?

      Eliminar
    2. Los detalles los pones tú cada día en este blog sincero, vital, maravilloso y auténtico, que refleja tan bien la cartografía de la condición humana.

      ¡Ese café ya está aceptado! Espero noticias tuyas. ¿Cómo lo hacemos?

      Satur

      Eliminar
  2. Buen día para una celebración. Intentaré jugar contigo todo lo que pueda aunque también me debo a mis juegos de supuestos hechos o movimientos que me traerán suerte. En cuanto al poema cada vez son mas bellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ¿te gustó?, me alegro. Por cierto, el juego es para vosotros, para que lo imaginéis....yo ya lo hago. un beso.

      Eliminar
  3. Felicidades y gracias por estar ahí y por compartir tus pensamientos.
    No encuentro regalo más apropiado que este fragmento que encabeza el magnifico blog de Mariano Jimenez, quizá porque creo que define perfectamente los motivos que nos llevan cada día aunque sólo sea por un momento hasta este "nuestro paraíso privado".
    ... "LA IDEA DEL NORTE" ES EN SÍ MISMA UNA EXCUSA, UNA OPORTUNIDAD PARA EXAMINAR ESA CONDICIÓN DE SOLEDAD QUE NI ES EXCLUSIVA DEL NORTE NI DE LOS QUE VAN HACIA ALLÍ, PERO QUE QUIZÁ SÍ APAREZCA CON UN POCO MÁS DE CLARIDAD EN QUIENES HAYAN HECHO, AUNQUE SÓLO SEA EN SU IMAGINACIÓN, EL VIAJE HACIA EL NORTE.
    Un abrazo.
    (GLENN GOULD, "LA IDEA DEL NORTE", 1967)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero bueno!, Qué suerte tengo hoy, otro fragmento poético. Gracias Eva, me está gustando este cumpleaños. Dame más pistas por favor de este Blog. Por lo que sea no consigo abrir la página www.laideadelnorte.com a la que me redirecciona.

      Eliminar
    2. Me cuesta mucho encontrar blogs cuyas lecturas me atrapen, como este, y cuando eso ocurre se convierte en una motivación, todo un mundo nuevo por descubrir. Seguramente sabes de lo que hablo.
      Este llegó a mí por casualidad, y su lectura se convirtió durante días en un autentico placer. Aunque parezca igual a otros pronto descubres que no lo es.
      Te aconsejo que comiences por el primero: http://laideadelnorte.blogspot.com.es/ , ya está cerrado y como el mismo autor define: "Un lugar convertido en un islote solitario y abandonado flotando en el océano del ciberespacio", después que seguro querrás más, continua en la dirección que el mismo te indica al principio.
      Aquí hay una gran historia Enrique, la historia que ahora se ha convertido en libro, narrada por un músico-escritor que sin duda te atrapará. Ah, casi se me olvida, una pista: También ama la música de Johann Sebastian Bach.

      Eliminar
  4. Felicidades, dejo mi regalo, un dulce poema.


    Yo sé volar sin alas
    y sé bordar sonrisas
    y remendar heridas que tiene el alma

    Yo se esculpir abrazos
    y se donar caricias
    y restaurar los sueños que el alma guarda

    Yo se labrar deseos
    recomponer caminos
    y sé zurcir las brechas si el alma sangra


    Yo sé que soy de arcilla
    tan solo un alma libre
    que puede alzar el vuelo sin tener alas

    Kety Díaz



    Gracias por enseñarme a volar sin alas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Yo he hecho eso?...gracias a tí por leerme. Es un magnífico regalo. He dicho arriba que nunca me habían regalado uno y hoy ...realmente soy afortunado. Un saludo, y gracias, muchas gracias anónim@

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?