Manual de instrucciones de blogscriptum

lunes, 26 de noviembre de 2012

Principios frente al argumento: razones para una huelga.



Estoy preocupado por mis hijos. Esta es la mayor de las preocupaciones que uno puede sufrir. Como el amor hacia un hijo, el temor por lo que pueda sucederle es un sentimiento de una energía indescriptible.

Mañana empieza mi huelga, sin duda alguna, por ellos. No tengo otra forma de protesta.

Intentar rebatir el argumento de la sostenibilidad de un sistema para preservar su futuro es extraordinariamente difícil. Pero cuando este se convierte en el único argumento para justificar su subsistencia, poniendo en peligro los Principios sobre los que se ha de asentar ese mismo sistema, el sentimiento de temor al que me refería se hace pavoroso.

Vivimos una época de crisis económica, las ha habido antes, las habrá. Pero más terrible que esta, es la crisis de Vida: una época de desafecto, de desencanto, de confusión y promesas incumplidas, lisa y llanamente de falta de horizontes. La ausencia de trascendencia en las decisiones que se toman, pretendidamente en nuestro beneficio, son una trampa extraordinariamente peligrosa. ¿Quién podría oponerse a las medidas que pretenden hacer sostenible económicamente un sistema sanitario?. Ante la evidente falta de liquidez ¿quién no buscaría cualquier solución para garantizar su subsistencia?
La sostenibilidad como fin, como principio rector. Este es su argumento.

Nuestros padres nacieron en una España aquejada de una crisis económica, sin duda alguna, mayor que la nuestra. Estoy seguro, y así fui educado, que para ellos, frente a los argumentos como fin,  prevalecían los Valores como Principios. Principios rectores de un bien superior: El amor por sus hijos. Sus actos alcanzaban así una extraordinaria trascendencia.

Frente al único argumento de la sostenibilidad del Sistema Sanitario del Sr.Consejero, enarbolemos los Principios:

-Solidaridad: ser solidario es ser sólido, comprometido y generoso. Disfruto de una posición privilegiada. Pecaría de falsa modestia si no dijese que en gran parte se ha debido a mi esfuerzo, pero sería absolutamente injusto si no reconociese que este Sistema Sanitario favoreció mi formación, invirtió en mi desarrollo profesional y soportó y soporta hoy mis errores. Este Sistema me lo dio todo y es momento de ser solidario y defenderlo. Un sistema tal y como está concebido garantiza que yo pueda formar al que venga tras de mí. Temo que un sistema privado no lo garantice.

-Autenticidad: Este Sistema Sanitario me ha hecho ser soberano, firme, independiente y coherente con mi propia forma de ser y actuar. No he sido -nunca hasta ahora- objeto de presiones o directrices economistas y eso me ha permitido desarrollar mi trabajo con independencia intelectual. Este Sistema me permitió ser auténtico y temo que un sistema privado no lo garantice.

-Fidelidad: Este Sistema Sanitario me ha dado su confianza y la de sus pacientes para que cuide su salud y su vida. Yo, a cambio, prometí ser fiel a este reto, no sólo con mi trabajo, sino con mi compromiso de formación constante y mi proyección profesional que redunda al fin y al cabo en el que en mí confía. Esto sólo es posible en este Sistema que huye de ganancias inmediatas y tiene puesta su mirada en mi proyección para su beneficio.  Temo que un sistema privado no lo garantice.

-Bondad: Este Sistema Sanitario nació de la comprensión, del desinterés y de la benevolencia. Este Sistema Sanitario atendió sin preguntar y sin clasificar. Yo sané sin excluir y consolé sin afiliar. Temo que un sistema privado no lo garantice.

-Libertad: Este Sistema Sanitario me hizo libre, me dio un espacio ilimitado en el que tracé diferentes proyectos: docentes, asistenciales y de investigación. Este Sistema me ayudó en todo y confió sólo en que yo le devolviera profesionalmente mi desarrollo en esos proyectos. Me temo que un sistema Privado no lo garantice.

-Justicia: Este Sistema Sanitario me exigió y me enseñó a ser justo, me demandó y me mostró que cada uno tiene y se debe a los mismos derechos. Ese campo de juego igual para todos, con los mismos medios formativos y las mismas oportunidades, me hizo también saber reconocer que en el esfuerzo estaría asegurado mi éxito, este Sistema Sanitario competitivo en la formación exigió lo mejor de mí únicamente en el campo de batalla intelectual y no en el de mis posibilidades económicas. Me temo que un sistema privado no lo garantice.


Estoy preocupado por mis hijos pero voy a enseñarles que frente a los argumentos están los Principios y que este Sistema Sanitario les garantiza la Solidaridad, la Autenticidad, la Fidelidad, La Bondad, la Libertad y la Justicia.

