Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 31 de octubre de 2012

Carta a Joko Ono



Estimada Sra. Joko Ono:

Llegué tarde a la fiesta. Exactamente un año tarde. Lo siento. Nací en 1971 y ya en la sala no había nadie, algunos cigarrillos violentamente aplastados contra el suelo habían dejado señales de frenadas de suelas de zapato y manchas de desengaño. A mi me parecían garabatos de rabia. Una luz roja iluminaba cálidamente un escenario vacío y la aguja del tocadiscos botaba repetidamente sobre el mismo surco, una y otra vez, recordándome que The Long and Winding Road es una canción demasiado triste y demasiado larga que no conduce nunca a ninguna puerta. Y me quedé como en la canción allí plantado, en una noche de viento y de tormenta.
Yesterday, sólo fue ayer, cuando por mi casa circularon durante años los discos rojos y azules –que luego compré con el permiso del Sr. Jobs y su manzana mordida- con las caras de los cuatro asomadas a aquel patio, por la barandilla de la historia de 10 años de caras lampiñas a melenas y barbas desaliñadas. Me fui aprendiendo las canciones una a una. El orden, el tiempo y su ritmo contagioso. No tardé mucho tiempo en memorizar los acordes y hasta aprendí que después de un sonido de avión siempre es posible Volver a la URSS.
No supe nada de Vd.  hasta mucho tiempo después y fue entonces cuando decidí hacerla culpable de todo. Era Vd. la representación de la contaminación del genio. La acusé de rebajar lo brillante a lo cotidiano. He de decirle que para mi Vd. representaba la viva imagen de la cizaña. 
Ahora viene Sir Paul a decirnos que no es Vd. culpable de todo, que igualmente se hubieran separado y que la cosa estaba ya muy tensa desde hacía tiempo. Y que quiere que le diga Sra. que veo el balance de su cuenta corriente tras el balazo que paró el corazón de la Historia del Rock y sinceramente me desco-ono. Llegamos a viejos Sir Paul y nos  hacemos blandos, pero ya no hay campos de fresas  Sir, no los hay. Ni siquiera existe la URSS.



1 comentario:

  1. Hay que ver lo que son las cosas, yo creo que esa mujer no le caia bién a nadie. Pero ya sabes " tiran más dos tetas que una carreta". Tu lo has dicho cuando uno se va haciendo viejo hay cosas que no nos parecen tan graves se hace uno más tolerante y la perspectiva cambia.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?