Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 8 de febrero de 2013

El origen del mundo



Eras hasta ahora turbadora y provocativa, vehemente sexualidad anónima y créeme si te digo que no me importaba saber quién eras, no buscaba tu rostro. No precisaba saber tu nombre y no me importaba tu origen. Ni tan siquiera imaginé el color de tu pelo y no reparé en el rojo de tus labios ni pensé jamás en el brillo de tus ojos ni en tu boca entreabierta. No advertí antes de ahora si gozabas o dormías y no sabía si había un antes o vendría un después. Eras en tu anonimato la naturalidad del génesis, virginal, el origen, el principio del mundo. Ahora al conocerte resulta que eres ya el fin de todo. Ahora que sé quién eres, te me antojas aún más bella, con una sensualidad máxima y sé que hubo un antes y habrá un después. Sé que tus ojos vendrán a socorrerme y que cerrarás tu boca sobre la mía y que eres exactamente igual de bella que antes, como nunca te había imaginado.


Belle, qui tiens ma vie captive dans tes yeux,
Qui m'a l'âme ravie d'un souriz gracieux,
Viens tôt me secourir, ou me faudra mourir.

video

4 comentarios:

  1. No puedo opinar sobre el rostro puesto que no lo he visto, pero me alegra que no te haya decepcionado, porque cuando a una fantasia le llega la realidad y no es lo que esperabas, la sensación de vacio que te deja no es muy agradable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cara es preciosa. Ya está en toda la red. Busca

      Eliminar
  2. Adoro ese cuadro, en general toda la obra de Courbet. Y me encanta tu texto. Qué bien escribes, amigo mío, qué envidia me das! Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para ti también. Espero que todo se vaya encarrilando. Gracias por tus palabras. ¡Qué cuadro!, ¡Qué museo!, ¿verdad?

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?