Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 8 de abril de 2013

Camino a casa

Foto de Tatsuo Suzuky

En la hedonista vida moderna, no dejamos de correr, aunque la carrera sea más para conseguir cosas que formación espiritual. Y claro, al acelerar atolondradamente la cadencia vital, se nota mucho más la lentitud de los que van a menos paso. Pienso que si viviéramos menos desbocadamente la lenta sabiduría de la vejez nos parecería menos estorbo.

Por Jose Manuel Otero Lastres
Catedrático y escritor.
En la Tercera de ABC de hoy 8 de abril de 2013


The Long Way Home - Teaser 1 from Alexis Stember on Vimeo.

 
No se culpe a nadie de mi vida.
Julio Cortázar

Existe para mi la esperanza constante de un aire nuevo más allá, una tierra prometida, un Santo Grial que busco incansable, aunque no me desespero. Ya llegará, ya habrá tiempo. Por eso lo adoro -mí tiempo digo- como el bien más preciado, como mi mayor riqueza. Aún me queda bastante, aunque presiento que desgraciadamente no es una fortuna. Hago lo imposible por disfrutar de un firmamento durmiendo a la intemperie. Al abrigo solamente del cielo siempre encontré un sitio, pero nunca busqué un puesto. Soy eterno peregrino del "gran quizás" , y ando como loco huyendo de vivir en ese triste "tal vez" vuestro (suspiro asociado). Por eso nunca atravieso el umbral de mi futuro, que sólo me reserva alegrías ficticias y una conciencia, pretendidamente limpia, por las lluvias venideras, esas que habrán de llegar, pero a las que no aguardo sentado en el escalón de mi puerta.
Trabajé de lo que pude, lo fui todo y todo lo dejé. Casi por nada me pagaron, ni siquiera por las veces que actué de pelotudo, que de eso hay millones de congéneres cobrando una fortuna.
Gocé, sufrí, guardé y casi todo perdí. Y ahora, como siempre, anda mi alma como Bolivia, anhelando el mar.


Blogscriptum 
Enero de 2013

2 comentarios:

  1. En este momento de mi vida coincido plenamente con él. No me imagino el futuro, procuro vivir el día en el que me encuentro, siempre hay no voy a mentir , algún anhelo pero procuro disfrutar del hoy, porque cuando esperas mucho del mañana no llegas a disfrutar del hoy.

    ResponderEliminar
  2. Hace unos días, un buen amigo, me hizo llegar un interesante artículo sobre la velocidad con la que vivimos, y en él se recogía un pensamiento sabio del profesor Jena Hartmut Rosa:

    “Somos felices cuando sentimos que el mundo resuena con nosotros: cuando responde y vibra a nuestro contacto. Tenemos este tipo de experiencias cuando interactuamos con los demás, pero también gracias al arte, la música, la naturaleza, el océano o las montañas, y para mucha gente, también gracias a la religión. Pero en cada caso, la resonancia sólo puede desarrollarse cuando gozamos del tiempo necesario para que cada uno puede hacer suyos los lugares, los libros, la gente. Así, al final, podemos reconquistar el mundo, y obtener una mejor vida para todos".

    ¡Gracias Enrique!

    Satur

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?