Manual de instrucciones de blogscriptum

sábado, 4 de agosto de 2012

En el olivar.





Prosa versada de Svijest con el permiso de Blogscriptum.


Ahora que ando perdido,
por lugares por los que seguro ya he transitado,
recuerdo cuando nos amábamos
en decenas de formas diferentes,
noche tras noche.

Estremecida encima mío,
golpeabas mi cuerpo con vehemencia,
imparable martilleo de mar
contra el acantilado,
olas rabiosas de violencia infinita.

Anhelante, prisionero de lo inevitable,
ansiado en tu respiración, trabajosa y ávida,
presagiando la inquietud
de la siguiente acometida que había de venirme,
queriendo tallar nuestros cuerpos.

Voracidad salvaje
impaciencia y desasosiego
por querer beber, tendidos en el suelo,
olor a campo y mar de fondo,
el rocío de tu vientre,
en el mismo límite del monte de mis deseos.

Inquietud, espuma de hervideros,
impaciencia y angustia 
al ver venir el alba aproximarse.
Y después, ver cómo te alejabas
entre sombras infinitas
proyectadas colina abajo,
surgidas de olivos 
con los últimos rayos lunares.

4 comentarios:

  1. Cuando leo tu poesía recuerdo a Cyrano. ¡Ojalá `mi amante me enviara esas preciosas misivas! Unir su voz a tus palabras... qué bonito sueño...

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho recordar cuando era una joven enamorada con mis veintiun años y anhelando que llegara pronto el fin de semana para reunirme con el que me hacia feliz. Deseaba que las horas fueran eternas pero el tiempo corria imparable y teniamos que separarnos hasta el siguiente encuentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos primeros encuentros son imborrables para todos. Una semana entera de ansiedad anticipatoria...qué cierto!

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?