Manual de instrucciones de blogscriptum

domingo, 19 de agosto de 2012

Hay gente excelente





Las condiciones necesarias para alcanzar la excelencia son: libertad, decisión, voluntad e inteligencia.

La libertad es el centro de todo, después de la vida no hay bien más precioso y preciado. Utilizarla con perfección no es fácil pero conseguirlo equivale a alcanzar el centro de todo, el equilibrio, tan necesario. La libertad influye en los demás haciendo que esta sea contagiosa.

Para ser excelente hay que saber amar y más difícil, saber ser amado. Para ser excelente hay que saber servir, apoyar y buscar la mejora del otro, con placer, con paz.

La excelencia es un privilegio, saber guiar a los demás con decisión, originalidad, responsabilidad y claridad de ideas, sobre todo en las dificultades, sin asfixiar, sin imponer, saber motivar y conseguir el desarrollo de los demás, que siempre redunda en uno mismo.

Para ser excelente hay que estar en desarrollo constante y para eso es imprescindible la voluntad, la alegría, la intuición y la inteligencia. Inteligencia para saber ver las oportunidades, trasformar las dificultades y los retos en experiencias de motivación y no de frustración. Existen muchas dificultades sin embargo para alcanzar la excelencia hay que saber hacer  reír y reírse. Apreciar lo bello y huir del catastrofismo. Hay que saber sufrir para crear, hay que huir del: no se puede. La excelencia va de la mano de la invención y de la creatividad. La excelencia surge de la experiencia pero descubre la renovación constante, promueve cambios a partir de lo conocido.

La excelencia es autoestima, la excelencia es disfrutar del ser y no del poseer, en el trabajo y en el sacrificio. En lo alcanzado y menos en lo dado. Trabajo intenso pero trabajo de  calidad. Trabajo sobresaliente. El excelente es ambicioso pero no codicioso.

Y al final la excelencia se convierte en una forma de vida, potenciando al individuo y con el, lo que le rodea: la necesidad de sentir , hacer , desear y promover la excelencia,  como forma de vivir digna, honrada, meritoria.

Todo se puede hacer de la mejor manera posible. La excelencia finalmente se construye. Nadie nace excelente. Nadie es superior en excelencia una vez alcanzada esta. La excelencia es un grado igual y universal. La excelencia es intercultural y la excelencia es transhistórica. La excelencia no tiene plazos y no tiene velocidades. La excelencia no tiene tiempos.

Los principios, los valores son el andamiaje de esto, lo que se construya sobre estos será sólido, de calidad.

Debemos pretender la excelencia, se puede alcanzar la excelencia.


3 comentarios:

  1. La palabra excelencia es para mi demasiado grande, creo que nunca podría alcanzar esa excelencia, porque no creo que me esfuerce lo suficiente cada día en lograrla. Me conformo con la palabra "humana", me gusta más, está más a mi alcance, pienso que mi meta es esa. Celebro tu vuelta, eso me hace pensar que todavía te quedan fuerzas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y la labor hecha con tus hijas?, humana no, excelente...eres excelente.

      Eliminar
  2. Me alagas, con mis hijas solo he hecho lo que una buena madre debe hacer, porque ellas no pidieron estar aquí, yo lo decidí. Tu si que eres excelente como persona y como profesional.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?