Mañana voy a la Huelga porque voy a defender esos Principios por mis hijos, porque creo en la trascendencia frente al cortoplacismo de los argumentos y porque frente a la Sostenibilidad se alzan con mayor fuerza los Principios que me enseñaron y sobre los que yo quiero que crezcan. No deseo un sistema sostenido en lo Privado, porque no estará sustentado en lo Común.


15 comentarios:

  1. Lo has narrado perfectamente no puedo estar más deacuerdo contigo. Nunca he soportado la idea de una buena sanidad solo para los que puedan pagarla. Siempre estuve orgullosa de decir nuestra sanidad es UNIVERSAL, y no me resigno a que sea destruida por Fariseos que solo ven en todo una excusa para lograr dividendos. Espero que haya muchos que piensen igual que tu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que hay muchos. Yo creo que el error político cometido es de proporciones gigantescas. Creo que hay terribles mentes pensantes dentro de la consejería.

      Eliminar
  2. Que bien y que bonito lo has dicho, efectivamente, yo voy a la huelga porque esos mismos principios que tu recibiste,los recibi yo y unos canallas de políticos no pueden destruirlos y tratarnos como si fuéramos "bobos solemnes", quizá Rajoy debería ver como nos están tratando los suyos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias L.M. La decisión política tomada en esta ocasión les ha golpeado con fuerza porque no somos de derechas ni de izquierdas, afiliados ni paniaguados, antisistema ni reaccionarios, somo auxiliares, enfermeras, celadores, administrativos, médicos y por supuesto enfermos y sus familiares que no vamos a tolerar que se destruya aquello que hemos creado entre todos, ¿está claro?, si, está blanco. Marea blanca.
      Un saludo y gracias por leerme.

      Eliminar
  3. felix Gutierrez Cruz2 de diciembre de 2012, 8:22

    Me parece una argumentación perfecta llena de razones de peso y de un sentimiento exquisito. Yo no soy agente sanitario, soy usuario de la Sanidad Pública (afortunadamente poco usuario)Y soy usuario porque mi hija me convencio para pasarme a la pública por ser la que mejores servicios me podía ofrecer cuando los necesitara. Espero y deseo que esa idea que mi hija tenía y tiene hasta el día de hoy, no se vea contradecida por la decisión de estos políticos de mira corta que nos han tocado en desgracia para gobernar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tu hija le asiste la razón y el buen criterio y a tí, Felix, te doy las gracias por saber reconocer que se trata de una lucha justa, bondadosa, basada únicamente en el interés general.

      Eliminar
  4. Genial artículo Enrique. Estamos en una época en que rebatimos el ataque económico con los mismos argumento y tú nos recuerdas un poco, aparte de cómo se vive, por qué se vive. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cervo, ese es nuestro plano de valores, los que estàn orientados hacia un futuro lejano, los que permitieron llegar hasta donde hemos llegado. Los que nos hacen además posicionarnos moral e intelectualmente por encima de los que sólo saben esgrimir ese argumento.

      Eliminar
  5. Imposible no estar de acuerdo con los principios actuales de NUESTRA sanidad pública. Aunque no soy muy optimista con el futuro que le espera porque aunque somos muchos apoyando las palabras que perfectamente transcribes, no creo que haya vuelta atrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensar que todo está ya hecho y que a pesar de nuestra actitud beligerante, el Plan va a llevarse adelante, sería lo mismo que no agotar las medidas posibles, aún extremas, para salvar la vida de un enfermo, hasta ayer pletórico de vida y con un proyecto de futuro sólido y esperanzador.

      Eliminar
  6. Una educación y sanidad pública universal garantizan la igualad de oportunidades, al mismo tiempo que son herramientas para conseguir la cohesión social. Hoy, asistimos a medidas que, bajo el eufemismo de “recorte”, esconden decisiones de marcado carácter ideológico que buscan desmantelar lo “Publico”.

    Nada es fruto del azar... Primero, se criminalizó al empleado público y, a continuación, se cuestionó la necesidad y eficiencia de lo “Público”. Allanado el camino, se están aprobando las medidas y decisiones que están provocando el desmantelamiento del estado del bienestar, con una clara transferencia de recursos públicos al sector privado, que ve como nuevas “oportunidades de negocio” la educación y la sanidad. Y nada es casual...

    Protestamos, nos movilizamos y acudimos a la huelga no para defender nuestros intereses personales, sino los colectivos, los de una sociedad que hoy más que nunca necesita de políticas públicas en educación, sanidad, empleo, dependencia y servicios sociales.

    Los “recortes” tienen nombre y rostro. Niños que ya no disfrutan de la beca comedor y, por tanto, de la única comida decente que hacían. Estudiantes universitarios que ante la subida de las tasas (más del 60% en la Comunidad de Madrid) han tenido que tomar la decisión de abandonar sus estudios o matricularse por asignaturas. Y, en el caso de la sanidad, un botón de muestra: su repercusión en los más “bajitos” a través de espera más largas, saturación de las consultas pediátricas, una alimentación infantil cada vez menos saludable, dificultades en el acceso a algunos medicamentos y menores índices de vacunación, especialmente entre las vacunas no financiadas, tal como pone de manifiesto el estudio “La crisis, los niños y los pediatras” elaborado por la Asociación Española de Pediatría.

