Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 12 de noviembre de 2012

Yo iba a setas...lo juro



Este fin de semana hemos ido a por setas a la Rioja. Las hemos cogido grandes y pequeñas, de colores y pardas, planas y redondas. En fin de todas las clases, ha sido muy divertido. El experto micólogo (para los de la ESO, persona entendida en setas, no necesariamente alucinógenas) al que posteriormente se las hemos enseñado las ha clasificado en la escala que va de las simplemente tóxicas a las mortales, pasando por las potencialmente malignas con muerte casi segura tras enormes dolores, hemorragias y convulsiones. Sólo cogimos una comestible de marginal (para los de la ESO , extremo, raro, remoto) valor culinario (sabe a mierda, dijo el micólogo, exactamente).

Hemos paseado por los hayedos de la Sierra de la Demanda. Un paisaje de ensueño. Una paleta de colores que va del verde al negro entre los que se peleaban por destacar rojos fuego, naranjas de atardecer y amarillos intensos, dorados diría yo.

En medio de ese bosque de hadas  ¿Sabéis a quien me he encontrado?: exacto, lo habéis adivinado.

El viernes no hubo Consejo de Ministros y el Gobierno en pleno se fue secretamente de puente (como Ana Botella pero sin ir a un spa, ni jugar al Golf ni nada de eso). Pues bien, íbamos paseando por un bosque encantado, cuando de repente ¡zas! les encuentro a todos.

Me escondí detrás de un árbol y les escuché durante un buen rato.

El Ministro Wert parecía que dirigía todo y tomó la palabra  para explicarles algo que tituló con atronadoras palabras: La fiesta anual del tallado del gran falo de Tagata en Japón. Un dibujo de un enorme miembro viril erecto pendía, en estado de semiflacidez, todo hay que decirlo, de un haya situada tras de él.

Todos estaban sentados en torno del Ministro y un caldero, estilo Panoramix bullía en el medio. Los que más prestaban atención eran el ministro de Guindos y la vicepresidente Soralla. A mi me parecían los dos un poco cuatriojos y sabioncillos.
 Wert les contaba que en Tagata se corta y talla el árbol más hermoso que cada año brinda el bosque próximo. Buríles y cinceles, tiempo y paciencia, arte y experiencia consiguen aunarse para tallar el Big One.  El árbol cortado y derribado se somete a una ceremonia de purificación tras la cual, un maestro carpintero utilizando instrumentos tradicionales, procede al tallado en forma de gigantesco falo.

Wert ha continuado contando que el templo de Tagata Jinja, lugar donde se venera el pene milagroso, está ubicado cerca de Komaki. A la fiesta acuden hombres y mujeres de todas las partes del mundo para acompañar la procesión del inmenso pene labrado en ciprés japonés. Siguió contando que doce hombres se encargan de llevar en andas el pesado pene o shampoo, mientras 12 sacerdotes los acompañan durante su recorrido llevando en sus brazos penes de madera de unos 80 centímetros de altura. Entonces los ministros comenzaron a gritar: ¡Yo lo porto Mariano, yo lo porto, elígeme a mí!

-Callad, coño (gritó Wert) y siguió contando que los asistentes al  acto hacen largas colas frente al pene para pedirle hijos sanos, fuertes, así como mejores trabajos, ¿qué os parece, chicos?, les preguntó.

 Acto seguido, en una milésima de segundo, cuando se acabó la explicación (claro, es que es el  ministro de educación y se explica muy bien)  como vigorosos aitzcolaris, hacha en mano, comenzaron a cortar  un inmenso roble del mismo bosque en el que yo buscaba Boletus. El ministro Soria (como es canario) cantaba alegres canciones Isleñas y he creído reconocer que silbaba una melodía de los Sabandeños, pero no estoy seguro porque no me gustan nada. Mientras, el Ministro Fernández no paraba de aporrear a la pobre Ministra Mato que gritaba: ¡Que soy de los tuyos joder, que soy de los tuyos!
El Ministro Montoro como es de Jaén y muy resalaó ha propuesto que este año se sustituya el paso de la Macarena por el del Shampoo. Y después el Ministro de Defensa… que yo no sé como se llama (¿y tu?) pero que le reconocí porque iba vestido de camuflaje, propuso que una vez concluida la adoración del Cipote Gubernamental se le podría dar uso sodomizando aleatoriamente a parte de los asistentes y para que entendieran que dicha sodomización era por su bien se les recordaría el esfuerzo que ha hecho este gobierno en la tala y tallado de tan poderoso roble.

Ahí me asusté, que queréis que os diga, salí cagando leches porque yo había ido a La Rioja a setas, ni a Rolex ni a pollas por el estilo. Y sé que no os lo vais a creer, pero cuando iba corriendo, camino de la carretera, vi a Rubalcaba que, escondido tras una piedra cubierta de musgo, le decía a Elena Valenciano: lo ves, se han equivocado de árbol, eso no es un roble, es un haya, toma nota Elena, toma nota y convoca una rueda de prensa.

Si jefe, si, una rueda de prensa: ¿Invito a los periodistas?...le respondió Elena.

Ah!, por cierto: Don Mariano, callado, sólo tomaba apuntes y bebía del caldero. No sé si le ha parecido bien o le ha parecido mal. Así es Don Marino




4 comentarios:

  1. Que bueno... Como me he reido... Gracias
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de producir ALEGRÍA. Contágiala, te hará más feliz, más fuerte.

      Eliminar
  2. ¿Seguro que tuviste cuidado de lavarte las manos antes de llevartelas a la boca?. No sé si tu visión es premonitora de tiempos aun peores......me dás miedo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me siento brujo...aunque me has dado una idea para post. Mi próximo personaje de post...Nostradamus. A ver que me sale.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?