Manual de instrucciones de blogscriptum

miércoles, 23 de mayo de 2012

¡ Ariadna!, oh mi Ariadna...


Teseo

Querida Ariadna:

Hace ya mucho tiempo que salí en busca de la bestia para hacerme sagrado contigo y vivir así también el sagrado fuego del festín de los dioses, la eternidad a tu lado. Me desnudé antes de entrar para crucificarme por ti y que clavaran  en mi corazón el secreto de tu propio corazón, buscar contigo la paz, el placer y la dicha, por siempre.
Ahora que ando perdido, por lugares por los que seguro ya he transitado, recuerdo cuando nos amábamos en decenas de formas diferentes, noche tras noche. Creo que los mismos Dioses del Olimpo formularon combinaciones de constelaciones que venían a imitar nuestras posturas.

Estremecida encima mío, golpeabas mi cuerpo con la vehemencia con la que golpea el mar el acantilado de Thásos. Irrefrenable martilleo de olas de Egeo rabioso que poseen la fuerza acumulada de millares de años. Tu me recibías con el anhelo prisionero de lo inevitable y en tu respiración trabajosa y ávida  se presagiaba la inquietud de la siguiente ola que había de venirte, queriendo tallar la roca de tu cuerpo. La voracidad más salvaje crecía en mi pecho cuando me poseías y  estallaba en mi  la impaciencia y el desasosiego por poder beber, tendidos en el suelo, olor a campo y mar de fondo, el rocío de tu vientre en el mismo límite del monte de mis deseos al que la diosa da su nombre. Recuerdo nuestra inquietud, la espuma de un hervidero, la impaciencia y la angustia  cuando veíamos el alba aproximarse. Después te alejabas entre las sombras infinitas que se proyectaban colina abajo surgidas desde los olivos  con los últimos rayos lunares.

Aún me estremezco al recordar tu fina piel de mármol que impasible soportaba  la envestida del roquedal de mis impulsos. Nuestros gritos exhalados en una neurótica ansiedad exageraban la pasión más profunda y no imaginada. Nuestros cuerpos se movían al inicio del encuentro en un naciente manantial de caricias, con la vitalidad propia del alma joven; luego crecían rítmicos, paulatinos y confluentes en miles de arroyos de humedad y recovecos, con la pasión del cuerpo adulto y se deshacían finalmente en deltas lánguidos de gemidos apagados de madurez serena. Nacíamos para morir juntos en el mar de nuestros instintos.

Imagino que esperas allá afuera con la misma nostalgia con la que yo sueño cada noche  inventar combinaciones de cuerpos enmarañados que inspiren a nuestros Dioses  nuevas constelaciones del firmamento.

Blogscriptum:
El equipo de Investigación de Blogscriptum ha regresado de Creta esta misma noche. Aportamos hoy un valiosísimo documento que durante las últimas 12 horas ha estado siendo traducido e interpretando en el laboratorio.
Se trata de una nota litográfica que ha aparecido junto a un esqueleto humano que tenía lo que aparentemente parecía un cordel de unos 15 metros, con su extremo distal roto. A unos 20 metros de este esqueleto se ha hallado otro de un animal que bien pudiera ser el de un toro de grandísimo tamaño.
Las interpretaciones sobre estos hallazgos están siendo objeto de análisis en estos momentos.

5 comentarios:

  1. La verdad es que hoy me has dejado impresionada con ese despliegue de pasión y desenfreno. No sé si podré pegar ojo esta noche. Pero si en verdad crees que la leyenda fué así me parece una putada.
    Cosas que recordar: Siempre llevar un cordel resistente por si lo necesitaras en un momento de apretón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que hayas dormido bien....otra solución es no meterse en el laberinto y quedarse fuera practicando lo que luego escribes...

      Eliminar
  2. Sin entrar a valorar el calentón que me acabo de llevar a las 8 de la mañana y que intentaré solventar con un donut, croissant o algo con mucho chocolate, tengo que decir que mi parte racional femenina me impide aceptar esta versión como válida.
    Segun mi interpretación y resumiendo mucho, Teseo, fue a matar al Minotauro para hacerse el héroe y aprovechó que Ariadna se lo ponía en bandeja. Mi versión es que Teseo era gay, y se dedicaba a pelearse con todo "machote" que se le ponía por delante para poder "sobetearlos" a destajo. De echo creo que en tu anterior entrada, Ariadna ya lo sospechaba.... al hilo, una preguntilla, sobre tu versión, ¿se sabe como murió el minotauro?
    Bueno, controversias aparte, cuando nos vayas a poner tan cach.... con tus entradas, pon dos rombos y me lo leo en la intimidad y no en el despacho. Me voy al bar.
    K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de los rombos...¿Entones.....todo se pasa con un donut?....témome voy a engordar.

      Eliminar
  3. No, no se pasa, pero desvía la atención, pero tu pregunta me preocupa... ¿de verdad no te acuerdas como se pasa? ;)

    ResponderEliminar

Eres libre...¿Quieres decir algo?