Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 18 de octubre de 2012

El escritor de Horóscopos...

.
El jueves 29 de diciembre de 2011 publiqué una historia de la que no quedé muy satisfecho. No sé, no cuajaba. Me gustaban los personajes pero me parecía algo absurda. Parecía interesante, un escritor de un sólo y rotundo éxito, frustrado y retirado a la escritura de la sección de horóscopos de un periódico.  La visita de un desconocido  portador de un misterioso mensaje. Un joven chiflado con algunas coincidencias histórico-familiares con un aire mesiánico que viene a salvar el mundo. 
Bueno, desgraciadamente la historia no me funcionaba mentalmente pero la colgué.
El otro día me sorprendió la noticia sobre la detención de un pirado que pretendía atentar contra la universidad y que fue detenido gracias a la advertencia de un internauta que reside en Japón. 


He de decir que me sobrecogió la noticia. Somos tan frágiles. Afortunadamente siempre hay ángeles.

Me he releído y he cambiado sutilmente algunos párrafos de aquella historia que escribí. Mantengo la entrada original para dar fe de aquella extraña premonición.

La realidad supera a mi ficción.

El mensaje.

El rincón del Bar en el que Fausto repasaba cada noche antes de entrar al periódico su predicción para el día siguiente era oculto y sordo, como el sonido del aire acondicionado del bar que apenas bajaba un grado la temperatura del local respecto de la calle.
Mojaba sus labios -sin beber- en el repugnante café largo y sólo servido en un vaso duralex esmerilado después de mil lavados. Ese café, cargado de posos de mierda y de amargor, le recordaba  a su vida. Sólo una vez lo bebió , hace años,  y ya nunca repitió la hazaña. Sabía lo que ocurría después de tomarlo. El cuarto de baño, por llamarlo de alguna forma, estaba al fondo, demasiado al fondo a la derecha. En cualquier caso necesitaba pedirlo. Se había convertido en una rutina que le daba seguridad.

Cenaba siempre un Bourbon solo y en el hundía sus recuerdos y un optalidón. Aquella novela premiada, y leída por millares, publicada bajo pseudónimo hacía más de diez años, había sido su único parto, y después de aquello, su alma y su inspiración habían quedado yermas. Todo fue sueño del pasado: el texto no se borró, pero el escritor desapareció. Ahora salía del paso escribiendo entre vapores de whisky el horóscopo del Crónicas.

Miraba a su vecino de mesa en el bar, borracho y baboso y se lazaba a escribir:
-Virgo: sal de tu letargo, levanta y camina, escupe a la vida y huye, huye.
Si entraba la puta de la calle de la Montera garabateaba:
-Sagitario: hoy es tu día, vístete de gala y sal conmigo esta noche, te sacaré de esta calle y veremos juntos el amanecer cabalgando a  los leones de la Cibeles. Tu en uno, yo en el otro y perderemos a esta Reina de piedra y risa falsa por el Madrid de las tabernas.
Contemplaba a Juan Bautista, el camarero esquizoide por tantas  noches en vela y broncas en el bar y anotaba.
-Cáncer: revienta la caja y toma tú el dinero. Hoy será tuya la fortuna y que Chicote bese el suelo por donde tu pisas.

Pero luego, rompía el papel, tiraba de la vieja carpeta de fuelle y sacaba alguna predicción ya confeccionada, escrita en papel amarillo de esquinas dobladas y manchas de aceite y escogía:
-Tauro: posibles pérdidas monetarias derivadas directa o indirectamente de las ocupaciones y cuestiones mentales.
Era un aviso práctico, aséptico, sin compromiso.

Sólo soñaba con poder escribir, por breve que fuera la segunda novela que recuperase al escritor que un día fue. Un relato, aunque fuesen diez páginas, que removiera conciencias y virase rumbos. Un microrelato que golpease con tanta fuerza algún alma que cambiase la historia de la humanidad entera. Un objetivo ya inalcanzable en manos de un escritor triste y borracho.
Buscó después de acabar con Géminis un cigarrillo por sus bolsillos: mi alma, por uno, coño, necesito un pitillo.

Gabriel, se acercó y le tendió uno encendido.
-No tengo el gusto ¿nos conocemos?
-No, Fausto, no nos conocemos. No necesito tu alma, pero tú necesitas esto.
Dejó Gabriel un papel y un cigarrillo negro encima de su mesa, y salió por la puerta, encendiendo otro pitillo y exhalando un humo extrañamente espeso tras de sí.

El elegido

Emanuel nació el día equivocado en una familia equivocada. Fue un cúmulo de errores que marcó su vida. El 25 de diciembre de 1978 su padre ebanista y alcohólico no fue a darle la bienvenida al sanatorio. Tenía las manos talladas por sierras, buriles y hostias a sus hijos. Había adquirido cierta habilidad para golpear con su mano izquierda, la que más falanges tenía. Su madre no sabía de arrullos y sólo compartió con el gritos , desvelos y noches de angustias, llantos y sollozos.

Emanuel solía desayunar en el bar de la obra, sol y sombra con horóscopo, a tragos iguales.
-Capricornio: La seguridad de los lazos familiares es ilusoria y con frecuencia resulta ingenuo pensar que debido a los vínculos pueda exigirles un apoyo emocional.

Trabajaba en Adif, en el tunel del AVE, Madrid - Galicia y la noche del 24 de diciembre, después de su turno, consiguió hacerse con el camión de dinamita que entre champan y turrones aquella noche dejó sin vigilancia la Guardia Civil de la obra.

La mañana del 28, después de repasar los mapas, señalar los puntos y marcar con post-it amarillos con la palabra salvación los lugares en los que colocaría las cargas, Emanuel leyó el horóscopo.

La Noticia

Hoy un hombre se ha suicidado en el Viaducto de Madrid. La policía ha conseguido por fin identificarlo. Se trata de un muchacho de 33 años, con trastornos mentales, que pasó el día 18 y 19 en las urgencias de psiquiatría de un Hospital Madrileño. Según fuentes bien informadas a las que ha tenido acceso este diario el joven padecía un trastorno paranoide que le hacía creer que él era un elegido divino, una especie de Mesias. No soportaba el curso que estaba tomando la Humanidad; aborrecía el pecado y había decidido destruir una decena de clubs y bares de alterne. Manifestaba recibir sus órdenes a través de las predicciones de los horóscopos.

En el momento del accidente sólo llevaba la predicción del día 28 del Crónicas que decía:
-Capricornio: No es cierto, tu no has sido el Elegido, no merece la pena tu sacrificio, no has sido llamado a salvar este mundo. Atrévete y Vuela.

En un piso de Moratalaz se han encontrado unos 2000 kg de dinamita que fue sustraída de una obra del AVE, así como una gran cantidad de Mapas y callejeros de Madrid, sobre los que estaban señalados varios bares y clubs madrileños con post-it amarillos con la palabra salvación.

Todo está bajo secreto de sumario, aunque se sabe que el escritor de horóscopos del Crónicas ha sido llamado a declarar ante el juez de guardia.

Posiblemente su pequeño relato haya cambiado el curso de la historia.

2 comentarios:

  1. Destino, casualidad, suerte, un guardián celestial, ó simplemente una mente enferma ?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un guardian. Esa fue mi idea. A veces Dios hace "pecadillos"

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?