Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 9 de abril de 2013

Estoy completamente en contra de la muerte.

Que Dios y Don Paulino me perdonen, que no quiero faltar al respeto ni a su memoria, pero es que supongo que, a lo mejor, quién sabe, cierta vez pudo decir en vida que quisiera yacer, aunque fuera sólo una vez, bajo los pechos de Sarita, y a fe mía que lo ha conseguido.
Y yo, que soy de natural retorcido, como he visto que las fechas de los decesos no coinciden, pienso que D. Paulino dejó escrito en su testamento que retrasasen la fecha de publicación de su esquela para coincidir con la de su mito (o mita según la nueva forma de tontear con el lenguaje) y se me ha ocurrido que, como ya me leen más de seis personas, quede por escrito, como documento público, que en caso de morir yo antes que Charlize Theron sea retrasada la publicación de mi esquela para que aparezca publicada en la misma página que su obituario, pero por encima. 
Y no es que desee su muerte, ni mucho menos, pero puestos a elegir, y dado que los dos decesos, el mío y el de la Sudafricana, van a ocurrir sí o sí (como que me toca pagar a Hacienda) si es posible elegir,  me gustaría descansar eternamente con la visión cenital de sus pechos. 

Descansen pues en Paz Sara y Paulino, juntos o revueltos, que no sé si allí arriba hay barra libre o no.

Addendum:
Anexo al presente contrato.
En caso de fallecer el que suscribe con posterioridad a la explosiva rubia, me reservo el derecho de optar por otros pechos, quizás de turgencia más reciente. La visión seguirá siendo cenital........manias.


Blogscriptum: Se haya oculto en el estúpido texto de hoy una profunda reflexión: ¿será la manifestación irónica de la ausencia total de miedo a la muerte, quizás,  una extraña variante de un terror inenarrable?

Gracias a la muerte así narrada se liquida la aventura y es preciso renunciar definitivamente a los espejos, a los amaneceres, a la sed; retroceder hasta caer de espaldas, con todo el peso de la vida en las sienes, sin cuerpo, sin tacto, sin luz. Naturalmente, desaparecer así me llena de asco. Es un asco mórbido, que al fin de cuentas resulta una invención, una especie de tanteo, casi una profecía particular. Cuando uno adquiere la costumbre de la muerte, se habitúa también a que el futuro carezca de sentido, de posibilidad, hasta de espacio.
 Texto modificado sin permiso del autor: Mario Benedetti de su cuento, Como un ladrón.




5 comentarios:

  1. ¿Charlize Theron, Charlize Theron,que tendrá esa señora que os vuelve locos?. Es broma lo reconozco esto es purita envidia (tiarrona guapa). Mi marido coincide contigo en querer figurar en algo con esa señora aunque sea en la esquela. Con respecto a la muerte la verdad es que miedo no tengo lo unico que pediría es que no moleste mucho cuando llegue. Muy divertida la entrada.

    ResponderEliminar
  2. Que risa, muchas gracias. De vez en cuando nos sorprendes y nos haces reír. Gracias de verdad.
    Ya sabes que soy muy críticA (por si alguien más tenía dudas sobre mi género) y me planteo una pregunta.... la esquela la tendrías que redactar en inglés, ¿no? o ¿la familia de la Srta Theron piensa publicar su esquela en un diario español?
    Ole por Paulino y que descanse en paz.
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pagaría una gestoría para que estuviese pendiente.....hay que estar en todo caramba, que es para la eternidad

      Eliminar
  3. Unas risas sobre la vista cenital (o en la postura del misionero)de una reflexión muy profunda, siempre están bien !!

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?