Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 11 de diciembre de 2012

Carta de un loco.



Querida mía, mi bien, mi alma hermana.

Desperté aquella noche a tu lado -sin tu presencia- por el estrépito de las hojas que caían de los árboles y los ruidos de las briznas de hierba bajo nuestras espaldas, heraldos los dos de nuestro precoz otoño. Vivía desconsolado, en una tristeza profunda por el orden perfecto que me rodeaba. Fueron esas señales de ruidos y estrépitos las que anunciaron mi cambio.

Los años previos crié mi tristeza en ese orden impoluto y fue mi tristeza una fiel compañera, elocuente, dulce y de ojos tiernos. Por imposición, fui fatalmente condenado a la cordura. Abjuré del idealismo y de las causas espontáneas, en las que todos se empeñaban en ver a la locura. Y me dijeron hazte el muerto. Y me hice el muerto. Cerré los ojos en un mundo  competitivo,  sometido a la constante presión de su velocidad. Casi estuve orgulloso de mi tristeza y de mi orden. Caminando por la calle ya nadie me miraba, nadie excepto mi cordura y mi tristeza.

La muerte de lo simple, el telón de mis párpados, dio paso a lo complejo. Perdí los sueños y las causas espontáneas, ganando en orden y leyes. Entonces la vida se convirtió en el lento y agotador proceso de, simplemente, vivir. Ya no defendí mi espacio, ni el derecho y la  libertad de recorrer mi propio camino.

Entonces ellos se alegraron de sanar al loco. El loco ya no existe, vitorearon. Venció por fin la cordura. En ese preciso instante ya dejé de llamar a las cosas por su nombre, a lo justo, justo, a lo bello, bello, a lo puro, puro.

Otro día, después de aquella noche en la que me desperté a tu lado -sin tu compañía- vi a un hombre de espaldas al océano, con una caracola en su oído, intentando  buscar el sonido de las olas batiendo y me pregunté porqué se conformaba sólo con un fragmento. Entonces me pregunté porqué despreciaba el sonido de la ferocidad de una tormenta o el ruido de la calma de una noche de mar cálida.

Entonces advertí que es necesario sorprenderse con la belleza y el heroísmo y saber advertir las cobardías y las traiciones. No juzgar, no condenar, no dogmatizar. Hablar de lo verdaderamente importante, de las cosas para las que casi nunca tenemos tiempo de hablar. Entonces decidí darme la vuelta, cara al mar, para buscar de frente al aire, el Océano infinito y caótico.

He descubierto el secreto de la locura, el espíritu del corcel embravecido sin riendas, la pasión y la línea imprevisible de un relámpago
¿A qué esperas para seguir mi corazón indómito?

Tuyo que te ama, tu bien, tu alma hermana.


6 comentarios:

  1. Yo no veo al loco por ningún sitio solo he escuchado en mi cabeza según leia a un pobre hombre o mujer que se amoldó a las circunstancias, que acalló sus ansias de libertad para no ser señalado como diferente y derrepente há recapacitado harto de la astenia que le causaba su vida y decide escuchar sus instintos y gozar de todo lo que le rodea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un texto fácil...es cierto. Hay mucho oculto. Pero si: no es solo locura o cordura. Lo creas o no lo pensé mientras cazaba hace dos semanas. Todo en la naturaleza sucede espontáneamente. No hay citas, compromisos ni....orden (normas... las de lo cuerdo y recto)

      Todo vibra por una fuerza espontánea, pensé, voy a escribirlo...y luego todo se lió en mi cabeza.
      Es curioso amr, el texto se ha complicado en mi coco. Y fíjate no lo ha leido la gente ¿porqué?, es difícil, ¿verdad? ¿qué dices?

      Eliminar
    2. no creo que no lo hayan leido, pienso que es dificil reconocer que somos en realidad animales, si refinados, pero animales y que tenemos instintos como ellos. Es facil quizás seguir las reglas establecidas y acallar nuestros deseos como habitantes de este gran planeta que rige nuestra vida aunque no queramos admitirlo. Se que mi espiritu interior es muy terrenal y no me incomoda decirlo y me gusta todo lo que me brinda la naturaleza y me emocionan las tormentas, los terremotos, los cielos maravillosos del otoño, mirar los hormigueros para ver si va hacer frio en el invierno o mucha lluvia, en realidad toda la naturaleza esta siempre en mi interior.

      Eliminar
  2. Hola,

    Yo sí lo leí, y seguramente mucha gente que te sigue también. La ausencia de respuesta, en mi caso, es fruto de que a veces tengo que leer lo que escribes más de una vez y a ser posible, que no sean seguidas.... lo confieso, cada vez me cuesta más entender lo que escribes, no sé si es porque tu texto es cada vez mas complejo o yo mas simple, pero es asi.
    Bien, tras esta segunda lectura, creo que lo que pasa es que de vez en cuando y de repente, en esta lucha diaria nos vienen momentos de lucidez. Momentos de esos en los que te das cuenta que la manera rutinaria de funcionar nos convierte en cuerdos y no nos gusta, pero dependemos de ella. No obstante, mientras tengamos la "chispita" en nuestro interior, podremos disfrutar de ella siempre que nos apetezca. Un ejemplo: Yo trabajo en un lugar muy "serio" con muchos trajes y gente que se cree que hace cosas importantes, pues bien, entre todos ellos a veces me sorprendo hablando, cantando o riéndome sola de cosas que no puedo compartir con mi entorno porque no vale la pena y no me entenderían.... como te dije una vez ... imaginación y travesuras al poder!!! y que no falten nunca.
    Besos a todos los locos del mundo!
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me reconforta saber que hay más gente que canta, baila y se comenta así misma trabajando. Bien por los locos del mundo. Bien por tí. Por cierto, debes estar lca si has leído esto más de una vez. Eres reKetefiel.

      Eliminar
  3. Pós claaaaro, no me rindo, si algo no lo entiendo lo vuelvo a leer, hay que insitir en las cosas que valen la pena o sinó te vuelves cuerdo del todo y entonces la has cag.....

    K

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?