Manual de instrucciones de blogscriptum

jueves, 26 de julio de 2012

Y tu...¿Te arrepientes?


Una opinión






Una noticia:
Ha comenzado el festival anual de Bayreuth, que es, grosso modo, un atracón wagneriano. Como todos los años está envuelto en polémica por los vínculos que tuvo el festival con los dirigentes del Tercer Reich y al que asistía Adolf Hitler. La polémica este año se ha producido por que el  barítono ruso Evgueni Nikitin, de 38 años, ha tenido que  renunciar al papel principal de “El buque Fantasma” a causa de sus tatuajes de connotaciones nazis.
Niktin  posee unos vestigios de su juventud como miembro de una banda de heavy metal:  una cruz esvástica , sobre la cual en un intento de camuflar, se tatuó otro motivo.
La revelación ha causado tal polémica que el cantante tuvo que renunciar a su actuación. "He decidido renunciar a mi papel en el Festival (...) "No era consciente del alcance de las irritaciones y heridas que pueden engendrar estos signos y símbolos, en particular en Bayreuth", declaró. Nikitin explicó que se tatuó en su juventud, en Rusia, y que eligió los motivos por razones espirituales y no políticas, relacionadas con mitos nórdicos y catálogos de tatuajes. "Los símbolos no tienen para mí ningún significado político. Solo tienen un significado sentimental. Nunca he pertenecido a ningún partido político, ni ayer, ni hoy", añadió.
La otra principal institución musical de Baviera, la Ópera de Múnich, entró en la polémica para defender a Nikitin y acusar a la familia Wagner que dirige Bayreuth de una reacción exagerada destinada a lavar simpatías pasadas hacia el régimen de Adolf Hitler. Según su director, "resulta particularmente hipócrita que la tontería de un cantante de rock de 16 años, que desde entonces lo ha lamentado y ha intentado reparar el error, sea castigado, precisamente por la familia Wagner".
Una curiosidad:
La historia se repite.
Cuando Napoleón olvidó su pasado Revolucionario y republicano y se empezó a inclinar más por el atractivo del imperialismo, fue nombrando a Generales de su confianza (y familiares en el caso de España) como nuevos regentes de las diferentes Casas europeas. En concreto al general Jean Baptiste Jules Bernadotte le nombró Rey de Suecia, pasando a la historia como Carlos XIV, cuya dinastía sigue reinando en la actualidad. (Lástima de Pepe Botella para España, que oportunidad perdida). Pues bien, estando enfermo el bueno de Carlos XIV de Suecia sus médicos le recomendaron realizar sangrías sobre el brazo, tratamiento que el Rey rechazó de plano. Fue perseguido por todo el equipo médico durante días para realizar la referida sangría en el brazo. Cuando el Rey vio a la muerte de cerca accedió a descubrirse el brazo para la sangría, entonces se descubrió el pastel: Mort aux Rois, eso rezaba el tatuaje.
Una reflexión: 

Con el permiso de Blogscriptum.

Pedro Laín afirma: “quién por una razón o por otra no se revisa a sí mismo, no se somete a juicio de recuerdo de sí mismo, no pierde desde luego su libertad, pero no puede ejercitarla con soltura. Poco o mucho, algo hay en el pasado de cualquier hombre, incluidos los más rectos y monolíticos, que exige un ajuste de cuentas consigo mismo”: Sólo la comodidad o la cobardía nos alejan de este juicio.

Someted a una evaluación cualquiera de vuestros recuerdos y podrá ser clasificado en alguno de estos cuatro grupos: lo que nos importó porque nos perfeccionó (más si costó aquel envite). Lo que nos dio placer, lo que nos hirió y de lo que nos arrepentimos….
Y no hay más tipos de recuerdos, y los demás los olvidamos. ¿Y si nuestro presente no es fruto de lo que hicimos si no todo lo contrario? Forjamos nuestro pasado hasta amoldarlo a estos cuatro preceptos.

