Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 17 de julio de 2012

Te dejaré marchar...




Manual de intrucción de esta entrada: Agítese antes de usar y véase antes: http://milmillonesdemiltruenos.blogspot.com.es/2012/06/juguemos.html


María José se preparó para una dura batalla. Sobre la mesa dos libros que debía rematar, una Tesis que tenía que valorar y dos o tres ideas que necesitaba parir para mejorar el mundo. Se metió en la noche armada con  un flexo, un té helado, algo de música de Bach y dos folios en blanco. Aún le gustaba más el sonido del HB crujiendo sobre el papel que se lamentaba por perder una virginidad que no se merecía, que el martilleo de sus dedos sobre el teclado. A veces conseguía  acompasar su Faber -Castell al bajo continuo de un aria, y entonces el verbo nacía fluido.
La tarea era algo pretenciosa para esa noche asquerosamente corta.
-Odio las noches de verano para trabajar- pensó. Para ella las noches estivales son todas de un  solsticio recalcitrante.
Cuando todo está en calma en casa empieza el tiempo  de sensaciones y percepciones, de acercarse al detalle de las cosas, alejada del ruido del día, abstraída de lo evidente, para narrar el corazón de lo que le sucede, empezando por lo más simple, que es lo más difícil de ver, con una mirada poética, para intentar entender al final lo más complejo. A esas horas su identidad personal también se diluye en una ficción. Aquella noche, no era más que un amasijo  de sentimientos, todo sucedía con rapidez inconcebible, un movimiento, un flujo perpetuo.
Cubierta de cintura para arriba con una vieja camiseta de tirantes, rozando el pecho el canto frío de un cristal sujeto por dos baratas borriquetas, comenzó a mover el cordón, chupado en su punta, de un pantalón viejo y arrugado que se ponía para emprender esas batallas nocturnas. El cordón desanudado por él tantas veces antes y que ahora, perdido uno de sus extremos enterrado en el pantalón -como sus recuerdos- no servía ya para sujetar nada alrededor de su cintura.
Es curioso pensó, las ondas producidas por una simple cuerda parecen  una cadena de ADN, una articulación de información, el alfa de la vida entrelazada, que va desde mi boca al ojal de mi pantalón que ahora dormirá arrugado y tirado por mí y no por el, en el suelo de mi habitación. Un extremo en mi boca, el otro extremo perdido.
Volvió a ver la foto que había tomado hacía unos días y comenzó a escribir...

Hace días que vengo observando
la tormenta  que se cierne sobre tus ojos,
tienes las pupilas encapotadas
y un aire húmedo  y norteño
encoge claramente tu espíritu.
Siento tu necesidad triste y ávida
con enorme añoranza.
Siento pena por ti
Siento envidia de ella

No es bueno, pensó mientras el lápiz se frenaba súbito, regodearse de otros pero enfangarse en la derrota propia es de tontos. 

Te dejaré marchar,
la puerta ya está abierta
los dos nos felicitaremos por los años vividos.
Ámala mientras puedas,
déjala cuando quieras. 

María José continuó haciendo ondas con su cordón, el sabor de su saliva a té de frutas transformaba ese ADN en una dulce cadena. Un aria en Re y una Tesis. Ese sería el objetivo para esa noche. Nada más, mañana salvaría el mundo...tenía dos o tres ideas.

Lo plural descansa en compleja unidad. 





7 comentarios:

  1. Corrección:
    "Ámala mientras quieras,
    déjala cuando puedas."

    Así es la vida.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Curioso!!!, anduve dando vueltas a las combinaciones verbales...sí, pensé en tu fórmula, pero no sé porqué me quedé con la mía. "Este juego está dando demasiado juego"

      Eliminar
  2. sweet dreams are made of this who am i to disagree....

    K (con ayuda de Eurythmics)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero coñe!: siempre entendí Sweet dreams are melodies...Gracias por la aclaración. Me temo que la caturrearé durante todo el día. Es una canción preciosa...el disco completo.

      Eliminar
    2. Bienvenido!
      Tu versión tambien está bien ... feliz canturreo!
      K

      Eliminar
  3. unos vienen y otros se van, bienvenido,no está mal el comienzo, espero con impaciencia como continua. No sé con cual de las dos modalidades de querer o dejar es la más acertada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh cielos!, no volvamos a las opciones...la tuya, la que elijas será la mejor. Me alegro de haberte visto...bien.

      Eliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?