Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 1 de marzo de 2013

Hundido en tu tierra.




Estoy paseando por el borde de tu cuerpo
en la frontera exacta de este tiempo común
anclado en la vigilia de mi anhelo.
Suave el aliento, el tacto compañero
cuanto más hundo mis dedos en tu tierra
mana más pronta, fecunda entre mis yemas
la lluvia transida del redondo vientre de tu cielo.
¿Por dónde quieres que me pierda?
¿A dónde quieres que me vaya?
entre tu y yo ahora no hay límite, no hay mañana
tu piel es la calle, la azotea en la alborada
mis manos son para ti los labios en la herida
el beso regalado, la suave almohada.
Ahora llegará la voz serena, no digas nada, 
la boca a medio abrir por una risa inaugurada,
por tu pecho resbalará nuestro abril
quemándose en tus hombros mi mano deseada.




6 comentarios:

  1. Precioso, primero leí, me gustó; luego escuché me gustó y luego leí y escuche al mismo tiempo, solo me faltó una copa de vino y un cigarro, aunque ya no fumo. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste...¿ya no te dejan fumar?...jejejeje¿quién ha sido?

      Eliminar
    2. Fué el brujo de la tribu !

      Eliminar
  2. Tus poemas, tus reflexiones, tus fotografías, tu música... son una invitación para agarrarnos a la vida y seguir asombrándonos por tantas cosas que nos unen.

    Gracias Enrique por estar siempre "ahí".

    Satur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En palabras de Eugenio Trías: El mundo es hermoso para habitarlo, vivirlo, gozarlo o también...sufrirlo.

      Gracias Satur. Espero que tu hijo llegue a ser un pregonero de la belleza.

      Eliminar
  3. Hermoso poema, Enrique. El amor es un espléndido refugio. Muchas gracias por compartirlo. Tu blog es siempre un lujo. Un beso grande

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?