Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 11 de marzo de 2013

Beethoven sabe bailar tangos



Tal día como hoy, nació mi hermano, una de las dos personas más brillantes que conozco en este mundo. Tal día como hoy nacía Astor Piazzolla, uno de los dos mejores bandoneonistas, que han sido y serán,  en este mundo. Por los dos nacimientos felicito a la Humanidad.

Con Astor Piazzolla entró el bandoneón  a las salas sinfónicas y desde entonces Beethoven sabe bailar tangos.

Como Benedetti,  aunque me joda confesarlo, cada vez tengo más claro que la vida es un puro bandoneón y que además no lo toca Dios, no. El de Piazzola, sin ir más lejos, suena mejor que el de la vida, no siempre, pero la mayor de las veces. 

Cada tres por cuatro, Dios o quién sea -a lo mejor no es nadie- se nos agarra y nos estira, nos aprieta y se abalanza sobre este maldito saco de sonidos lastimeros que es la vida; Dios –o quien quiera que sea- nos jala del fuelle del pecho, de un sólo tirón, de una sola vez, clavando violenta, ferozmente su zarpa en las costillas, como queriendo quedárselas. Sea quien sea el que está tocando este bandoneón que es la vida, nos tironea del pecho, reduciendo el aire, agotando, de a poco, de a casi nada, lo que nos queda dentro, hasta que nos arrancan confesiones que pasan por ser clamores, pero que quedan en mera queja lastimera, suspiros, lamentos.

Ser Tango, ser fado o bossanova  es una forma de ser y de estar. No es peor que ser mambo o rumba o fandango. El secreto es saber tener el alma bandoneón y dejarse estirar y soplar y así llorar  o regocijarse según toque, antes de que, sin darnos cuenta querido Mario, venga alguien, Dios – o quien quiera que sea-  a meternos en un estuche y vaya con la música a otra parte.




5 comentarios:

  1. Llego después de días sin tiempo para pasear por aquí, dispuesta a ponerme al día. Descubro que me faltaba algo. ¿ Me estaré volviendo adicta a este lugar? - Esto, no se parece a nada..., huele distinto.
    Viajo por las últimas entradas y mis sentidos se expanden del Ballet al Fado, hasta aterrizar en este Tango. Sería incapaz de elegir. Me limito a dejarme arrastrar por la riada de sensaciones que sólo la belleza consigue y que sin duda se ha colado en este lugar. Te agradezco este momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entusiasmo o posesión, éxtasis o chamanismo, cielo o infierno, erotismo o ración de vida. Llámalo también así , llámalo de estas maneras si te place, si quieres, pero cada vez que me siento y escribo, y os releo a vosotros y me vuelvo a sentar a escribir porque algo me llamó la atención, cada una de esas veces, siento alguna de estas formas de vivir en torno a un teclado y las letras, alrededor de la música. Es MI rato del día. Soy yo. También es adicción. Gracias Eva.

      Eliminar
  2. Música...al fin la vida el música. Ya sea fado, tango, vals, motete o sinfonía....o quizá cada rato un poco de cada cosa.
    Me encanta esta linea de entradas musicales...me encanta esta línea encadenada de relatos.
    Me encanta esta entrada. No es la primera vez que el fuelle de los bandoneones pasa por este blog, aspirándonos un poco de aire para devolvérnoslo lleno de armonía.
    Lindo rato! que dirían por tierras porteñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al morir Eugenio Trías y leer que mucha gente lo había leído y que era poco menos que un delito no conocer nada de su obra, si te gusta la filosofía y la música, me lancé a la librería de cerca de casa (aún me resisto a comprar online, como ya hago con la música) a comprar el libro que más se referenciaba de este filósofo español. Me topo con "El Canto de la Sirenas" y llego a la conclusión que, dado que no soy gilipollas y no me considero un inculto, el 90% de los que argumentan sobre la importancia de Trías no lo han leído, o a lo mejor, son menos gilipollas que yo y más cultos. Ciertamente hay páginas y páginas de las que no entiendo un carajo. Pero aún así hay otras en las que leo:

      La música no es un fenómeno estético: no es tan sólo una de las formas del sistema de las "bellas artes" que se fue construyendo a medidados del siglo XVIII. La música es una forma de gnosis sensorial: un conocimiento -sensible, emotivo- con capacidad de proporcionar salud: "un conocimiento que salva" (que es propiamente lo que gnosis significa), y que por esta razón puede poseer efectos determinantes en nuestro carácter y destino.

      Y por eso es un referente constante en este blog, porque es un referente constante en mí.

      Eliminar
  3. " La musica amansa a las fieras",¿ dicho popular o alguna afirmación de un biólogo?. ¿Quien quiere amansar fieras?, a menos que se defina como "fiera" al estado de animo que en ocasiones tenemos. Para mí la música es como una copa de vino, en ocasiones me apetece tomarla, y nó solamente una, y en otras ocasiones no la echo de menos. Creo que al igual que muchas cosas, la musica hay que probarla (escucharla) porque sí nó lo haces jamás sabrás si amansa tu fiera.
    Felicidades por tener un hermano al que tanto admiras, supongo que ese hecho será mutuo, pues tú tampoco eres "moco de pavo."
    De ese Dios o quien quiera que sea del que hablas, yo creo que no es más que el destino, la suerte, y que cuando la queja que sale de nuestra garganta es ya lastimera, estamos ante nuestra negativa a seguir ese destino y decimos "Basta hasta aquí he llegado" ahora soy yo quién manda en mí.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?