Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 21 de diciembre de 2012

Hacia la recta final


Noticias que no le importan a nadie:

El próximo 31 de diciembre casi de puntillas la Agencia Laín Entralgo cerrará sus puertas. Esta Agencia, dependiente de la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid creada para la formación, la Investigación y los Estudios Sanitarios echará el candado a su futuro y apagará las luces más importantes de todo el sistema sanitario, las del conocimiento.
Pero esto no le importa a nadie porque no afecta a las consultas, a los quirófanos y a las demandas de una sociedad preocupada de respirar, de sacar la cabeza del pozo de miseria en el que pretenden -y lo están consiguiendo- hundir nuestra autoestima.

Tengo unas preguntas:

¿Qué tipo de futuro nos espera si asumimos que el conocimiento es prescindible?
¿Qué tipo de gestores nos dirigen que consideran no rentable la luz de la ciencia y  la investigación?
¿Qué parámetros utilizan para considerar que el saber es o no es rentable?
¿Qué armas nos quedan para defender el bastión de la formación de nuestros hijos?
¿Cómo podremos caminar en la más absoluta y fría de las oscuridades: la ignominia y la incultura?
¿Cómo confiar en la clase dirigente que ignora la importancia y el valor de los servicios públicos?
¿Cómo luchar contra aquellos que no ven en estos servicios el catalizador de la armonía entre las personas con diferencias culturales, económicas y sociales?
¿Cómo hacerles ver que su error es de proporciones gigantescas y que su paso es hacia atrás, más atrás que nunca?

¿Cómo se puede cerrar un organismo que vela por la Formación, la Investigación y los Estudios y no morir acto seguido de vergüenza? Este es el mayor fracaso de toda la crisis. Asumir que el conocimiento es prescindible. Un mal menor.

Me esfuerzo en explicarles a mis hijos que los monstruos no existen. Que los malos de cara verde y pelo morado no son sino producto de la imaginación y que sólo el esfuerzo, el saber y el trabajo les harán superar todos esos miedos que  anquilosan y paralizan. Pero no sé si estoy equivocado, no sé si cambiar el final de este cuento que muchas noches les leo, porque si…los malos existen.

Y que cada uno le ponga al malo la cara que quiera.





3 comentarios:

  1. Creo que el terrible mostruo estaba agazapado debajo de la cama, intentando engañar a gente que creia en los susurros que por la noche oian en sus sueños pensando que al estar protegidos por nuestras leyes no podrían no hacer lo que prometían, y ya veis el mostruo que busca la oscuridad, la ignorancia y el desamparo para la gran mayoria y solo el conocimiento, la claridad y la esperanza para muy pocos ha salido de su escondite para actuar y comerse nuestra democracia con su poderio mal entendido y falso. Sigue contando bellos cuentos a tus hijos porque eso es la base de la esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿pero qué está pasando?...¿Nos estamos dejando hacer?....preocupado, muy preocupado amr. Ya se que soy un pesado..ah bueno, a ti no te lo he dicho, si a mi gente y les tengo la cabeza como un bombo, pero....hay que irse de aquí. Otros horizontes...otras culturas...civilización...luz.

      Eliminar
  2. Pero si vosotros os vais de ¿ de que habrá servido toda la lucha de médicos y pacientes ?

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?