Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 24 de abril de 2013

El Sueño de Gálmez: un destino advertido



Gálmez no buscaba excusas para caminar por las calles sin más tránsito que la propia calle, simplemente le atraían los claros de aceras que esperaban farolas que sólo adivinaban tumultos distantes, proyectando su luz a ninguna parte. Calles de cauce creciente de nada, donde afluían otras calles ausentes de vida y desbordantes de congoja y umbría.

-Serás quien yo quiero que seas, pie derecho (plas) sobre el eco sordo del zapato, rebotado no más allá de una suela desgastada.

-No eres nadie porque apenas existes, pie izquierdo (plas) adelantando el heraldo del sonido apagado, chocando contra los bordes rotos de unas nubes de negrura sucia.

-Haré de ti el ornamento de mi sueño, pie derecho (plas) murmurado, apenas expresado con sordina, sobre el sonido de una lluvia en retirada y el zarpazo arrastrado de unas hojas de mudo tono seco.

-Tener contigo es no tener nada, pie izquierdo (plas) sobre las migajas de un destino advertido y la ironía de una tragedia vulgar.

Este era el discurso de todos los amaneceres  de Gálmez, de los  que ya se sentía propietario, por ser el único a esas horas,  camino de la Real Fábrica. El diálogo de unos pasos monótonos sobre unos adoquines pesados, de una geometría perfecta; una cuadrícula eterna dispuesta al tresbolillo de la existencia, el contrapeado de un día tras otro día. (Plas, plas, plas, plas)

Fue entones, que al pisar un charco, decidió apretar con fuerza el bocadillo que protegían celosamente, en varias capas: el abrigo de paño, sus manos y un periódico antiguo que contaba noticias que no importaban a nadie.

-Buenos días Gálmez: siempre tan callado. El agente Zayón le saludó amistoso al coincidir  en la puerta de entrada de personal de la Fábrica de la Moneda y Timbre, donde ambos trabajaban desde hacía diecisiete años.


8 comentarios:

  1. Zayón es el guardia civil que está de servicio en el acceso de la FNMT...leva tantos años en el mismo destino que ya es como de la casa. Es bajito y barrigoncete...No se puede estar de otra manera, cuando todo el ejercicio que se hace día tras día es pasar de un lado a otro del portón de entrada del personal. Sistemáticamente se toma un bocadillo rápido de media barra de pan a las 11 de la mañana en el chisconcillo que hay a la derecha del portalón. Mientras, lee el Marca que compra cuando llega en el puesto de periódicos de enfrente. Y entretiene la jornada dejando que sus ojos se queden colgados de las mozas que pasan por la calle Jorge Juan y saludando a las damas del barrio de Salamanca que, también rutinariamente, pasean sus pieles con olor a naftalina por el barrio.....

    Este me cae bien !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja....que gracia....el bocadilloooooooooooo........nueva conexión mental......ya llegará

      Eliminar
  2. A Gálvez lo van a prejubilar, él no lo sabe aún, por lo que todos los planes que tiene deberán tomar un camino distinto...
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, no, no en los ochenta no prejubilaban en la Administración.

      Eliminar
  3. Y más...
    El bueno de Zayón es un tío muy observador, lleva años dedicándose a eso..observar. El día que Gálmez quiera hacer algo..se le va a notar y el agente se va a escamar.
    Dicho esto, no tengo ni repajolera idea de que pretende el tipillo gris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hagamos una cosa....deja de imaginarte el final porque entre el bocadillo y Zayón el observador me vas a pisar la sopresa......jajajajajajajajajajajajaj

      Eliminar
  4. Sigo opinando que Galmez es un tipejo cejijunto y taciturno, no puedo imaginar haciendo nada bello. Zayón como apunta Pdpz. observa, creo que sí observa mucho. !A ver con qué nos sorprendes!.
    Por cierto ¿Donde se encuentran esos artistas tios buenos que trabajan con motosierra y encima no les importa que destruyan su obra?, yo quiero uno de esos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero "cuidao" que habéis cogido manía al pobre de Gálmez. Pero si no ha hecho nada malo el pobre. A mi me cae muy bien. A mi sólo, por ahora, me parece un pobre soñador, solitario, misántropo, y honrado trabajador madrugador.

      ¿Pero que le veis?....tengo que hacer algo por lavar su imagen.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?