Yo no puedo modificar lo que fue, pero cincelo mi pasado para explicar cómo quisiera haber sido hoy.

Hirokazu Koreeda, en una profunda exploración del sentido de la vida y el valor de los recuerdos, juega con la idea del eterno retorno en After Life (1998). La situación es la siguiente: la gente que acaba de morir tiene la opción de elegir aquel recuerdo que deseen y a partir de ese momento se convertirá en la única experiencia para toda la eternidad. Se repetirá eternamente. ¿Qué representa más mi vida?, ¿Cuál es mi recuerdo…para siempre?: ¿intenso? ¿Feliz? ¿Dramático?¿Hilarante?


SVIJEST: ¡Ay, ay, ay!, que ya te estas recitando… ¿técnica de Salami?
BLOGSCRIPTUM: ¿Salami?
SVIJEST: Si, Salami…un temita se corta, se corta y se corta en finas lonchas…hasta parecer inagotable.
BLOGSCRIPTUM: No todos los días tiene uno una reflexión que mueva los pilares de la cultura.
SVIJEST: Mi querido amigo, tu no haces vibrar ni a tu esposa, ¿pretendes que lo lo tuyo es cultura?.
BLOGSCRIPTUM: Oye, pues te diré que me ha prometido que si escribo un best-seller y  nos forramos, todos los días tendremos fiiiiesttaaaaa...ya me entiendes...
SVIJEST: Entonces tu única oportunidad es escribir algo, lo que sea, pagar al editor porque lo publique y comprar personalmente tú las tres primeras ediciones.
BLOGSCRIPTUM: ¿No confías en mi narrativa?
SVIJEST: Ni en eso ni en la capacidad que tu mujer te supone…siete machos.
BLOGSCRIPTUM: Ya…




SVIJEST: Ven aquí que te bese en la frente…mua… ¿Lloras?
BLOGSCRIPTUM: No, no, son las lentillas.
Una encuesta:  (Vota al final de la página)

¿Qué recuerdo deseas para toda la eternidad?
-Feliz
-Dramático
-Hilarante
Nota Diccionario de la R.A.E.
Drama: suceso de la vida real, capaz de interesar y conmover vivamente

Foto de Marta Núñez-Torrón: un gran descubrimiento

4 comentarios:

  1. El recuerdo más intenso de mi vida es el parto de mi hija: sufrimiento, temor, alegría, llanto... pero sobre todo unión absoluta con la esencia de la vida, me sentí parte de la naturaleza, como las vacas, las leonas, las ratonas jajaja Pero claro, si ha de ser el recuerdo de toda la eternidad... pues no me la voy a pasar pariendo! Elijo entonces mi primera noche de amor (sí, cursi total) con una luna enorme que entraba por la ventana y me dejaba ver su cara mirándome. Sólo faltó la música. ¿Puedo hacer trampa y añadirla ahora para que sea perfecto y eterno?

    ResponderEliminar
  2. Puedes modificar lo que fue, añade a tu pasado lo que desees para construir lo que quisieras recordar eternamente. No es mentira...simple atrezzo. Eso no es moralmente reprochable.

    ResponderEliminar
  3. Si me creyera la definición de la RAE, votaría dramático, pero no consigo interiorizarla.
    Añado a tus citas....
    Gabriel García Márquez : ""La vida no es lo que vivimos, sino como lo vivimos y lo que recordamos para contarla"

    ..Y mira que me suena que esto ya te lo he dicho antes Blogscriptum ¿?

    (Déjà vu (/deʒa vy/, en francés ‘ya visto’) o paramnesia es la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva.)

    ResponderEliminar
  4. Me niego a quedarme solo con un recuerdo, no sería yo. Hay dulces, como el primer beso, amargos, no pienso recordarlos, tristes, melancolicos, odiosos, de los que te ponen la carne de gallina. No, definitivamente no me quedo solo con uno. Lo que estaría bién es poder modificar algunos de esos que acordandote por la noche en la cama los hubieras dado la vuelta por completo, pero los hechos, hechos son.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?