    Termino, recordando que en España casi 13 millones de personas viven ya en situación de pobreza y exclusión (el 26,7% de la población).

    Saturnino Peña Solís

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog se enorgullece de tenerte entre sus aportaciones. Es un blog de pensamiento tranquilo y sin una palabra más alta que otra y tu comentario es el perfecto reflejo de este ideal. Gracias por pasarte por mi casa y ya de paso te invito a que vuelvas cuando quieras. Este es un buen espacio de convivencia que se ve enriquecida por tu comentario. Como ves, hay gente que termina quedándose y es un placer tener invitados como vosotros.
      Gracias Saturnino y un saludo.

      Eliminar
  7. Gracias a ti Enrique por la oportunidad que me has dado de acercarme a este blog que respira inteligencia, poesía, sosiego y compromiso.

    Y no quería terminar esta breve entrada, sin hacer referencia al auto del Tribunal Constitucional que hemos conocido hoy, en relación con la exclusión de la sanidad pública y gratuita de los inmigrantes, y que, entre otras cosas,dice

    Que el derecho a la salud, que consagra la Constitución, debe prevalecer sobre el beneficio económico vinculado al ahorro que la discriminación en la atención sanitaria supone.

    Este argumento del Tribunal Constitucional debería colocarse en el frontispicio del Ministerio de Sanidad, Consejerías Autonómicas de Sanidad, centros de salud, hospitales...

    Gracias Enrique por acogerme en este espacio de libertad y encuentro.

    Saturnino Peña

    ResponderEliminar
  8. No sabía como hacer llegar esta felicitación navideña, y aprovecho esta "entrada" para dedicar este poema de Tomás Segovia a todas las personas que se acerquen a este maravilloso blog, porque creo que su poesía nos acerca al Hombre e invita a vivir la vida con ilusión, entrega, dignidad y compromiso.

    Un abrazo cálido y que el año 2013 nos siga deparando el placer de la risa, el afecto y la solidaridad.

    Saturnino Peña


    SALGO

    Sin titubeo me zambullo

    En esta vigorosa luz desnuda

    Que tan abiertamente me esperaba

    Con qué hambre sin sombra

    Me voy a comer hoy todas mis horas

    Como voy a avanzar

    Despojado de odiosas precauciones

    Y tropezando emocionado

    Con todo lo que el día me depare

    Que enamorado voy a recorrer

    Mis animosos territorios

    Muriendo sí muriendo

    De gratitud

    Y abrumado abrumado sí

    De libertad.



    Tomás Segovia. Aluvial (poemas 2007-2008)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llego de pasar esta Navidad en un pequeño pueblo de Segovia y me encuentro con esta delicia de entrada. Cuando alguien entra en ella con este aroma me encanta recorrer las estancias y descubrir que todo se ha impregnado de un agradable olor. Un brisa suave lo ha limpiado todo y me quedo tranquilo, pensando que en mi ausencia ha sido bien tratada. ¡Que gusto!

      Hace ya unos meses escribí algo muy similar, en espíritu , a tu poema que recibo enormemente agradecido.

      "Dicen que es el tiempo de lo efímero, el tiempo en el que ayer ya es pasado y anteayer casi historia. Nada es eterno y todo lo que antes perduraba es objeto hoy de revisión y cambio. Lo actual es el futuro, y ya caducó lo que aún no se ha estrenado. Mi tiempo es oro, el tiempo vuela, no me hagas perder el tiempo...
      Esta noche todo está impregnado de la luz de la luna -una gran luna llena pende sobre Madrid y tus sueños- todo lo acaricia y torna lo que veo en sensibilidad extrema y me doy cuenta de que ha llegado el tiempo del tempo. Levantémonos y reclamemos la generosidad, la armonía, la paz y la emoción de la interpretación. Es el tempo de nuestra ejecución lo que cambiará la partitura que nos imponen.
      La melodía y los acordes de esta sinfonía que no nos gusta pueden ser mejorados con lo que está en la mano de los intérpretes: el tempo. El tempo no se impone en la obra del compositor, el tempo se sugiere.
      En serio, es el tempo de dar lo mejor de uno mismo, el tempo de lo eterno, de lo que ha perdurado a través de los siglos. Es el tempo de la revisión y de desandar sin miedo el camino tomado de forma equivocada. El tempo de pensar, el tempo de escribir y de escuchar, el tempo de leer y de pintar, el tempo de gustarse, el tempo de acariciar el tiempo que nos regalan"

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?