Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 11 de julio de 2012

También hay tardes






Al principio de esta tarde
todo es suave pensamiento,
un tranquilo hombre paseando
y algunos cuerpos jovenes
aún enardecidos
mezclando sus morenas pieles,
caricias y secretos
al fondo de la playa
dejando escapar de entre sus dedos
el gesto simple de la arena mojada.

Cuántas olas rotas
para llegar por fin a este silencio
bebiendo de esta quietud de ahora.
Y no hay más,
alguién que pasa por delante
en esta tarde de un día que fue luminoso
pero por fin quebrado
y que hizo arder
panizo y oro
el grano de las piedras,
un caracol marino,
nácares rotos
y lirios blancos de dunas bienvenidas.

Sólo más tarde caerá
el sol tras de esos montes
que vienen a asomarse
a nuestro acantilado
mientras tu,
y el agua entre tus manos,
las mismas que yo sostengo ahora con las mías,
ya no esperarán auroras impacientes
pues queda todo en orden,
preparado para la noche.

¿Qué más puedo pedir?
Nada me falta.



Pensamientos vertidos en cuartilla una tarde de julio, en cala Panizo, Almería, con mis hijos.




3 comentarios:

  1. Cuántas olas rotas
    para llegar por fin a este silencio....
    ¿Qué más puedes pedir?
    Si entre su espuma
    se enredan risas de la mañana
    que pasó jugando.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir tu paz y tu relax.

    A mi me queda menos de un mes para disfrutar de las playas, los paseos con helado, las cenas en la arena y la tranquilidad de Calella de Palafrugell.... y cuando encuentro momentos como el que describes... cierro los ojos e intento grabar esa sensación en mi mente para rescatarla en los dias malos.

    K

    ResponderEliminar
  3. En cada publicación que haces desde tu retiro se va apreciando como se incrementa tu estado de bienestar, me alegro , atrapalo bién y traetelo en la maleta.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?