Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 8 de noviembre de 2012

¡A clase, niños!


Todos hemos ido a clase. De hecho el que estés leyendo esto asegura que has ido a clase en algún momento de tu vida. En España es obligatorio, y salvo que tus progenitores hicieran contigo homeschooling (o sea estudiar en casa) movimiento por otro lado  interesante y que responde al sentimiento cada vez más extendido de que el modelo de ecuación actual no responde a este nuevo tiempo, por clase en principio hemos pasado todos.

Existen sólo algunas excepciones para que continúes en clase a tu edad. O bien, uno: te dedicas a la docencia en cualquiera de sus niveles, dos: a tu edad has decidido volver a las aulas por puro gusto, o tres: estás en una de estas dos clases: la política o la médica. Aunque la primera acepción de la Real Academia es “orden o número de personas del mismo grado, calidad u oficio”, a mi corto entender, salvo error u omisión este concepto no se aplica a ninguna otra profesión. Sí se usa comunmente la expresión clase obrera que es un término que a mi, particularmente, me suena algo decimonónico, pero referido a profesiones concretas no he oído la clase ebanista, la clase dentista, la clase de enfermería o la clase de ingenieros de Caminos Canales y Puertos.

No, sobre estas profesiones no se antepone el sustantivo clase. Lo que ocurre es que esta palabra no es interpretada como sustantivo, femenino, singular, sino como adjetivo calificativo, despectivo, sectorial.
A mi francamente no me gusta que me adscriban a ninguna clase porque inconscientemente me mete en el mismo colegio donde hay otras. Distintas aulas, pero metidos en clase. La diferencia -una de ellas- es que de las dos profesiones hay una que sigue estudiando y se le exige que siga yendo a clase para formarse y renovarse día a día, y la otra es dudoso que recuerde como se abre un plumier.

Me cuentan que, lamentablemente un Hospital Madrileño no va a pagar los desplazamientos a una residente cuyo trabajo de investigación ha sido seleccionado para presentarse en el próximo congreso Americano de Radiología a celebrar en Chicago. No hay dinero. Y me pregunto si el Señor Consejero de Sanidad  de la Comunidad de Madrid cobra dietas cuando se desplaza a las  reuniones o se lo paga de su bolsillo.

Es cierto, todos utilizamos a la clase política como chivo expiatorio de nuestros males. Yo el primero. Usamos a esta clase como el pin-pan-pum de nuestras desdichas y nos encanta denostarlos permanentemente; nos hace sentirnos bien porque nos sentimos superiores a ellos. Pero es que uno lee la  noticia con la que se abre este post y realmente se siente superior a ellos y piensa que no debería perder ni un minuto más en hacer ningún comentario.


Lo que realmente ocurre, estoy convencido de ello, es que en  este País nadie hace lo que está llamado a hacer. Fuimos a clase un día, aprendimos nuestra profesión y luego el despidote, porque cada uno hace lo que se le viene en gana: un jugador de balonmano se hace infante, un banquero se hace político, un político se hace banquero, un futbolista se hace periodista y por qué no decirlo un médico se mete a pseudoescritor. Si todos nos pusiésemos a hacer lo que estamos llamados a hacer y para lo que nos hemos formado nos iría mejor, sin duda.




4 comentarios:

  1. Tú puedes hacer lo que te venga en gana porque todo lo haces bien! Por cierto, seguro que también cantas!!! jajajaja
    Perdón por la risa porque tu escrito habla de algo triste y muy serio: hemos perdido el norte, la lógica no existe y asumimos como lógico lo que vivimos habitualmente. Pero te tomo la palabra, tú siempre dices que no hay que rendirse y hay que denunciar lo injusto. Esto, hoy, desde luego que lo es y haces bien en no callar.

    ResponderEliminar
  2. La diferencia entre el médico metido a pesudoescritor y todos los demás, es que el primero no gana un chavo por su ocupación alternativa....y los demás te forran !!
    Así que sigue, si es por placer....date el gusto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir SE forran...porque a ti no te toca nada..jeje

      Eliminar
  3. No creo que el problema sea que haya gente que no está preparada para hacer algo, sino que haya gente que le deje hacerlo o que simplemente por amiguismo, familiarismo, ...y todos los ismos, se ponga en cargos públicos a personas que no sirven para ello solo con afán de lucro, y claro está que porque pertenece al mismo partido político o que le debes algún favor.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?