Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 16 de abril de 2013

¡País de patatas!



Mi mujer es extraordinariamente inteligente. Tiene un enorme corazón. Ella, como yo, peleamos para que la generación que nos sigue, nuestros dos hijos, encuentren un mundo provisto de sólidos apoyos, en los que el cerebro y el corazón -no obligatoriamente por ese orden- tengan un lugar destacado, un sitio principal. 

Desgraciadamente los dos nacimos ya en una época de profundas angustias metafísicas, hemos ido creciendo en un descrédito sobre la moralidad y entre todos estamos construyendo, ahora mismo, un mundo en pleno desasosiego político. En estas circunstancias hay que destacar algunos hechos de enorme importancia:
  1. Mi mujer se batió en un ambiente de borrachera de ciencia y exaltación de la razón. 
  2. Mi mujer ha esquivado, con extraordinaria habilidad, errores de una sociedad creada para y por el hombre
  3. ha sobrevolado sobre ingenuidades salvajes que tienden a estigmatizar y
  4. se ha bragado en una extenuante lucha cotidiana (e incesante).

Con ello ha conseguido obtener un Doctorado en Medicina con la mayor calificación, ha realizado después de una reñidísima oposición, una especialidad extraordinariamente compleja, hasta alcanzar un altísimo grado de cualificación técnica. Aún así, durante esta lucha de más de dos décadas, le ha sobrado tiempo para ser Mujer -con M mayúscula- pareja, y por encima de todo, es una orgullosa madre de dos hijos. Ella gobierna la nave que ha creado, vigila de la familia que le fue dada y es una fiel amiga de sus amigos.

Desgraciadamente todo su esfuerzo se ha dado de bruces con una sociedad indisciplinada, carente de directrices, claudicante de fundamentos culturales y científicos y en la búsqueda eterna de una supuesta progresión para sus ciudadanos que no ha acabado de definir. Ha  alcanzado su madurez personal y profesional en una sociedad que iba a la conquista de libertades con una alegría infantil y desgraciadamente se ha encontrado con la incredulidad, la indiferencia moral, la ausencia de Política y en fin, un edificio que se resquebraja por todas partes.

Cuento esto porque esta Mujer, esta Madre y esta Profesional, en palabras de Pessoa, ha venido a colisionar con un mundo que sólo pertenece a los estúpidos, a los insensibles y a los agitados. El derecho a vivir y a triunfar se conquista hoy con los mismos procedimientos con que se conquista el internamiento en un manicomio: la incapacidad de pensar, la amoralidad y la hiperxcitación.
    
Esta Sociedad ha conseguido retorcer el lenguaje hasta dar entidad de adjetivo calificativo peyorativo al servidor público y que, bajo el falso argumento de una contención del gasto, decide dar consideración de hortaliza al cerebro de sus profesionales más cualificados, exigiendo además de ellos el mayor de los esfuerzos en lo personal.

En el mismo mes en el que el presidente Obama decide iniciar la más excitante – a mi juicio- aventura de la ciencia, a través del proyecto Brain (financiado con fondos públicos) nuestro Presidente de gobierno entrega una camiseta de la Selección española de futbol a Su Santidad el Papa. Y ha sido ver la foto y sonrojarme hasta el mismo color de la camiseta, porque según la estoy viendo me acuerdo de la nómina que ha recibido este mismo mes mi Mujer y pienso que este símbolo, el de la entrega de la camiseta a Su Santidad, es la ontogenia de la historia de este país de patatas y cebollas, resumida en la filogenia de una idea: aquello que podemos exportar con orgullo cabe en una bolsa de deporte.

¡A la mierda!



4 comentarios:

  1. Y lo más triste es que les importa un "carajo" con perdón, porque lo que a este gobierno y a los que gobiernean en Europa es que este pais sea de SERVICIOS (claramente de camareros) y de FUTBOL. y todo lo demás no importa. Solo nos queda nuestro pequeño coranzoncito y nuestro orgullo personal para no caer en la desesperanza. Sé que a tu mujer nunca le faltará tu apoyo y tu admiración y eso le hará seguir adelante. Muchos besos para dos dos.

    ResponderEliminar
  2. Comparto contigo el bochorno que sentí cuando vi las imágenes... tenemos pintor@s, científic@s, escultor@s, escritor@s, fotógraf@s, conciner@s, bailarin@s, director@es de cine... y lo único que les ocurre llevar es una camiseta de un equipo de futbol.... asi estamos de cara al ... sin cultura, sin trabajo, sin motivación, sin científicos y encima gobernados por un atajo de corruptos.
    Lo único que nos queda es educar a nuestros niños para que, poco a poco, creemos un pais que pueda regalar cultura y belleza al resto del mundo....
    Me podeis llamar cobarde pero, actualmente la mejor manera de luchar es educando, lo que ya está construido está muy podrido y como bien sabeis la materia orgánica en descomposición se quema con facilidad... encendamos la chispa.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdón me olvidé de firmar...

      K

      Eliminar
  3. Sólo puedo sentir indignación...
    Como mujer, como española, con ser pensante y, en ocasiones, escribiente y por ello, ser creador, aunque sólo sea de retazos de ilusión...
    Me indigna que lo que nos represente, ante el mundo, y ante Dios en este caso (o su 'embajador' en la Tierra), sea una patética camiseta de fútbol...
    Si creyera que ésto es lo único que tenemos para ofrecer, correría a calificarme como apátrida, donde fuera y ante quien fuera ...
    Afortunadamente para mi, y para todos nosotros, sé que los españoles no somos, símplemente, una camiseta de fútbol. Ni siquiera, un equipo de fútbol...
    Me reconcilia con el mundo saber que, pese a todas las trabas y a que parezca que todo se conjura en su contra, en este país aún podemos presumir de enormes profesionales, abnegados, orgullosos de trabajo que realizan, entregados, dispuestos a ofrecer siempre lo mejor de sí mismos...
    Creo que tu mujer y tú pertenecéis a ese grupo. Por ello, ¡mi más cálida enhorabuena!
    MJ

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?