Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 8 de noviembre de 2012

Motivos para no rendirse.



Existen numerosas razones para no rendirse. Podrán vencernos pero no derrotarnos. Me autocito al afirmar que es necesario superar esta opinión pesimista. Es posible vencer. Es cierto, hay espacio para disfrutar cada día por decenas de cosas. Yo lo he hecho hoy con esta foto de Latula. Ha sido el chispazo que necesitaba al final del día, mi boson de Higgs,  sin espín, carga eléctrica o color, pero como el mismo boson, como la partícula de Dios, en un zeptosegundo me ha reconfortado y traído la paz. Mañana comenzaré el día con renovado impulso y ánimo alegre.
Mirar a la verdad de frente y asumirla en todo momento. Es misión de todos, pero sobre todo de cada uno: quién soy y a qué estoy llamado. Afrontar cada cosa con coraje y tenacidad. Pensar que todo puede mejorarse y que el trabajo no está agotado nunca.

Ferdinand Ries trabajó para Beethoven como secretario y copista. Entre otras cuestiones negociaba con las editoriales las ventas de sus manuscritos y la gestión de sus derechos. En un viaje que este personaje hizo a Londres tenía el encargo de negociar la venta de las partituras de su maestro, las de la Gran Sonata número 29 en Si bemol de su integral. A los pocos días de estar en Londres recibe una carta de Beethoven rogándole que añadiera al adagio dos notas. Dos. Para los entendidos la y do sostenido. Ries se quedó sorprendido, su maestro le rogaba que añadiese dos notas a una composición que había acabado seis meses antes. El efecto fue maravilloso. Las  dos notas forman hoy el primer compás del adagio: los dos primeros tramos de la escalera que conducen a una paz…eterna. (Si tienes tiempo pincha y escucha)

Yo he encontrado este refugio, Blogscriptum, que ahora compartes conmigo. Es una red de nudos necesariamente estrechos que me reconfortan y me motivan. Yo recibo a cambio mucho. Creo que el optimismo la sensibilidad y la afectividad son tremendamente contagiosos.

Y seguro que no todo es fácil, que habrá cabrones y piedras, no chinas, piedras en los zapatos.  Entonces yo me refugio en la música y busco la perfección en la secuencia de las notas, y como con la foto de hoy, me reconforto en ella y pienso que, sin duda alguna,    soy enormemente afortunado. Formo parte de un gran complot, el que me une a mi contigo, a ti con ella, y a ella con todos. Y entonces pienso que nada está perdido, que somos muchos los que creemos que hay mucha más belleza y bondad que maldad. Sin duda.

Maestro Domenico, su turno, por favor




3 comentarios:

  1. Que instrumento es este? ...que delicia.
    Buenas noches Blogscriptum !

    ResponderEliminar
  2. Me temo que por mucho que nosotros encontremos motivos para no rendirnos, los más jovenes no creo que entiendan nuestras razones porque a ellos les estan dando muy duro y creo que no van a aguantar con esta manera de reorganizar la sociedad, en la que a ellos ,si no son de la élite ,estén bien formados y nó no tienen ningún futuro en nuestro pais.

    ResponderEliminar
  3. Me gustan tus motivos: belleza, armonía, comunicación... tú y yo. Agradezco no sabes cuánto tus palabras, es una honor que hayas pensado en mí, por estar triste, como alguien a quien merecía la pena dedicar tu tiempo siempre tan escaso.
    Pienso en lo afortunados que son los tuyos, por quienes te preocupas cada día y en tus pacientes, de los que te ocupas cada día y después en nosotros, los que te leemos, que a veces recibimos desahogos, otras provocas risas y tantas otras belleza, cosas tan hermosas como la música que nos dedicas.
    Gracias. Un beso (hoy ya no tan anónimo)

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?