Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 22 de abril de 2013

El Sueño de Gálmez. Capítulo primero



El sueño, un espacio inviolable. Un farallón inexpugnable, ausente de injerencias, sin cabida a lo trivial. El sueño, ese oasis en el que se refugian las ilusiones que no se encuentran en vigilia.  No es posible hallar en la cotidianeidad del sueño nada vulgar. 

El sueño, un bastión para confiar en lo imposible con tal de no someternos a la probabilidad real de la desilusión de lo posible.Y aún así deseamos soñar con lo vivido pues es más descansado -algo así como un recuerdo vigil, que es un reposo para el pensamiento por ser un no hacer, sólo un rehacer- 

Buscamos afanosamente que en nuestro sueño se detenga la monotonía distinta de cada día, la sucesión variada de las horas siempre iguales, la concatenación de los minutos de un largo paisaje desierto por el que vagamos hasta conseguir la ficción de nosotros mismos.

Todo lo que duerme es de nuevo infantil, tierno, como si un Dios fuera posible, como si se levantara la niebla en el que el sol nace con más lentitud. Desde hace tiempo Gálmez no duerme, sólo entresueña.


DreamGiver from Tyler Carter on Vimeo.

Fin del primer capítulo: Se inicia esta semana una novela corta: el sueño de Gálmez, solo que hay un problema....no tengo final.
Te invito a pensar el final de la historia, por el momento sólo te introduzco en la historia...un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre...¿Quieres decir algo?