Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 16 de octubre de 2012

Otros saltos al vacio





Me fascina el personaje de Sir Ernest Shackelton, quizás uno de los últimos aventureros / descubridores / héroes del pasado siglo.

A principios de 1914 publicaba un anuncio en el periódico que rezaba:



5000 hombres repondieron al anuncio. Finalmente Ernest Shackelton eligió a 28 de esos miles de candidatos para escribir uno de los capítulos más épicos de las historia de los grandes descubrimientos. Cargado de provisiones frescas y sesenta y nueve perros de trineo canadiense, el Endurence, su barco destinado a morir aplastado entre las masas de hielo, puso vela hacia la Antártida para su conquista.

La expedición no cumplió sus objetivos y efectivamente todos los avisos de aquel anuncio se cumplieron escrupulosamente. Todos no.  Sir Ernest, inspirado por su lema: "Nunca la bandera arriada, nunca la última empresa", consiguió salvar a todos y cada uno de sus hombres pese a todas las dificultades y los largos meses a la deriva en el hielo antártico.

"Queremos extender los límites de la humanidad un poco más"

Estas han sido las primeras declaraciones del austríaco Felix Baumgartner que se ha convertido en el primer humano en romper la barrera del sonido en una caída libre desde 39.068 metros. "Durante unos segundos pensé que iba a perder el sentido", agregó, debido a la violencia de la caída por la velocidad de 1.173 kilómetros hora que alcanzó en los primeros 40 segundos.

El honor, la gallardía, los arrestos, la bizarría o la bravura no son las respuestas a la pregunta de ¿por qué?

La gloria, la eternidad, el deseo de alcanzar el Olimpo seguro son la respuesta.

El honor se limita a testificar que un individuo es una excepción, en tanto que la gloria afirma que lo es. La gloria se debe por lo tanto adquirir,  en tanto que el honor sólo se puede perder.

Todos los días alguien nos sorprende con un proeza, un reto, un más difícil todavía. La escalda imposible, la inmersión más arriesgada, el vuelo más acrobático.

Al otro lado pero no muy lejos tú y yo, luchadores del día a día, impasibles al desanimo y el desaliento, hemos alcanzado la gloría. Las generaciones futuras nos recordarán. Hemos volado más alto que Ícaro y hemos sobrevivido. Dédalo nos observa con orgullo. La historia contará nuestras hazañas , nuestras gestas, nuestras proezas. Somos en una palabra epopéyicos.

Levantarse por las mañanas y comerse el mundo.  Trabajar sin descanso, amar sin limite, consolar al que sufre, acostar a tus hijos y poder escribir lo que te apetece es mi gloria alcanzada. 

Quiero extenderé los límites de la humanidad un poco más…empezando por los míos.

La empresa patrocinadora de la hazaña ha elegido para sus anuncios promocionales un tema del grupo M83, Outro de su disco Hurry Up We´re dreaming, que me encanta y que os ofrezco por segunda vez. Os presento a una heroína Real, desconocida pero que ya   ha alcanzado  sin duda las nubes del Olimpo.


2 comentarios:

  1. Sé que en este mundo tiene que haber de todo, personas arrojadas, cobardes, egoistas, pasotas y muchas veces me han dicho que si no hubiera gente como Felix Baumgartner no avanzaria la civilización, que todas estas cosas nos hacen aprender e investigar, pero yo que quieres que te diga me resulta tan estupido, caro y falto de respeto por su vida que no le veo la gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos han contado que esto es el progreso, pero hoy te respondo con un post nuevo. La dictadura del hambre....espero que te guste. O lamento que no te guste...según se vea.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?