Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 9 de octubre de 2012

Objetivo la luna.



Mientras yo te leía
te dormiste en mis brazos.
No lo olvidaré nunca.
Flotabas alejándote por mares de colores
-azul, verde, índigo, esmeralda-
pero yo ya no estaba.
Tus últimas fuerzas se apagaron
como un olvidado candil sobre la mesa,
la pantalla de tus ojos se cerró
suavizando la luz del cuarto,
la llama sinuosa dio paso
a un tenue hilo de humo
elevándose balbuceante, ingrávido y quieto
como signo del combate ya finalizado.

Te recé la oración acostumbrada,
nada nuevo que descubrirte
nada que ya no conozcas
el sol, la música y el amor
las nubes que te cubren cada día
las verdes mágicas praderas
sobre la que han de danzar los danzarines
la escala que sube hacia el espacio,
el cielo y una incipiente luna,
un mar sobre otro mar
la espuma se sucede entonces sola
y ya lo dejo todo libre
en manos de tu imaginación huidiza
-amarillo, malva, negro y plata- ya ha anochecido.

Derrotado y victorioso
encima de la cama
-vestido para este sueño-
versas palabras a medio decir
llenando el aire que respiras
en esta noche tibia e íntima,
hundido ya su majestad el sol
caído el día,
las palmas de tus manos también se recuestan
para instalarse plácidas sobre el libro.

Te acogeré en mis brazos
aún por algún rato
para que nada te roce, nada, ni el aire
sólo mi aliento.
Dame tus ojos, tus párpados ensoñados,
es todo lo que tengo en medio de esta incertidumbre.

Y tu, no me preguntes, no lo se.
No lo quiero saber ahora
no me preguntes nada.
Esto es la alegría.




4 comentarios:

  1. Sí, así es lo que se siente cuando duermes a tu hijo en los brazos. Tu corazón se acompasa con su respiración y la paz se hace infinita. Sonríes y sólo piensas en que el tiempo se detenga.
    ¡Qué dulces recuerdos!. Gracias por devolvérmelos.

    ResponderEliminar
  2. Por fín, objetivo conseguido, todo está en calma, todo esta controlado y seguro, hoy se ha conseguido librar la batalla y la hemos gandado. Mañana será otro día. Como siempre muy tierno y dulce, tus hijos son afortunados.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?