Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 26 de marzo de 2013

Yo sé de qué se ríen...

El Lute. España 1965


España es, desde el patio de Monipodio Cervantino, reunión de ladrones, mendigos, falsos mutilados, supuestos estudiantes y prostitutas. El resorte que les mueve a todos ellos es la hambruna. Y tras el hambre está el resentimiento. En todos los pícaros se esconde un antihéroe, y de una forma u otra, a todos alcanza el castigo y el varapalo. Su relato autobiográfico en primera persona destila en muchas ocasiones un triste cuento de miseria, pero sobre todo de hambre.

A Blogscriptum le encantan las comparaciones. A veces las comparaciones relatan una aberrante desigualdad. La mayor de las veces estas desigualdades ponen en su lugar a cada uno.  

Hoy he preguntado a tres personas de treinta y tantos años quién era este personaje de la foto de arriba. No han sabido contestarme. La foto me asaltó a la mente ayer, inmediatamente después de ver las dos fotos de la detención de dos personajes de un nuevo fraude de tintes políticos.



En lo que he venido a denominar la gran Lasaña Nacional, en la que un día hay un nombre cubierto por una buena capa de mierda, y al día siguiente este es a su vez cubierto por otro nombre y otra poca capa de mierda, y así un día tras otro día, ahora me encuentro con estos dos personajes. Y la verdad es que no se de qué cojones se ríen estos dos, pero si me temo saber de quién se ríen. Se ríen de ti y de mí.

Y entre estas dos realidades, que se pasean juntas  por este Patio de Monipodio que es España -reunión de chorizos, pobres, menesterosos, falsos mutilados, supuestos estudiantes y meretrices de ladilla en ristre- siendo prácticamente clónicas sus imágenes para la posteridad, teniendo cuarenta y pico años de diferencia, sólo media entre ellas el hambre, la puta miseria y el triste relato del castigo cierto de un lado y la cocaína, la juerga y el que me quiten lo bailaó de la otra, con la casi segura certeza de que lo de estos dos no es más que un capítulo del Guzman de Alfarache (aunque dudo que lo conozcan) … y por eso se descojonan.

3 comentarios:

  1. El Lute... Todo un personaje, hasta actor... Tal vez un muerto de hambre que asaltó la pasta de los mayores ladrones de la historia... Y aún así, pobre, no tuvo el orgullo de reír.
    Coincido en que estos ladrones del pueblo se descojonan de nosotros, no tienen miedo ni vergüenza y da la sensación de que guardan algún "as" en la manga y el castigo será liviano comparado con todas las que hayan podido liar.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre he pensado, la justicia no es igual para todos, aunque esté plasmada de otra " guisa" en nuestra Constitución o en la Declaración de Derechos Humanos. Hay una Justicia para los que tienen Dinero y por tanto Poder y otra para los desarrapados, trabajadores, parados y para los que delincuentes de poca monta. Esto me hace pensar en que Quién la imparte há de tener Parte en que haya esta Injusticia.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, no veas el miedo que nos daba "El Lute".

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?