Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 22 de noviembre de 2012

Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar…



Cuando el sol ya iba a morir,
volteaste la cara para no verlo,
como entonces, descalza entre almendros
oprimiste tus manos en la aurora
y cesó la eternidad de esos tres días.

Por mi espalda resbalaba ayer tu abril
y descansaba mi otoño en tu cadera
durmiendo en sábanas de hierba,
cubiertos  por entero en luna llena.

Nada puede ya perderse, pensé. Aquí está todo.
¿Cuándo volveré a sentirme así de nuevo,
llovido por tu pelo, besos iridiscentes
ardiendo en tu boca y en tu mirada?
¿Cuándo varará mi pleamar
cansada ya por fin sobre tu playa?
¿Y qué habré de hacer para que entiendas?
¿Qué palabra podría convencerte?
¿Cómo puedo evitar esta voluntad
de desearte en tu olor y tu recuerdo?
No, no digas nada.
Tumbémonos de nuevo y a cuatro manos
toquemos la más dulce melodía
de dos en dos, los labios juntos
sorbamos la última luz de este día
mientras llegan tus manos y tu boca
al último rincón de mi recuerdo.

¿Fue amarnos todo el mal que cometimos?
Dame muerte entonces
y fue así de pronto que morimos.

Canto de Eneas, por Blogscriptum

Si no puedes ver el siguiente video en tundispositivo movil te recomiendo que corras a tu ordenador y disfrutes de una música extraordinariamente bella.


6 comentarios:

  1. "...¿Cuándo varará mi pleamar cansada ya por fin sobre tu playa?..." Tu poesía llena el alma de dulzura y descanso

    ResponderEliminar
  2. Triste dulzura, dulce tristeza.
    Un dia intenso?
    Rescátate!!!!

    K

    ResponderEliminar
  3. Que belleza de imagen !...unas manos y una boca llegando al último rincón de los recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Eneas, recuerdo es lo único que le queda, ve a Dido quedarse en la costa y su barco, va......

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?