Manual de instrucciones de blogscriptum

viernes, 24 de agosto de 2012

Te ofrezco mis palmas




Una bloggera muy cercana me propuso el reto de poner palabras a esta foto hace una semana aproximadamente. La foto está colgada en internet y ha generado decenas de comentarios. No quise leer ninguno para no predisponerme. Cada cual puede, como no, ver en ella el sentimiento o presentir la historia que quiera ver. Curiosamente el mismo día otra persona muy cercana, ya bloggera, me violentaba con la sentencia: "en el primer mundo no tenemos bien resuelta la cuestión de la muerte".

Llevo todos estos días dando vueltas a la frase y a la foto, porque quiero ver en ella dos manos del llamado Tercer Mundo, o del Cuarto, vaya Vd. a saber.
La necesidad de perpetuarse indefinidamente en este nuestro primer mundo no es natural. No afrontamos la sucesión como algo necesario y cíclico. Vivimos la agonía del que se va como parte de un hecho inexplicable e imposible.  Es imprescindible que veamos en los que vienen el necesario recambio que realmente nos perpetúa.
Detrás de la foto he creído reconocer el sentimiento de las manos que abrazan.

Con el permiso de D. A. Machado.

Hendidas te ofrezco mis palmas,
como vio el poeta
la mitad del olmo viejo,
doloridas como el campo
que llora la mañana
en surcos profundos y tallados
por el hielo violento de la noche
que dejó su señal de grietas arañadas
cubiertas por el musgo oscuro,
un liquen que se atreve amarillento
y la nieve encima descansada
-blanca, soberbia, inmaculada-

Como tejas de barro recibidas
abiertas a un cielo imaginario
mojadas de mil lluvias
viejas y cansadas, mis manos
se abren temerosas a este sol,
que aún tímido
lo ha indultado todo
desde mi último otoño,
aguardando impacientes
a que vengas a ocupar tu espacio.

Has  querido guarecerte
en el aire que separa
tu perfil y mi contorno,
cuenca estrecha y arropada,
protegida de este mismo invierno
que fuera nos acecha
manchando  de blancas humedades
lluvia y sueños carcomidos,
el futuro que solamente es tuyo.

Pero yo te noto
te sueño entonces en latidos
que empujan mi corazón acelerado
hacia la espera, la luz, la vida,
porque dentro de mi, tu reverdeces
ocupando el sitio que yo dejo,
sintiendo vivamente,
acaso enamorado
que simplemente eres
otro milagro de la primavera.

4 comentarios:

  1. Intuyo en la fotografia unas manos que han vivido,que han pasado fatigas, que estrechan entre las suyas las dulces e incautas manos de alguien querido al que no quiere que le ocurra nada malo, que no sufra. Pero eso no se puede evitar, a cada cual le espera su destino por mucho que nosotros queramos evitarle el sufrimiento y a cada uno de nosotros el destino también le ha de deparar sus momentos de felicidad. Lo que realmente hace que merezca la pena haber pasado por esta nuestra vida es sentirse bién y confortado con lo que hemos hecho y lo que seguimos haciendo. Estoy segura que tú lo estas y con quién estas y cuidas también así lo siente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo desde un movil a los pies de una cama, invirtiendo el sentido de esa foto, protegiendo a quien antes lo hizo en mi y disfrutando de tus frases. Un saludo

      Eliminar
  2. Sabía que no te resistirías.
    Magnifica elección. Seguro que D. Antonio estará satisfecho y dará su permiso.
    Yo tampoco lei los comentarios, preferí imaginar la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmmmm, no se. ¿Cómo usaba tan facilmente el lenguaje?, qué belleza en su sencillez. Ningun giro rebuscado...Al olmo viejo...

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?