Manual de instrucciones de blogscriptum

sábado, 5 de enero de 2013

¿ A las barricadas?



Existe un sentimiento peligrosamente generalizado de decepción por todo lo que nos rodea. Pareciera que todas las instituciones hubieran fallado. Cambio de ciclo dicen unos; final de una era, se atreven a decir otros. La decepción, el pesimismo y el miedo caminan juntas de la mano en una misma cuerda, peligrosamente resbaladiza, de funanbulista. Del miedo al terror no hay tan siquiera medio paso. Sigo escuchando gritos de revolución, de insumisión, de desobediencia y creo que jamás una revolución social auténtica se ha hecho sin estar apoyada en el terror.  Cuando no ha sido así no han sido revoluciones, simplemente motines (¡había algo más bajo la media capa de Esquilache!). El problema de las revoluciones, parafraseando a Baroja, es que se dan con frecuencia los histriones. Todos los gritos sirven, todas las necedades tienen valor y todos los pedantes alcanzan un pedestal. De esta forma el peligro está asegurado, pues en este histrionismo se pasa fácilmente de un exceso, contra el que luchan unos pocos, a otro exceso cometido por otros, los que se aprovechan de esa revolución. Hoy se echa en falta una voz firme y sensata que conduzca esta llama de indignación hacia objetivos de auténtica justicia social, espacios solidarios y horizontes de ilusión y... ¡por Dios que no lo veo!
Quizás, desgraciadamente, es que no existen los líderes que abanderen el mensaje, porque nunca antes como ahora hubo tanto conocimiento y tan a la mano para ser trasmitido.

3 comentarios:

  1. Si, es cierto no hay ningún lider creo que porque los que están a la vista de todos son corruptos o solo les interesa su posición para ser privilegiados y por tanto no nos sirven. Hay movimientos colectivos como el 15M pero que no tienen ningún lider concreto, pienso que porque tienen miedo de convertirse en lo que ya hay. Lo que me asusta es que aparezca algún loco carioco que con su palabreria y su malas artes pueda convencer a la masa y convertirse en el Elegido (dictador). Pero por otro lado que hacemos, nos quedamos de brazos cruzados y nos aguantamos hasta no poder respirar y entonces ¿Qué, desembocar en la violencia ?. No sé hay que pensar como podemos salir de esta situación tan injusta para tantos.

    ResponderEliminar
  2. La decepción, si va acompañada de la reflexión y la acción es positiva, porque supone tomar conciencia de una situación. Ser escéptico, es también es una aptitud que ayuda al cambio.
    Pienso que sí están produciéndose pequeñas transformaciones, pero éstas van más allá de la lógica cortoplacista de las elecciones. La gente está empezando a asumir que tenemos que ser los protagonistas, y que no podemos votar para, a continuación, olvidarnos. Necesitamos construir una sociedad civil más fuerte: nuestra participación en asociaciones, sindicatos, partidos, voluntariado... es de las más bajas de Europa.
    Existen grupos y partidos que buscan nuestra desafección de la política, dejando esta en manos de "profesionales", y considero que es un grave error seguir este camino. Tenemos que ser críticos y reivindicar la ética y la coherencia, pero no podemos dejar la Política en sus manos.
    En esta Noche de Reyes deseo que la ilusión, la inocencia, el candor y la magia siempre nos acompañen, y no he encontrado mejor regalo que las palabras de Eduardo Galeano sobre la utopía:
    La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar
    Saturnino Peña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu reflexión. Hacernos co-partícipes de una acción cívica, más que co-participes, protagonistas, si, eso, protagonistas. Aún quedan recursos, ideas y gentes bienpensantes. Cierto Saturnino, ¡A por ello!

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?