Manual de instrucciones de blogscriptum

martes, 5 de junio de 2012

Es tiempo del tempo...





Dicen que es el tiempo de lo efímero, el tiempo en el que ayer ya es pasado y anteayer casi historia. Nada es eterno y todo lo que antes perduraba es objeto hoy de revisión y cambio. Lo actual es el futuro, y ya caducó lo que aún no se ha estrenado. Mi tiempo es oro, el tiempo vuela, no me hagas perder el tiempo...
Esta noche todo está impregnado de la luz de la luna -una gran luna llena pende sobre Madrid y tus sueños- todo lo acaricia y torna lo que veo en sensibilidad extrema y me doy cuenta de que ha llegado el tiempo del tempo. Levantémonos y reclamemos la generosidad, la armonía, la paz y la emoción de la interpretación. Es el tempo de nuestra ejecución lo que cambiará la partitura que nos imponen.
La melodía y los acordes de esta sinfonía que no nos gusta pueden ser mejorados con lo que está en la  mano de los intérpretes: el tempo. El tempo no se impone en la obra del compositor, el tempo se sugiere. 
En serio, es el tempo de dar lo mejor de uno mismo, el tempo de lo eterno, de lo que ha perdurado a través de los siglos. Es el tempo de la revisión y de desandar sin miedo el camino tomado de forma equivocada. El tempo de pensar, el tempo de escribir y de escuchar, el tempo de leer y de pintar, el tempo de gustarse, el tempo de acariciar el tiempo que nos regalan.

Al comienzo de la sonata Claro de Luna se desarrollan dos ideas musicales. De un lado la melodía que Beethoven dejó escrita en el pentagrama superior del adagio. La otra idea viene de la mano de la armonía que juega de manera descendente a su alrededor a medida que se suceden los compases de la primera. Si el intérprete elige un tempo rápido el conglomerado de notas hará indistinguible la melodía, acallada en el efecto cueva prehistórica de la reverberación de los sonidos por el pedal del sostenido. Si elige un tempo demasiado lento para evitarlo, la cadencia de la obra en su conjunto carecerá de significado. Como un mensaje telegráfico entrecortado. El tempo de Valentina Lisitsa me ha recordado que es tiempo de reclamar la importancia del tempo, desde hoy, desde esta noche que han colgado una luna llena sobre tus sueños.





11 comentarios:

  1. es el momento del tempo de la dignidad......la cual es pasado, presente y sobre todo futuro.
    ella es capaz de cambiar la partitura impuesta, y reclamar ante la luna llena de tus sueños, otros caminos para alcanzar la felicidad.....( ek )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Autenticidad, el secreto está en la autenticidad; ser firmes, dominar las riendas de tu propio ser, todo es primo hermano de la dignidad. Sentirse dueño y señor del propio ser. Trabajar cada mañana en el don de nuestra propia construcción. No dejarse llevar. Son buenos caminos hacia la felicidad, ¿No crees?

      Eliminar
    2. la gran palabra, AUTENTICO , a parte de querer decir,"Honrado, fiel a sus orígenes y convicciones", tambien puede ser,"Copia autorizada de alguna orden, carta, etc..."Quiero decir que las copias tambien pueden ser autenticas, pero, la dignidad no se puede copiar, no tiene dobleces,la dignidad duele, es lucha, es enfrentamiento, es la verdad....( ek )

      Eliminar
  2. Perdonad, por que se me ha ido el tiempo y queria poner una frase
    " existe una diferencia entre vivir y no estar muerto "
    Y los sueños lo saben...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen miles de diferencias. Mis dos hijos, por ejemplo...¿y para tí?

      Eliminar
    2. Hijo, quiere decir persona respecto de su padre o de su madre.
      ( quieres decir amigo enrique, que solo vives por tus hijos ?
      si es asì, tiene mucho mèrito, pero cuando un hijo el dia de mañana se despida de tì,por que inicia su propia andadura,¿no lo volveras a ver por que estaras muerto?
      Creo que la vida es muerte en si misma,de ahì la pequeña diferencia. ( ek )

      Eliminar
  3. Me temo que el tiempo es el que ellos nos marcan y por mucho que intentemos modificarlo en estos momentos es muy dificil imponer el ritmo al que estamos dispuestos a seguir. Pero algún día ese tiempo será nuestro y espero que el conseguirlo no sea demasiado cruento para nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que más quisiera yo que marcarlo, me parece que estamos en un tiovivo...unas veces arriba y otras abajo, y yo no puedo controlar nada, esto es una p...a m....a. Siento estar tan negativa pero es que no veo salida a tanto atropello.

      Eliminar
  4. "Sentirse dueño y señor del propio ser..." Es un buen camino para la felicidad. Pero..Define ser! Si la definición de "ser" incluye la palabra "tiempo"...No, no somos dueños de nuestro ser.
    A veces tenemos que abandonar nuestra construcción en pos de otras construcciones que nos han sido confiadas. Complejo camino.

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?